<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Los apagones complican la cuarentena en Valencia

Desde el lunes pasado se repiten las fallas eléctricas en el área Metropolitana de la capital carabobeña. Los cortes causan preocupación, entre otras cosas, por los alimentos que deben permanecer refrigerados

Los apagones complican la cuarentena en Valencia

Si quedarse confinado en casa por un tiempo indefinido aún, es complicado, todavía peor es soportar apagones y fallas constantes de energía eléctrica en una ciudad como Valencia, en Carabobo, cuyo clima oscila entre 23 a 33 grados centígrados en esta temporada de abril.

Las compras de alimentos perecederos y su conservación, en medio de la cuarentena por emergencia sanitaria en el país, debido a Covid-19, trae un elemento adicional de preocupación a las familias que cumplen las medidas por el coronavirus: los cortes eléctricos que pudieran dañar la comida refrigerada.

Adicionalmente, varias personas consultadas o en el área Metropolitana de Valencia, aseguran que tienen fresco en la memoria el mal recuerdo de los apagones nacionales que se vivieron en  2019 en Venezuela.

En el sector de Eutimio Rivas y La Candelaria, al sur de Valencia, permanecieron 27 horas sin luz, entre lunes y martes.

Otras zonas también tuvieron la falla eléctrica: El Parral, El Trigal, La Trigaleña, El Viñedo, Valles de Camoruco, Prebo 1 y 2, Agua Blanca, Santa Cecilia, Los Mangos, El Bosque, Las Acacias, Camoruco.

De manera extraoficial se conoció que la falla en particular, entre lunes y martes, obedeció a la falta de generación de la Planta del Este, conocida como antigua Eleval, que es la responsable del servicio para el centro norte de la ciudad de Valencia.

Rezando para que vuelva la luz

En la última semana, los cortes de electricidad han aumentado en la capital de Carabobo. Algunas zonas han soportado hasta 27 horas consecutivas sin luz, en otros casos los apagones duran una hora.

“Mira yo gasté casi todo el dinero que tenía en el banco y ahorrado para una emergencia en comida. En mi familia dependen varios de mí, mis padres y dos hijos, y preferí tomar el riesgo para que no nos falte qué comer, pero ahora empezamos de nuevo con estos bajones y cortes eléctricos y me siento muy preocupada porque tengo pollo, frutas y lácteos en la nevera”, expresó Marina Azuaje, empleada de una empresa de productos de limpieza en Valencia.

Azuaje está residenciada en El Parral, precisamente uno de los sectores que vivió entre lunes y martes 21 horas sin luz, al que les llegó la luz y luego de tres horas se volvió a ir.

“Ayer martes sentí mucha angustia y solamente me calmé cuando empecé a rezar junto a mi mamá de 75 años de edad. Esto es demasiado”, añadió la mujer.

Otra de las afectadas es Jennifer Infante, también residenciada en El Parral en Valencia. Dijo que la luz se fue el lunes a las 4.00 pm y no se había ido hace tiempo.

“Volvió a las 3:30 pm del martes y se fue de nuevo entre las 6 y 8:30 pm del martes”.

Estrés y ansiedad

El amanecer del miércoles, una vez más se quedaron sin electricidad desde las 7 am  hasta las 11:30 am, indicó Infante.

“Si uno está estresado con la cuarentena, esto es peor porque es como una repetición de lo que vivimos el año pasado con los apagones”.

Infante vive con su niño de cuatro años de edad  y su mamá.

Si se pierde la comida no podemos reponerla

El profesor universitario, Carlos Ñáñez, residenciado en El Parral, dijo que entre lunes y martes estuvieron 18 horas sin luz.

“La luz volvió a la 1:30 pm y se fue de nuevo a las 5:00 pm. Regresó a las 10:00 pm y se volvió a ir a las 7.30 am del miércoles”, narró Ñáñez.

Explicó que debido a las constantes fallas de agua, por deficiencias de Hidrocentro, cuentan con un tanque subterráneo en el conjunto residencial donde vive.

“Por eso cuando no hay energía eléctrica, nos quedamos también sin agua y no hay capacidad para mantener condiciones de higiene dentro del hogar, en este tiempo de Covid-19 (…) Me preocupa que se pierda la comida que pudimos adquirir y si perdemos esa comida, no podemos reponerla, así de simple”, aseguró Ñáñez que vive con su esposa.

Fallas de agua y gas

Pero no solamente se va la luz en áreas de la Gran Valencia, también fallan servicios como el gas doméstico y el agua que en sectores llega interdiario, o es racionada por los condominios.

“Aquí fijo quitan el agua martes y viernes. En el edificio la racionan colocándola media hora en la mañana, mediodía y noche. No es fácil hacer cuarentena así, no es fácil”, dijo Luisa Martínez, una comerciante de 52 años de edad que vive junto a su padre en Valles de Camoruco, al norte de Valencia.

Las fallas de gas doméstico también han sucedido en este tiempo de cuarentena, lo que complica aún más este período especial que se vive por la pandemia.

Alto ahí coronavirus: ya es Navidad en octubre

El presidente receta gotas mágicas, decreta la Navidad y se lanza una flexibilización casi total: ¿basado en qué? Puro voluntarismo y conveniencia política: empieza a sentirte "seguro", sueña con tu pernil y piensa en salir a votar. Parece que lo malo ya pasó. Ponte a creer