<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Voto

Así se escoge al presidente de los Estados Unidos

Los ciudadanos votan en las urnas y, tras el recuento, en la noche electoral sabemos a qué candidato ha escogido la mayoría. Pero esto no significa que sea el ganador: se sentará en el Despacho Oval quien obtenga la mayoría de votos electorales. Hay un total de 538 repartidos entre los 50 estados y el distrito de Columbia, en Washington D.C., así que el ganador tendrá que llevarse al menos 270.

Fiscal Ortega Díaz pide salir a votar contra Maduro

El voto puede ser el principio del fin de Nicolás Maduro en el poder, afirma Luisa Ortega Díaz, la fiscal en el exilio, disidente del chavismo. Todas las propuestas presentadas hasta ahora para salir de Maduro han sido inviables o fracasadas, insiste la abogada desde Bogotá, Colombia. Hay que promover la participación masiva de los venezolanos en las elecciones legislativas para enfrentar al régimen, insiste

Opinión | Voto por la sensatez

Las elecciones son el medio democrático y pacífico idóneo para resolver las cuestiones del poder y de las políticas públicas que desde allí se diseñan y se aplican para el bien común

El valor del voto

Para que el pueblo venezolano recupere su protagonismo, necesita ante todo revalorizar su convicción de lo esencial, lo crucial, lo decisivo de su papel

¡Aquí no se vota!

No sorprende que el régimen se haya adjudicado la casi totalidad de los 2400 concejales y le haya lanzado unas migajas a la oposición colaboracionista para guardar las apariencias. Esta falsa oposición no participó abiertamente en el cuestionado proceso, pero tampoco quiso llamar a la abstención. Por el contrario, les bajaron línea a sus operadores municipales de inscribirse bajo denominaciones fantasmas, y así participar en la rifa que hizo el régimen de los cargos de concejales

El voto comprado

Cuando el gobierno perdió abrumadoramente las elecciones parlamentarias de diciembre de 2015 y consecuentemente la oposición obtuvo dos terceras partes de los diputados, lo cual le otorgaba una súper mayoría, el PSUV CA a través de sus filiales, el TSJ y el CNE, se propuso anular al parlamento.

Con la soga al cuello pero votando por Maduro

A sus 63 años y luego de casi dos décadas de gobierno chavista-madurista, Roberto Carpio sigue creyendo en el proceso revolucionario. Es militante del Partido Comunista de Venezuela (PCV). "El del gallo rojo" dice acomodando su gorra.

Hay razones para votar y no votar, pero ¿qué es mejor?

De un gobierno cada vez más totalitario no se puede esperar que mejore las condiciones electorales. Estas siempre serán peores porque del desprestigio de la institución del voto depende la continuidad del régimen. Por eso, un gobierno totalitario evitará mejorar las condiciones y garantías electorales que puedan desplazarlo del poder.

Registro electoral en el exterior, un camino de adversidades

El lunes 19 de marzo terminó la prórroga para inscribirse en el Registro Electoral que, cuando se anunció, prometía incluir a los venezolanos en el extranjero. Quienes se fueron para no volver y quieren empujar a Nicolás Maduro fuera del poder por vía electoral se enfrentaron a no pocas trabas

Yo SÍ voto (¡Pero así NO!)

En Venezuela tenemos vocación democrática. Nos la inculcó la democracia mientras existía. Cerca del 70% de los venezolanos está dispuesto a votar. Me cuento entre ellos. Ahora bien, una cosa es votar y otra hacerle el juego a una dictadura que se aferra a las enseñanzas de un comunista llamado Jósif Vissariónovich Jughashvili: “No importa quién vota sino quién cuenta los votos”.

Votar por hambre y no por convicción

No fue por gusto o por intimidación. En los comicios municipales del 10 de diciembre se evidenció cómo la necesidad movió a muchos electores a sacar el comprobante de votación y llevarlo a un punto rojo. No importó la violación a la ley ni el quiebre del secreto del voto, que nadie castigó sino que se alentó desde el poder. En las zonas populares, el crujir de los estómagos sonó más duro que cualquier consigna política. Y las promesas no se cumplen