<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Ricardo Haussmann presenta las implicaciones macroeconómicas del Covid-19

El documento señala y gráfica los distintos impactos que ha tenido la pandemia en las cotizaciones de bienes como el petróleo y los commodities así como también en la industria de las remesas, el turismo y los mercados de capital en distintos países

El economista venezolano Ricardo Haussmann publicó un informe donde compartió las implicaciones macroeconómicas en países como Albania, Bolivia, El Salvador, Ethiopia, Jordan, Namibia, Omán, Panamá, Perú, Arabia Saudí, Sudáfrica, Sri Lanka, Venezuela y Australia Occidental.

La lista de países corresponde a las naciones que han trabajado o están trabajando con el Growth Lab del Centro Internacional de Desarrollo de la Universidad de Hardvard, el cual es dirigido por Haussmann.

El documento señala y gráfica los distintos impactos que ha tenido la pandemia del coronavirus Covid-19 en las cotizaciones de bienes como el petróleo y los commodities, así como también en la industria de las remesas, el turismo y los mercados de capital en distintos países.

El informe detalla que estos golpes temporales al mercado exigen solicitar más prestamos extranjeros, por lo que la parada repentina del mercado de capitales llega en muy mal momento. Sin embargo, sigue el documento, no es primera vez que algo así ocurre, por ende se puede manejar. Para esto, Haussmann señala tres «ingredientes»:

  • Aumento de la financiación externa: si el shock es temporal, como se espera que sea este, haría que los ajustes necesarios sean más graduales.
  • Adoptar políticas de reducción de gastos: recortes de los déficits públicos y privados mediante la contracción fiscal y monetaria para ajustar el gasto a los menores ingresos a largo plazo.
  • Cambiar las políticas de gastos: hacer esto permitiría que una mayor parte del gasto se destine a la producción local mediante, por ejemplo, la depreciación del tipo de cambio real.

El economista detalla que por lo general no hay margen para que el estímulo fiscal amortigüe la disminución de la producción, ya que el déficit de ingresos aumentará a causa de las crisis negativas.

Covid-19

En cuanto a la pandemia, Haussmann aseguró que llegará un momento de la curva de contagio se mantendrá a la baja. No obstante, es imposible saber qué le pasará a cada persona que contraiga el patógeno, por lo que sigue existiendo un riesgo de posibles muertes.

Para enfrentar esto los países deben evitar el colapso del sistema de salud y así reducir la tasa de mortalidad del virus. De lograr esto se podría retrasar el pico de la crisis, ya que haría que el proceso sea más largo y aumente las posibilidades de que para entonces haya acceso a un mejor tratamiento y/o una vacuna.

Para reducir la curva, el documento propone la restricción de la actividad social aunque esto impacte en todos los sectores de la economía. No hacerlo podría incrementar la curva de contagio e intensificar los efectos iniciales de la crisis, donde producen despidos masivos, quiebres de empresas e interrupciones en la cadena de suministros.

Venezuela

En países como Venezuela, la crisis del coronavirus ya está teniendo efectos devastadores.

Los precios del petróleo no han dejado de caer desde la expansión del patógeno. El barril de crudo venezolano cayó a mínimos históricos dejando una cotización de apenas $19 dólares/bdp, lo que empuja a la estatal Pdvsa —ya golpeada por las sanciones— a producir a pérdida.

El congestionado ambiente que embargaba al país por la delicada crisis política, económica y social se agravó con la llegada del coronavirus y las recientes declaraciones del Departamento de Estado, donde acusaron directamente a Nicolás Maduro y a otros miembros del régimen por narcotráfico, lo que podría generar más incertidumbre en una población que en su mayoría lucha por comer.

La falta de gasolina, electricidad, agua y gas en medio de la cuarentena genera un ambiente de tensión en las calles y las medidas económicas tomadas por Maduro y su gabinete no son un estímulo para esta precaria economía que corre el riesgo de caer más por la incapacidad que tienen las industrias de producir en este momento.