<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Pelosi se sale con la suya y Trump enfrenta otro juicio político

La Cámara de Representantes de EEUU obtiene la mayoría de votos necesarios para acusar a Trump

Pelosi se sale con la suya y Trump enfrenta otro juicio político

La Cámara de Representantes de EEUU aprobó este miércoles la apertura de un nuevo juicio político contra el presidente saliente, Donald Trump, en esta ocasión bajo la acusación de «incitación a la insurrección» tras el asalto de la semana pasada al Capitolio por parte de una turba de sus seguidores, que dejó cinco muertos.

Según periodistas que estaban en el el lugar de los hechos, la Cámara votó para acusar al presidente Trump, 232-197, con 10 representantes republicanos uniéndose al esfuerzo liderado por los demócratas esta vez.

El actual presidente es acusado de interferir en la transición pacífica del poder y de poner en peligro al gobierno e incitar a la insurrección en el Capitolio.

Cuatro personas murieron el miércoles 6 de enero y al menos 14 policías resultaron heridos durante el asalto al Capitolio de EEUU, aseguraron las autoridades locales, que informaron además de por lo menos 52 arrestos.

También puedes leer: El desarrollo de los casos del «Hombre Búfalo» y el «Roba Atril» parece escrito por Adam Sandler

«Sabemos que el presidente de EEUU incitó esta insurrección, esta rebelión armada contra nuestro país común. Debe irse. Es un peligro claro y presente para la nación que todos amamos», sostuvo Nancy Pelosi, la presidenta de la Cámara Baja, en el debate previo a la votación.

Nunca antes un presidente había sido enjuiciado dos veces durante su mandato, como ha sucedido con Trump.

Trump fue acusado previamente en diciembre de 2019 por dos cargos de abuso de poder y obstrucción del Congreso en un escándalo que tuvo que ver con Ucrania.

Ningún miembro republicano de la Cámara votó a favor de su juicio político entonces, y Trump fue absuelto rápidamente en el Senado liderado por el Partido Republicano. En el Senado, el único republicano que votó para acusar a Trump fue Mitt Romney, quien fue un crítico vocal.

Pero después de que Trump motivó a una multitud de sus partidarios a «luchar como el infierno» y marchar hacia el Capitolio de los Estados Unidos con legisladores adentro, casi una docena de republicanos apoyaron el esfuerzo para acusar a Trump por segunda vez, incluida la representante Liz Cheney, la número 3 del Partido Republicano en la Cámara.

Trump es el tercer presidente en la historia de Estados Unidos en ser acusado y el primero en ser acusado dos veces.

Su segundo juicio político sin precedentes llega con solo una semana restante de su mandato. Sin embargo, no es probable que comience un juicio en el Senado hasta que deje el cargo el 20 de enero.

El mandatario saliente criticó el nuevo juicio político en su contra como algo «absolutamente ridículo» y «una continuación de la mayor caza de brujas de la historia de la política».

No habrá un juicio justo

El Senado de Estados Unidos no puede llevar a cabo un juicio político «justo o serio» al presidente Donald Trump en los pocos días que restan antes de que deje el cargo, dijo Mitch McConnell, líder republicano este miércoles.

«De acuerdo con las reglas, procedimientos y los precedentes en el Senado que gobiernan el juicio político, simplemente no hay posibilidad de que un juicio justo o serio pueda terminar antes de que el presidente electo (Joe) Biden jure el cargo la próxima semana», dijo McConnell, el líder de la mayoría en el Senado en un comunicado.

Pero «incluso si el proceso comenzara esta semana y se moviera velozmente, no habrá un veredicto hasta que el presidente ya haya dejado el cargo», agregó McConnell, que advirtió que no llamará a sesión extraordinaria antes del 19 de enero, cuando está previsto que el Senado vuelva a sesionar.

 

Cómo cruzar entre Colombia y Venezuela por el Orinoco

Este es el testimonio de una mujer que emprendió el retorno a Venezuela por la "trocha fluvial" del Amazonas para reencontrarse con su hijo de ocho años el día de Navidad de 2020. Los puestos de frontera entre los dos países permanecen cerrados en prevención al coronavirus. Así, esta madre tuvo que armarse de valor para cruzar una zona selvática, rodeada de cientos de kilómetros de agua y donde el tránsito de personas también puede ser un negocio. Escribe Rocío Sulbarán/El Estímulo