Ronaldo Peña

El derecho a que no te guste esta Vinotinto de Dudamel

La selección nacional sub 20 consiguió clasificarse al Mundial de Corea con un fútbol rácano que nunca potenció a lo mejor que tenía: el talento individual. En un torneo mediocre, sin embargo, le bastó el esfuerzo físico y ráfagas colectivas para conseguir el importante cupo.

El necesario paso al frente de la Sub-20

El primer objetivo de la selección que conduce Rafael Dudamel era clasificar al hexagonal final del Campeonato Sudamericano Sub-20 en Ecuador, algo que no se conseguía desde el año 2009, cuando la selección criolla, en suelo patrio, obtuvo el pase histórico al mundial de la categoría. Superado el primer obstáculo, ahora la meta es llegar a la máxima justa, y para ello deben promoverse o sostenerse algunas variables.

La sub-20 se adapta y crece

La primera presentación de la selección nacional en el torneo juvenil que se juega en Ecuador dejó mucho para evaluar, pero quizá lo más importante fue la capacidad para adaptarse a un escenario que, sin duda alguna, será el principal enemigo de todos los equipos que integran el grupo B.

Sub-20: entre las expectativas y la realidad

Se ha hecho común un ejercicio muy nocivo en el fútbol y es ese que sugiere que el rendimiento de los futbolistas en sus clubes puede ser calcado en otro contexto. Quienes sugieren esto ignoran y desechan una de las realidades más concretas de la existencia del ser humano: cada existencia es un hecho individual que depende de con quienes se relaciona y en dónde lo hace.