<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Más de 5.000 familias venezolanas en Perú recibirán alimentos

La mayoría de los migrantes venezolanos que llegaron a Perú durante los últimos años se dedican a la economía informal y sus finanzas se apoyan principalmente en los ingresos que puedan obtener diariamente. Desde las organizaciones y agencias adscritas a Naciones Unidas ayudarán a los más necesitados

Más de 5.000 familias venezolanas en Perú recibirán alimentos

Más de 5.000 familias de refugiados y migrantes vulnerables recibirán canastas de alimentos durante la cuarentena dictada en Perú para enfrentar el contagio del COVID-19, según informaron las agencias de Naciones Unidas en Lima. La mayoría de los beneficiados serán venezolanos.

La situación de los migrantes venezolanos en Perú, que se acercan al millón de personas, es una de las preocupaciones de las organizaciones internacionales. Esto debido a que la inmovilización a nivel nacional, hasta el 26 de abril, les impide proveerse de ingresos y asegurar su manutención.

«Esta es una crisis que llama a la solidaridad. Agradecemos el trabajo de todas las personas e instituciones y empresas privadas que están respondiendo a este llamado», declaró Igor Garafulic, Coordinador Residente del Sistema de Naciones Unidas en el Perú.

Los venezolanos cuentan con asistencia internacional

La Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) entregarán las ayudas para llegar a las personas con vulnerabilidades extremas en Lima, según detalló un comunicado.

«Emprendimos el reto de asistir a 5.000 familias de migrantes y refugiados venezolanos en situación de extrema vulnerabilidad, con el empeño de remediar en algo la difícil situación por la que atraviesan», afirmó por su parte el jefe de Misión de la OIM en Perú, Jorge Baca.

«Recordemos que más de 80% de la población venezolana en el Perú se desarrolla en el sector informal y su economía se basa en el ingreso diario que pueda obtener; y luego de 25 días de aislamiento social obligatorio se encuentra muy necesitada de asistencia alimenticia urgente», agregó Baca.

«Para que las personas refugiadas y migrantes puedan sumarse y proteger al Perú, tenemos que ayudarles también a quedarse en casa», dijo Federico Agusti, representante de Acnur. «Por eso el apoyo en alimentación es primordial. Muchos llevan días sin comer».

«Estas canastas son una medida complementaria, en respuesta a la atenta llamada del gobierno», explicó Agusti. «Son destinadas a una población extremadamente vulnerable que no será beneficiada por el bono del gobierno peruano», agregó.

El Ejecutivo aprobó entregar un bono de 380 soles (108 dólares estadounidenses) a 3,5 millones de hogares pobres en Perú.

Alianzas para ayudar a los más vulnerables

Las organizaciones Illari Amanecer y Unión Venezolana fueron los aliados de las agencias de Naciones Unidas para localizar y contactar a las familias más vulnerables. Además se involucrarán el proceso de entrega de la asistencia durante estos días de movilización restringida.

El gobierno del presidente Martín Vizcarra extendió la cuarentena y toque de queda en Perú hasta el 26 de abril. Así aspiran reducir la velocidad de los contagios por coronavirus en el territorio, que ya suma 4.342 casos y 122 fallecidos.

Los héroes olvidados

Emigrar es un postgrado que se escribe con sudor, lágrimas y nostalgias. Un camino empedrado y en subida. Ricardo Adrianza confiesa que no puede estar más que orgulloso de ver a nuestros jóvenes en ese andar decidido que les servirá para abrazar sus sueños.  

Coronavirus en un callejón de La Vega: o se vienen o llamamos a la policía

El sector El Petróleo se puso caliente: el miércoles 5 de agosto durante una jornada de despistaje en La Vega las pruebas rápidas encendieron unas alarmas que no se sabe si están del todo justificadas. Un grupo de vecinos fueron forzados a dejar sus casas y trasladados a hoteles de confinamiento. Ahora les toca esperar por las PCR y los papeles que los "acrediten" como libres del coronavirus