Padres de una víctima de tiroteo de Las Vegas demandan a fabricantes de armas

Los padres de Carrie Parsons, una de las 58 víctimas mortales de la matanza ocurrida en Las Vegas Estados Unidos el pasado 1 de octubre de 2017, demandaron por homicidio culposo a ocho fabricantes y tres distribuidores de las armas usadas por Stephen Paddock en la masacre.

Padres de una víctima de tiroteo de Las Vegas demandan a fabricantes de armas

La demanda, presentada la noche del martes, menciona a compañías como Colt como responsables de la fabricación de productos que transforman armas semiautomáticas en automáticas e incluye a distribuidores de Nevada y Utah, donde, de acuerdo con la investigación, Paddock adquirió el armamento y municiones con los que cometió el tiroteo.

“Habiendo creado las condiciones que hicieron inevitable un tiroteo masivo con un AR-15 modificado, los fabricantes demandados continuaron haciendo negocios como de costumbre”, alega la demanda de los padres de Parsons, de 31 años y originaria de Seattle.

Aunque los tribunales han rechazado este tipo de demandas contra fabricantes citando una ley federal que los blinda de asumir responsabilidades por crímenes cometidos con sus productos, esta querella asegura que las empresas no solamente sabían lo que se hace con sus armas sino que promueven el convertirlas en automáticas.

Adicionalmente, argumentan, se asociaron con un fabricante de productos especializados que modificaba un rifle AR-15.

En junio pasado, Nevada promulgó una ley que prohíbe los dispositivos que convierte en automáticos los fusiles semiautomáticos, tal y como hizo Paddock, que abrió fuego desde su habitación del hotel Mandalay Bay sobre una multitud de más de 22.000 personas que asistía a un festival de country.

Además de las 58 víctimas mortales, resultaron heridas más de 850 personas en este tiroteo del que el FBI ha sido incapaz hasta ahora de descubrir su causa.

La acción legal iniciada por la familia Parsons no es la primera relacionada con el tiroteo de Las Vegas y hasta el momento se han interpuesto más de doce, pero esta sí es la primera en contra de los fabricantes de armas.

Otras demandas van contra del promotor del concierto en el que se encontraban las víctimas en el momento de la matanza y en contra del MGM Resorts, compañía propietaria del Hotel y Casino Mandalay Bay desde donde se produjeron los disparos.