<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Operación Gedeón, un balance visto por otros opositores

El economista Felipe Pérez Martí, del Movimiento Libertadores, analiza desde el punto de vista de esta oposición alternativa los vericuetos de la llamada Operación Gedeón. Concluye que sí ocurrió, que fue genuina y una muestra de que nuevas fuerzas se están alineando en la pugna política venezolana

Hay mucha polémica y confusión en torno a este tema. Desde muchos lados (demasiados), se han visto las cosas negativas de la operación militar dirigida por Javier Nieto Quintero. No por casualidad, la mayor parte de las críticas  en contra de misma han venido de los cohabitadores opositores, sean corruptos o equivocados. Pero también vienen de lados aparentemente aliados de que siguen la estrategia del coraje (salida por la fuerza).

Al principio ni siquiera se pensó que se trataba de algo real, como le pasó a Óscar Pérez. Se pensó que era el desgobierno el que  había montado un teatro para sus fines, con el objetivo de mostrar sus trofeos de guerra y desestimular cualquier intento posterior. Aún ahora hay quien dice que fue Diosdado el que montó la operación. Muchos periodistas y analistas se jactan de encontrar defectos en el intento, y se embarcan en peleas que reflejan que algunos de ellos, en mucho, viven de nuestra tragedia, y no ven realmente el sufrimiento de la gente, y el riesgo en que voluntariamente incurrieron estos soldados, entrenados y conscientes de las consecuencias de sus acciones.

Como con Óscar Pérez, todavía estamos en un período de negación de lo positivo, muchos en un concurso de inculpación discursiva del contrario, quedándose en los árboles y los chismes, perdiendo la perspectiva del bosque y la película completa.

Aquí describo los aspectos positivos de la operación Gedeón con una perspectiva amplia que  permite evaluar correctamente lo que pasó, sabiendo que el desgobierno se anotó unas a favor, pero ilustrando sobre el resto de los árboles, que no se ven. Todo desde el ángulo de visión del pueblo sufriente y de los soldados y policías que estuvieron, y están dispuestos, a ponerle un parado a esto, asumiendo los riesgos que comportan sus acciones. Un parado tanto a la satrapía genocida, como al teatro de títeres de politiqueros y medios irresponsables y egoístas. A nivel nacional e internacional.

Es cierto que lo de Óscar Pérez tuvo errores. Y que esta operación también los tuvo. Pero es innegable que ambas han sido expresiones inspiradoras del sentir genuino del pueblo venezolano. Aquí muestro que, además de eso,  Gedeón ha significado un avance en relación a los intentos pasados, a tal punto, que hay que verlo, paradójicamente, como el disparador definitivo que nos faltaba, luego de que la pólvora de Juan Guaidó se mojó por la corrupción opositora, para desencadenar eventos en un proceso con una tendencia progresiva y sin vuelta atrás, destinado hacia el rescate de nuestro país, por un lado, y el establecimiento de una República como siempre la hemos querido, y que es perfectamente posible, por otro.

Este proceso ocurrirá en un contexto de cambios mundiales hacia un nuevo orden de cosas luego de la  pandemia, en que las personas, los ciudadanos, en cuerpo y alma, en su entorno natural con los animales y las plantas, y la tierra entera, serán el centro de la solución,  de la acción, y de las decisiones, en rebelión contra el abuso de todo tipo ejercido contra ellos: por los estados nacionales, por los mercados nacionales e internacionales, por los egos exacerbados, sean individuales o de grupos e instituciones perniciosas de todo tipo. En Venezuela, la operación Gedeón es un detonante que activa estos procesos, como expondré aquí brevemente: definición definitiva del verdadero campo de batalla con los jugadores enfrentados y sus aliados; decantación y alineación de fuerzas contendientes; precalibración y calibración final de fuerzas, y desenlace a la vista.

En este proceso complejo, activado ahora como nunca, el equipo que gana no es el que mete más goles. Sino el que mete menos auto-goles. A pesar de que es cierto que perdimos parte de esta batalla, ganamos otras partes, ocultas aún al ojo público, y ganaremos la guerra. Los autogoles del desgobierno, y de la oposición corrupta, son mucho más grandes que los del pueblo venezolano honesto, y que los goles que vienen en neto de estas expresiones espontáneas, cada vez mejor organizadas, llenas de heroísmo inspirador.

1. El contrato, Gedeón y el mapa de conflicto

Empecemos por decir que el objetivo principal de revelar el contrato entre Guaidó y Silvercorp fue, juzgando obviamente por su resultado, deslindar el mapa del conflicto verdadero, en el contexto de una acción para liberar a Venezuela. Con esa revelación, en ese marco, se deja en claro que la lucha no solo es contra el desgobierno y las fuerzas que lo sustentan, sino también contra la oposición corrupta.

En otras palabras: la lucha es por la liberación de los ciudadanos venezolanos del yugo del “cazarrentismo” y sus agentes, sean del color que fueren.

Como expresión de ese conflicto verdadero, estamos jugando el juego de la soga, más allá del teatro de títeres (que confunde a muchos):

https://es.panampost.com/editor/2019/09/23/guaido-y-el-juego-de-la-soga/

Y los contendientes son los cazarrenta y sus agentes, por un lado, y  el resto de nosotros, por el otro. El ámbito de la lucha es nacional e internacional.

El  contrato mencionado muestra que el propio Guaidó estuvo del lado correcto de la soga por un tiempo. Aprobó la operación militar contra el sátrapa, lo que implicaba activar una Junta del Coraje para la transición. El plan estratégico, incluyendo el plan de gobierno, está aquí, pues en esto hay bastante consenso en el país que no quiere cohabitar con el sistema, no solo con el régimen de Maduro:

Pero Guaidó “se echó pa’tras”. Como lo decimos aquí:

Movimiento Libertadores emplaza a Guaidó

Por eso el debate que hicimos sobre el “emplazamiento a Guaidó”, implícito en ese comunicado. La revelación del contrato debe verse entonces como un gol contra el cazarrentismo opositor.

De hecho, la mafia “moderada” del cartel cazarrenta, los opositores corruptos, idearon la gira internacional de Juan Guaidó como jugada alternativa a la asonada militar que implicaba el contrato, buscando anotar un gol. Eso desembocó en el flamante plan del G4, asumido por Elliott Abrams, contra el interés no solo de los venezolanos, sino del propio EE UU: una “junta gatopardiana”, un acuerdo entre los corruptos de la cuarta y los corruptos de la quinta.

2- Gedeón como respuesta a la Junta Gatopardiana de Abrams

El pueblo venezolano está harto de la politiquería. Azotado por tantos males y sin soluciones de sus presuntos líderes. A punto de rebeliones espontáneas de todo tipo, que incluyen las protestas por la escasez de gasolina, por la búsqueda desesperada de alimentos, y de corrección de la falta de seguridad sus comunidades (como en Petare), que expresan la insostenibilidad e insoportabilidad de este sistema y de este desgobierno. Es en ese contexto político y social que hay que entender este evento, en que los militares patriotas, liderados por Javier Nieto Quintero, con la asesoría de los soldados de fuerzas especiales de los Estados Unidos, comandados por Jordan Goudreau, han tomado la decisión de actuar por su cuenta, sin la aprobación del presidente interino, quien se encuentra contaminado por los corruptos y sin el dinero necesario para sufragar logísticamente la operación.

He denunciado que J.J.  Rendón, otro firmante del contrato, es un corrupto, según una fuente muy confiable. Su movida contra la operación inicial es explicable, pero no perdonable, dado lo que está en la picota:

«MAFIAS CAPTURARON EL ESTADO y parte de la oposición»

Esas versiones de Rendón de que Jordan Goudreau era un farsante, tomada al vuelo por muchos periodistas, usando la falacia del hombre de paja, son claramente infundadas, pues Goudreau era una persona muy conocida en el medio, con tres estrellas de bronce por su heroísmo en las guerras de Afganistán e Irak. Firmar un contrato por casi $300 millones con alguien desconocido, por todo un grupo de expertos, que consultaron a mucha gente, y que tuvieron tiempo de ver los detalles mientras elaboraran todos los detalles de las casi cincuenta páginas especificadas en el contrato, no tiene sentido alguno. Ahora están diciendo eso claramente para esconder las verdaderas razones: No les gustaba a los caza-renta opositores una asonada militar que  pusiera en grave peligro su poder político (como lo han expresado ya, públicamente, Primero Justicia, Voluntad Popular, Acción Democrática y Un Nuevo Tiempo, entre otros partidos del estatus).

Tiene sentido, pues, que el grupo de Nieto se ha lanzado a trabajar con las uñas por la liberación del pueblo venezolano, arriesgando su vida, a pesar de los pesares, y tratando de hacer un esfuerzo desesperado por cambiar el curso de la componenda enemiga. Lo ha logrado, con muchos costos, como lo explicamos aquí. En todo caso, la revelación del contrato, y el sentido de la gira internacional de Guaidó, muestran un muy posible auto-gol de la oposición corrupta si la Junta Gatopardiana no se concreta, como creemos que va a ocurrir.

3- Estrategia y resultado real: equilibrio de mancha solar

Ahora bien, ¿se trata de una operación suicida? ¿Tendrá éxito a pesar lo ocurrido ahora?

Estoy seguro de que, tarde o temprano, tendrá éxito, a pesar de que no fue ejecutada en sus inicios de la mejor manera posible, pues la situación del desgobierno está muy mal. Javier Nieto ha dejado en claro tanto que esto es solo el inicio, como que hay otros grupos implicados, además de los apresados: no era una operación inmediata, y ahora hay un repliegue táctico temporal del resto de la operación, tanto la que está en el país, como la que estaba preparada para incursiones posteriores. Fue una acción arriesgada, pues, pero no suicida como un todo, y como se ha querido decir. Además, en el camino se enderezan las cargas: los errores como tales de las operaciones realizadas se irán corrigiendo, sabiendo que  lo perfecto es enemigo de lo bueno, como se sabe en gerencia de negocios. Pero era importantísimo actuar.

La razón es que si activamos y coordinamos, de la mejor manera que podamos, nuestras fuerzas potenciales, le ganamos al enemigo, como lo decimos en el artículo del juego de la soga. Los autogoles del desgobierno han sigo mayúsculos, y lo ponen más débil que nunca, como queda plasmado en nuestro análisis de coyuntura:

Movimiento Libertadores, recuperación de gobernaciones y alcaldías

Pero ¿a qué está jugando la Operación Gedeón? ¿A tumbar ellos solos al desgobierno  y poner de lado la oposición corrupta y traidora, desmontando la tramoya de la junta gatopardiana en una sola batalla? No.

Están intentando coordinar un “equilibro de mancha solar” (sun spot equilibrium, en inglés). Ello implica que si un foco insurreccional realiza un acto significativo, de éxito parcial y temprano, la mancha solar (un evento público, visto por todos), las demás fuerzas, preparadas pero no coordinadas previamente, se autocoordinan y participan en la operación, asegurando el éxito final.

En realidad no todos podemos ver una mancha solar, pues se requieren lentes especiales para poder hacerlo. Solo los que están preparados para participar en el rescate del orden constitucional pueden ver la mancha lumínica. Conocen quién es quién en el medio, y se enteran de si la operación es genuina o no.

Es el secreto que permite burlar a la inteligencia cubana, tan eficiente para infiltrar nuestras rebeliones, pues más de 80% de la Fuerza Armada está contra Maduro y la oposición corrupta. Pero no puedes coordinar a tanta gente preparada para la operación por su entrenamiento previo y su dotación de armas. Pues si todos ellos se meten en la conspiración, te detecta el sistema de delación cubano.

Por otro lado, si solo implicas en la coordinación interna a elementos muy escogidos de la Fuerza Armada, y ejecutas una operación aparentemente descoordinada, tendrás éxito si sabes cómo reaccionarán ante eso la gran mayoría de la fuerza armada, la policía, la sociedad civil entrenada y el pueblo venezolano en general.

En otras palabras: están partiendo de que la pradera está seca. Y si la encienden de la forma apropiada, tendrán un efecto general. Habrá un efecto avalancha, que es el que se espera ahora, más temprano que tarde.

Es claro que todavía no se ha logrado elaborar la mancha solar, pues eso se habría logrado con la toma de algún territorio, o de algún cuartel medianamente importante. Pero es lo que claramente está planteado, luego de un repliegue táctico en el territorio y fuera del país.

Es de hacer notar que, a pesar de las críticas, era positivo anunciar públicamente las identidades de los líderes de pelotones, así como el número de ellos. Anuncio que se hizo una vez iniciada la operación, no antes, para potenciar el efecto sorpresa. Los enemigos, en el desgobierno y la oposición corrupta o equivocada, dijeron que “estos presuntos boinas verdes, expertos en guerra” estaban entregando a sus soldados al enemigo con este anuncio. Sin embargo, la mancha solar requiere no solo hechos, sino también confianza en esos hechos, para evitar falsos positivos del enemigo. Los líderes deben ser identificables por los seguidores. Así que hacía perfecto sentido lo que hicieron, pues no revelaron sus posiciones en el anuncio. Antes bien, lograron  un “cañonazo de ablandamiento” contra el enemigo, al generar temor sobre la preparación de las fuerzas propias.

4- Equilibrios de coordinación y profecías autocumplidas

A pesar de que una parte del pueblo venezolano no entiende aún a cabalidad lo que está pasando, el desgobierno sí lo entendió inmediatamente: trató de hacer creer que la operación había fracasado completamente. Que habían matado a los –presuntamente– pocos soldados conspiradores, etcétera. Y creó un falso positivo de cara a la población sobre la escala de la operación con los anuncios de Reverol, Diosdado y Padrino. Sin embargo, sabe internamente que la operación es de envergadura y que esto es solo el comienzo. De allí que ponga en estado de alerta todo su aparato de guerra contra el pueblo, con la asesoría cubana, que ve esta lucha como de vida o muerte para la nomenklatura corrupta de la isla.

Los cubanos son expertos en la doctrina de Goebbles, aplicada a nuestra realidad: tratan de hacernos creer que vamos a fracasar, y nos desactivan y deprimen con la desesperanza. Nos meten miedo para complementar eso, haciéndonos creer que son más fuertes que nosotros, y que seremos matados, torturados y presos si intentamos algo contra él. Por supuesto que si creemos que no vamos a ganar, no nos activamos. Y, por tanto, los cubanos terminan teniendo razón: fracasamos. Pero el secreto es la acción o la falta de ella. No solo la fe en el fracaso o en el triunfo.

En economía y en política es válida la prédica de Jesús de Nazaret: la fe mueve montañas. Pero una fe genuina, que se transforme en obras: si cada quien cree que los demás harán su parte, llevarán su granito de arena, y la montaña se hará una realidad con todos ellos. No solo por la fe, que es la que coordina y motiva. También por la acción, que implica que los granos de arena llegan al lugar de destino y se acumulan para formar la montaña.

Hay, pues, dos equilibrios: uno malo, el de Leugim Díaz-Canel, comandante de las huestes negativas, y el del Arcángel San Miguel, comandante de los ejércitos del bien, que dirige la operación Gedeón con su espada de la justicia a pesar de sus traspiés temporales.

Lamentablemente, los líderes de la corrupción en el sector de la oposición se han encargado de atacar la operación, difundiendo, incluso, las versiones del desgobierno y su comandante Leugim. El resto de nosotros debemos oír la voz de Miguel, que está dentro de cada uno de nosotros, y en las fuerzas del coraje realmente claras y decididas. Esa voz es el Mesías salvador que nos impulsa a actuar y a salvarnos de la perdición.

Precisamente por eso, debemos ser conscientes de lo que ocurre, sabiendo que el sol de nuevo está alumbrando a Venezuela, con destellos esperanzadores y señales luminosas inequívocas para todos los que queremos aprovecharlos, no solo para salir de Maduro y la banda de los siete, sino también del sistema corrupto que viene de la cuarta y se exacerbó, como nunca, en la quinta. Que quiere perpetuarse con un cambio gatopardiano, mediante el sacrificio del chivo expiatorio de Maduro.

Por eso los periodistas, analistas y agentes de la comunicación que comparten nuestros mismos objetivos, en particular los ciudadanos en las redes sociales, debemos  estar conscientes de que tenemos una misma causa, que implica instalar en todos nosotros la noción de que, si todos nos activamos, triunfaremos. Generar expectativas positivas en todos nosotros es vital en esta guerra contra quien pretende deprimirnos y ver el lado negativo en todo lo que pasa. El equilibrio nuestro es el de Miguel, el del sol con sus manchas de luz que vienen cada vez más en el camino, y no el de Leugim, con sus manchas de oscuridad y de corrupción malignas, que está destinado al fracaso.

Por cierto que la alianza con Clíver Alcalá, un demostrado opositor a Maduro, no es errada, al contrario de lo que se ha dicho. Churchill se alió con alguien peor que un narco-traficante: un genocida, de la talla de Stalin, para derrotar a un enemigo inmediato más peligroso en el momento: Hitler. Como dijo Nieto, eso no implicaba que cada quien asumiera su deuda con la justicia. Como le pasó al régimen soviético después de la guerra fría. Eso no quiere decir que Nieto es un narco traficante. De hecho, tiene una hoja de vida absolutamente impecable en lo ético. Tampoco Jordan Goudreau, al enlazar con Alcalá, implicaba que es un “mercenario narco traficante”. Análisis errado, y sesgado por quienes defienden la corrupción en la oposición, o están confundidos y fanatizados. Lo que  sí debías tener más cuidado, era con la infiltración en ese grupo, más que en los otros de gente que no era sospechosa de delincuente (lo mismo que en la segunda guerra entre los ejércitos norteamericanos e ingleses, frente a las relaciones de ellos con las fuerzas soviéticas durante las operaciones). Esta alianza es parte del equilibrio de coordinación para lograr el resultado posible con la unión de fuerzas aliadas en la coyuntura.

5- Infiltración, compartimentación, heroísmo y símbolos de lucha

Está claro que hubo infiltración. Y eso determinó el fracaso de algunos de los 17 grupos en la operación inicial. Pero era de esperarse. Un líder militar debe considerar eso como algo previsible. Y debe extremar el filtraje de sus fuerzas para minimizarlo. Pero evitarlo completamente es imposible en este entorno, dado el músculo económico de los delincuentes en el poder pagando altas sumas de dinero a los mercenarios sapos infiltrados a todos los niveles sistemáticamente, pues saben que esto es una lucha de vida o muerte para ellos, en particular el régimen cubano y su líder Leugim.

Por eso es que el liderazgo militar de Gedeón nunca se propuso coordinar al 80% de la Fuerza Armada que está contra Maduro. Para minimizar las fallas de infiltración. Pero, ¿qué pasa con los soldados propios de la operación? Se usa la técnica de compartimentación. Fíjense que solo una fracción de los grupos desplegados fueron detectados. De manera casi inmediata. Los restantes todavía están en lo suyo. Lo que pasó aquí es que en alrededor de 20% de los grupos había sapos. Un número manejable, realmente, teniendo en cuenta la conocida efectividad cubana en esa materia, incluso frente a EE UU, que empezó temprano, desde Bahía de Cochinos y luego con los Marielitos.

De manera que esa crítica superficial de que todo está infiltrado no tiene en cuenta las circunstancias de esta guerra. Y los riesgos que asumen los líderes y la tropa, todos conscientes de sus acciones y sus posibles resultados. Los batallones no sabían qué harían sus pares. Esa coordinación se haría desde arriba. Y funcionó. Fue un éxito, no un fracaso, a pesar de lo que mucha gente equivocada cree.  Y la gran mayoría de ellos medios, incluso de este lado, y en las redes sociales, se dice. Hay que cambiar eso urgentemente, y por eso este artículo.

En ese mismo orden de ideas, es falso también que unos pescadores fueran capaces de apresar a unos agentes norteamericanos de fuerzas especiales, de tú a tú. Simplemente, ocurrió que los sapos se movieron naturalmente a los pelotones con estadounidenses para lograr el efecto de trofeo de guerra, del cual el desgobierno ha alardeado. Y que ha confundido a mucha gente de oposición, sobre todo los del lado enemigo del conflicto, y los pedigüeños, y «exigigüeños» periodistas y del pueblo llano, que quieren que se les resuelva todo a la perfección. Y si no, no lo aceptan, mostrando con esto la cultura del populismo rentista que pretende que todo se les dé, y de manera inmediata y perfecta, sin aportar ellos en algo, por muy opositores que se autodenominen. Es la cultura que debemos modificar por aprendizaje, con el nuevo equilibrio estable de punto fijo dinámico: la verdadera República.

Por lo dicho, los muertos y los capturados son, sin duda, héroes especiales para estándares mundiales: estuvieron dispuestos a entregar su vida al embarcarse en esta operación, sabiendo que la probabilidad de muerte y captura era más alta que el promedio en una guerra en que tienes el beneficio de la sorpresa inicial. Esos actos de heroísmo ante los símbolos más abyectos de muerte y tortura fueron los que llevaron al cristianismo a ser tan exitoso en la historia humana, pues usaron la cruz, la muerte con tortura más atroz usada por los romanos contra la rebelión de los pueblos dominados y los esclavos.

Los cristianos tomaron ese ese símbolo como indicador de la continuación de su lucha, y ha sido la religión más extendida en todo el mundo, símbolo usado por los maltratados e injustamente tratados de toda la historia. Lo mismo debemos hacer nosotros: tomar estos actos heroicos, de Óscar Pérez, nuestros muertos en la lucha de calle, los presos, los torturados, los otros muertos vilmente asesinados como el Capitán Acosta Arévalo.

6- Un nuevo liderazgo libertador y la alineación, decantación, catalización y calibración de fuerzas

El general Javier Nieto (así como intentó el mariscal Óscar Pérez) ahora se está montando en el carro del juego del halcón y la gallina. Pues Juan Guaidó, luego de que se montó el 23 de Enero de 2019, fue bajado del carro por el G4, el lado malo de la soga. No es cierto que el general dejó envió su tropa a la muerte, y él se quedó a salvo, como un cobarde. Es una afirmación errónea y sesgada con intereses inconfesables, de acuerdo a lo dicho. Pues el plan era entrar en batalla en las etapas posteriores, luego de mandar avanzadas iniciales, como de hecho va a ocurrir en lo que viene, según  es claramente de esperarse.

Un nuevo liderazgo del coraje, en lo militar, emerge entonces. Y ya se ven claros indicios de que se empezó a calibrar y alinear las fuerzas en el sentido correcto. Lo revela, por ejemplo, el cambio de actitud de Iván Simonovis, que en sus últimos tuits llama, en lenguaje cifrado, a apoyar la Operación Gedeón:

Con esto, Guaidó estaría siendo emplazado y halado, de nuevo, hacia el lado correcto de la soga. Y EE UU también, pues no me cabe duda de que Trump se va a dar cuenta, a pesar de que criticó la operación, de que el plan de Elliot Abrams no tiene ningún sentido, y de que hay que aprovechar lo que Nieto y Goudreau iniciaron para corregir curso y hacer las cosas bien.

De hecho, el gobierno de Juan Guaidó divulgó un comunicado en el que, a pesar de que no reconocían inicialmente la firma del contrato (que sabemos que es cierto, y que Clíver Alcalá nada tuvo que ver con él), se ven obligados a apoyar, en lenguaje cifrado, a los militares patriotas que impulsan la operación Gedeón:

Es lo que se quería. Y lo que se quiere profundizar. También los partidos de la cohabitación se han apresurado a criticar la operación. Efecto también deseado y saludable, para que el pueblo sepa quién es quién: es como condenar a Óscar Pérez. A la gente no le gusta eso, y con razón. Los partidos del coraje tampoco salen librados si no apoyan decididamente a los militares venezolanos comprometidos con esto, aunque haya habido errores, muchos de ellos más aparentes que gajes del oficio en este contexto de dominación cubana. No basta pedir intervención extranjera. Hay que valorar el esfuerzo de los soldados patriotas venezolanos, realmente bolivarianos, pues Simón Bolívar llegó a liberar naciones, no a esclavizarlas, y lo hizo con un heroísmo sin par, y perdiendo batallas al principio de toda su gesta libertadora, sin renunciar a la guerra final emancipadora, que por lo visto continuamos hoy, y tendremos el honor de completar su obra.

7- La lucha militar y la ley de cero-uno de Kolmogorov.

Uno de los grandes logros de esta operación es que trastocó una de las nociones más nefastas, defendidas frente al pueblo venezolano tanto por el desgobierno como por la oposición: que toda la fuerza armada está controlada por Maduro y su régimen. Hemos visto aquí que hay soldados venezolanos dignos, dispuestos a entregar la vida por nosotros. Cumpliendo su juramento y siendo dignos y honorables soldados de la república que fundó Simón Bolívar, libertador de naciones, y ejemplo para la historia mundial. Prácticamente nadie en los medios, y pocos en las redes sociales han notado eso, por ahora.

Es nuestra tarea cambiar esto. Pues hay precedentes claros que ya señalaban eso. Casi la mitad del número de presos políticos es militar. Y los torturados son la mayoría militares. Si tomamos en cuenta que solo el 1% de la población es militar, nos daremos cuenta que el número de presos militares presos políticos es de al rededor de cincuenta veces el número de presos políticos civiles. Eso indica claramente que es falsa esa matriz de opinión sobre los militares venezolanos.

Lo que pasa es que ellos tienen una situación muy especial. Si se rebelan abiertamente, son inmediatamente apresados y torturados. Ellos no pueden rebelarse abiertamente si no están seguros de que van a triunfar. Las detenciones se han producido en su gran mayoría no porque estaban en una acción de rebelión, sino que estaban en su preparación. Y fueron sapeados por el poderoso aparato de infiltración cubano, dirigido por Leugim.

Así que la rebelión abierta militar obedece lo que se conoce en teoría de las probabilidades como la ley de cero o uno (zero-one law), de Kolmogorov: eventos que solo pueden tener probabilidad de cero, o de cien por ciento. No hay puntos intermedios. Y eso es lo que no ha entendido la gente, que todo el tiempo ha estado exigiendo su sublevación inmediata, sin preparación.

Esta operación Gedeón, desde ese punto de vista, debe ser evaluada como el inicio de la rebelión militar abierta: el 100% de la ley de Kolmogorov: habían estado aprendiendo de todo lo que les pasó, y han seguido conspirando, como se ve, y debemos entender esto que pasó solo como el la punta del iceberg de lo que está bajo el agua. Y que lo que viene es muy grande, pues ya estamos en el despliegue de la rebelión militar definitiva.

Que debemos no solo apoyar, sin sumarnos a ella, pues significa el acto de obediencia, tanto a la Constitución en sus artículos 350 y 333, sino al mandato del soberano del 16 de Julio del 2017, en una Consulta promovida por el Movimiento Libertadores,  en que prácticamente todos los votantes ordenaron a nuestros militares patriotas a restituir el orden constitucional. Nos están obedeciendo, por fin, y ¿no los vamos a apoyar? E aquí la gran pregunta para quienes han criticado tanto la operación, y quienes se han decantado públicamente contra ella, como los partidos Acción Democrática, Primero Justicia, Voluntad Popular, Un Nuevo Tiempo, y otros más. Desconociendo con esto, otra vez, y traicionado, la decisión popular del 16J. Ya es hora de dejar de lado a esos traidores, y de obedecer nuestro propio mandato, y unirnos a nuestros militares que por fin están haciendo lo que tanto les solicitamos. Es la hora de la Unión. Pero con las fuerzas del coraje.

Y que quede claro: los venezolanos somos los líderes de nuestra propia liberación. Es claro que necesitaremos ayuda externa, en particular de EEUU, Colombia, Brasil, y demás países del TIAR. Pero no es cierto que la única alternativa es una invasión foránea. Es como en tiempos de Bolívar: necesitamos ayuda externa, aún más que en ese entonces por la ocupación foránea a la que estamos sometidos. Pero nuestros soldados patriotas, y el pueblo venezolano independiente políticamente, y algunos partidos del coraje, estamos listos y activados, para ser los protagonistas principales de la liberación de nuestro país.

8- Balance final y conclusión

  1. La operación Gedeón es genuina, a pesar de que la guerra enemiga proponga lo contrario. Tengamos en cuenta lo que dijo Nieto Quintero: Esto apenas comienza. Sigamos nuestro trabajo, con entusiasmo, pues hemos logrado muchos frutos en este esfuerzo.
  2. Guaidó está emplazado a apoyar más a los militares patriotas. Si se suma, la historia  lo premiará. Si se sigue dejando llevar por los corruptos, la historia lo castigará con la muerte política aún siendo tan joven.
  3. Se delineó con claridad el verdadero mapa de conflicto. Los cazarrenta opositores no querían que la operación tuviera éxito. Criticaron ferozmente lo del contrato. Atacaron a Patricia Poleo por informarlo y la relacionaron con Gorrín, etcétera. Esperamos que los que apoyan la cohabitación, y están confundidos, se quiten el velo y se sumen a las fuerzas del coraje. Que abandonen a sus  liderazgos partidistas y se sumen a la alianza del coraje en conformación junto con un nuevo liderazgo: militar, civil independiente, político-partidista, e internacional.
  4. Javier Nieto salió como el indiscutible líder militar venezolano, reconociendo errores, asumiendo un repliegue táctico y mostrando su resolución de ir hasta al final con la estrategia del coraje reafirmada, contra la de la cohabitación. La mayoría de los venezolanos se sorprendieron de que entre nuestros militares haya gente patriota y heroica. Grandísimo logro de esta gesta en que es esencial la alianza cívico-militara. Ya existe un liderazgo militar identificable. Y eso es esencial para la “mancha solar” en lo que viene. Las pugnas internas entre militares que quieren echar al régimen y a la corrupción, no deben usar las fallas de la operación para intentar golpes de estado a este liderazgo indiscutible. Hay que evaluar y hacer balance. Pero no al grado de dividir las fuerzas y deshacer lo logrado en términos de unidad frente al mismo enemigo.
  5. A pesar del triunfalismo del desgobierno, se le vieron las costuras por todos lados. Los de ojo avizor (EE UU, nuestros militares patriota) están pendientes de eso. Lo del alardeo y la muestra de los trofeos de guerra sirve para la galería de ellos. Pero no afecta a las fuerzas fundamentales.
  6. EE UU se ve “catalizado” a involucrarse más en el asunto. No me cabe duda de que vienen buenas noticias en este sentido, incluso rechazando la junta gatopardiana de Elliott Abrams. En particular, la ridiculización de Maduro y Diosdado de la presunta poca efectividad de los soldados norteamericanos de fuerzas especiales frente a los milicianos de la “furia bolivariana” debe estar enardeciendo a la comunidad militar y de inteligencia norteamericana, poniendo el tema Venezuela en la lupa, con planes de acabar de una vez por todas con esta pantomima insoportable para el honor y los intereses geopolíticos de Estados Unidos. Hacia fines del año es posible la reelección de Trump, y ya estará de lado lo de la pandemia del corinavirus. Que Maduro y Diosdado no canten victoria, y que los corruptos de la oposición no se vistan, que no van. Incluso sin Trump los sacaremos, si hace falta.
  7. Se están decantando y alineando nuevas fuerzas dentro del juego de la soga (más allá de los confundidos).
  8. También los partidos y líderes políticos del coraje se ven emplazados a unirse, de una vez por todas, con las demás fuerzas del coraje, incluyendo la coordinación con los militares patriotas y la comunidad internacional del coraje.
  9. Lamentablemente, se afecta nuestra “galería” también, pues nuestras fuerzas mediáticas no están, para nada, bien organizadas. Muchos periodistas viven de nuestra tragedia. No solo los pagados para seguir ocultando las verdades sobre el caza-rentismo en la oposición y el desgobierno. También los que buscan las verdades, pero, en vez de centrarse en el interés de los ciudadanos, se dejan llevar por la chismografía relacionada con el teatro de títeres, tratando los asuntos políticos como si de un nuevo tipo de farándula se tratara, irrespetando el honor de los soldados patriotas, la resistencia civil organizada, los caídos, los héroes y el pueblo sufriente. Viendo solo los errores en todo, para lucirse y ser el primero en ver el defecto, dejándose llevar por el análisis parcial de los árboles, sin ver el bosque, y las razones más profundas detrás de todo lo que nos pasa. Hay muchos egos, en fin, y eso hay que mejorarlo urgentemente. Una alianza fortalecida de las fuerzas del coraje debe trabajar en eso del tema comunicacional, en medio de guerra compleja y muy real, que exige enseriarnos más en lo que hacemos, cada quien aportando en su campo,  siendo este fundamental y determinante, como lo describimos cuando hablamos del papel de las expectativas para las profecías autocumplidas: el equilibrio bueno de Miguel, con las manchas solares luminosas, debe ser el común denominador de toda nuestra labor comunicacional.
  10. El saldo es netamente positivo, a pesar de los errores, pues en este juego gana el que tiene más fuerza relativa, y el que mete menos autogoles, en lo cual el desgobierno nos lleva una morena, sobre todo en los asuntos de cómo maneja la economía, etcétera. Si las fuerzas potenciales de nuestro bando se activan y se coordinan (nuestro trabajo en el proyecto del Pacto Republicano), ganamos de calle. Sencillamente, porque nuestra fuerza es muy superior a la de ellos. En cada uno de los aspectos relevantes: internacional, militar, ciudadano y político. En materia de resistencia civil, cuando venga la mancha solar, la ciudadanía se activará, lo mismo que las fuerzas militares y policiales preparadas.

Quedamos pendientes, pues no me cabe duda de que ahora es cuando viene lo bueno. Todos en estado de alerta, y preparados para recuperar las alcaldías y gobernaciones cuando llegue el momento. A sanear el país desde arriba y desde abajo, para que sea el adecuado. Llegó la hora de activación definitiva, y agradecemos a Gedeón y sus actores por este histórico aporte de iniciarla.

Covid-19 enferma a otras 51 personas en Venezuela

Los estados Bolívar y Delta Amacuro, además de un organismo de seguridad del estado registran focos "ya controlados" de covid-19, informó este 31 de mayo Delcy Rodríguez. Se sumaron 51 nuevos casos para un total de 1.510 desde que la epidemia llegó en marzo a Venezuela.

Transgéneros sin prejuicios en TV y cine

Este lunes 1 de junio comienza el Mes del Orgullo Gay, y el periodista Aquilino José Mata aprovecha la oportunidad para abordar un tema solo recientemente ha sido asumido por el cine y la televisión dentro de ese amplio universo: el de la transexualidad. Un recorrido por grandes papeles de grandes actores.

Black is the new white

Son tiempos en donde impera la autodefinición ideológica para saber de cual lado estamos. Lamentablemente, la historia nos ha puesto nuevamente entre la espada y la pared. Y si. Es incómodo