Internacionales

Los parisinos ya pueden bañarse en uno de sus canales

Bañarse en el corazón de París es ahora posible gracias a una piscina con agua del canal del Ourcq situada en un estanque, un paso más hacia el histórico sueño de muchos parisinos de poder darse al fin un buen chapuzón en el río Sena.

Publicidad
Foto: AFP

En 1988, el expresidente francés Jacques Chirac, que entonces era alcalde de París, prometió que los capitalinos podrían bañarse en el río que cruza la ciudad «dentro de cinco años».
Prometió entonces que haría todo lo posible para convertir al Sena en un «un río limpio», aunque finalmente nunca llegó a darse un chapuzón.
Este martes, muchos años después, la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, inauguró oficialmente tres piscinas de un total de 100 metros de largo dentro del estanque de La Villette, que cruza un concurrido parque del noreste de la capital.
Hasta el 10 de septiembre, niños y mayores, hasta un máximo de 300 personas, podrán bañarse simultáneamente bajo la supervisión de un equipo de socorristas.
«Una experiencia de baño natural, sin tratamiento químico o biológico», promete la alcaldía de París.
El agua del estanque proviene del canal del Ourcq, recuerda Jean-François Martins, responsable de Deportes del ayuntamiento, y tiene filtros que evitan la llegada de hojas, deshechos sólidos y peces. También dispone de varios captores para controlar diariamente la calidad del agua.
«El estanque de la Villette, es una primera etapa, la siguiente será el lago Daumesnil, en el parque de Vincennes [al oeste de París], en 2019. Y luego, en 2024, si ganamos la organización de los Juegos Olímpicos, nos podremos bañar en el Sena», prometió Martins.
Con la apertura de esta piscina, París da un paso hacia el sueño de muchos de bañarse en el Sena, río que está muy contaminado.
Desde una ordenanza dictada en 1923, está prohibido bañarse en el Sena bajo amenaza de una multa de once euros, recuerda la Prefectura de policía de París.]]>

Publicidad
Publicidad