<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Nahuel Ferraresi

Vinotinto: la derrota no debe tapar el bosque

El público quiere sangre. Es propio de una especie que se autodestruye desde hace siglos, pero que en los últimos años ha metido quinta velocidad para acabar con todo lo más rápido posible. Así que inmediatamente le adelanto que por acá no encontrará la dirección a la trituradora. Si la selección nacional Sub-20 perdió una final del mundo fue porque primero llegó a ella, y eso, aunque se le olvide a los oportunistas de turno, jamás se había logrado.

El necesario paso al frente de la Sub-20

El primer objetivo de la selección que conduce Rafael Dudamel era clasificar al hexagonal final del Campeonato Sudamericano Sub-20 en Ecuador, algo que no se conseguía desde el año 2009, cuando la selección criolla, en suelo patrio, obtuvo el pase histórico al mundial de la categoría. Superado el primer obstáculo, ahora la meta es llegar a la máxima justa, y para ello deben promoverse o sostenerse algunas variables.