Consumo en Venezuela cae 81% en 4 años

El consumidor venezolano no levanta cabeza en la crisis económica. Con un escenario hiperinflacionario, un PIB en picada y 96% de venezolanos pobres según la Encuesta de Condiciones de Vida (Encovi), las empresas en promedio solo venden 2 de las 10 unidades que vendían hace 4 años. 

El debacle económico también ha lapidado el consumo de los venezolanos. En promedio, el consumo por unidades se ha precipitado 81% desde el 2015, lo que significa que los venezolanos solo se llevan de los anaqueles 19% de los productos que cotidianamente compraban.

Las cifras de consumo fueron presentadas por el director de Negocios de las Operaciones de Consumo de la empresa Nielsen Venezuela, Alexander Cabrera, quien participó en el seminario ¿Cómo presupuestar? Buscando alternativas para el crecimiento empresarial 2020.

Ante esta caída sostenida del consumo, los especialistas concuerdan que las empresas venezolanas deben asumir nuevos retos para poder llegar a un mercado sumamente cambiante y con menos capacidad de compra.

El economista y director de Ecoanalítica, Pedro Palma, lo deja claro. «En estas situaciones de crisis profundas proliferan mercados masivos de bajo poder adquisitivo que cambian sus patrones de consumo. Por ejemplo, en vez de comprar un kilo de jabón compran la presentación de 100 gramos para atender su necesidad inmediata».

A pesar de no contar con gran poder adquisitivo, el reto de las empresas de cara a 2020 es poder atender a este sector que siempre presentará oportunidades reales de negocio, precisamente por la masividad que tiene, aclara el economista.

 

Sin embargo, la realidad no es sencilla en un panorama económico que mantiene un promedio de inflación de 50% intermensual, según datos de Ecoanalítica, y que contraerá su economía en 35% a finales de este año, según lo proyectado por el Fondo Monetario Internacional.

El consumo de lácteos tiene la caída más importante

El sector de lácteos es el que más ha visto reducido su consumo en los últimos cuatro años. Con una caída de 89%, los lácteos encabezan la lista negra de consumo, seguido de productos de cuidado personal (-86%), consumo básico (-83%), bebidas no alcohólicas (-83%), mantenimiento del hogar (-83%) y otros alimentos. La mayoría de ellos productos básicos para la alimentación del venezolano.

ELINTERESArtboard 1

 

Las estadísticas de Nielsen también revelan que el costo en dólares de la unidad promedio aumentó cuatro veces en los últimos 4 años, mientras que en bolívares se incrementó 19 millones de veces, lo cual revela que el aumento del costo de la vida de los venezolanos también sube en divisas.

A pesar de estas cifras, aún hay algunas luces al final del túnel. El mismo informe de la consultora señala que para 2019 61% de las categorías mejorarán su distribución versus lo distribuido en 2018.

El especialista en marketing, Alexander Cabrera, apunta a que esto se da a pesar de un panorama en el que los canales de distribución disminuyeron 30,7% en los últimos dos años. 

Los productos importados entran a la casa de los venezolanos

Ante la crisis que afecta el bolsillo del venezolano y por ende su capacidad de compra, los consumidores están cambiando rápidamente su comportamiento para adaptarse.

Los productos importados están tomando cada vez más relevancia en las casas de los venezolanos. En los últimos tres meses, el 78% de la población admitió que está comprando productos importados, de los cuales 41% lo hace semanalmente. 

Los productos de higiene y cuidado personal son los de mayor consumo en el ramo de de productos importados con 23% del total, seguido de productos de consumo básico como arroz, pasta y harina de maíz.

Sin embargo, los precios de estos productos dejaron de ser más económicos que los nacionales y eso ya lo está notando el consumidor. Comprar un promedio de 10 productos básicos en un bodegón cuesta alrededor de $38,80, mientras que en un supermercado estos mismos productos se consiguen $35,45.

El dólar ya no le alcanza igual al consumidor

Los venezolanos ya no solo sienten que nos les alcanzan los bolívares, ahora tienen la misma sensación con los dólares.

Aunque ahora el 50% de los consumidores perciben más productos, el 78% nota que el precio está más alto, incluso en divisas. En realidad están en lo cierto. Según el informe de la consultora Nielsen, mientras en enero de este año el venezolano compraba 10 productos básicos con $11,83, en septiembre gasta tres veces más.

Las empresas deben cuidar sus marcas 

Tanto la directora de ARS Publicidad, Mariana Frías, como el representante de Nielsen en Venezuela, señalan que es importante que las empresas venezolanas vuelvan a pensar en el consumidor como un cliente con el que deben apostar para fidelizar marca.

«Hay que volver a la calle a realizar investigaciones de mercado para trazar un plan estratégico que consolide las marcas en el país», dice Frías.

La razón para esto es que ya quedaron atrás los anaqueles vacíos y ahora se debe competir no solo con productos nacionales, sino con productos importados que están entrando al mercado nacional a través de bodegones.

Incluso, es tanta la influencia que están teniendo estos productos en los consumidores, que lo bodegones son el único canal de distribución que ha crecido en los últimos dos años (+26,1%).

Retener el talento en tiempos de crisis

En tiempos de crisis, hablar de eficiencia salarial puede asustar a las empresas que están recortando sus presupuestos. Sin embargo, los especialistas concuerdan que retener el talento debe ser una prioridad.

El director general de PGA Group, Iván Acosta, señala que la apuesta debe ser al pago de salarios que cubran las necesidades del trabajador y le den la tranquilidad necesaria para que se comprometa aún más con la empresa. Según Acosta, este salario en este momento debería rondar los $600.