<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Pueblos indígenas exigen a grupos armados salir de sus territorios

Durante los últimos años -y con la agudización de la crisis en Venezuela-, estas denuncias se han hecho recurrentes en los estados fronterizos con Colombia

Mediante un comunicado, los indígenas de la etnia Wötjüja, en el municipio Autana, estado Amazonas, declaran que retomarán la defensa de sus territorios ancestrales contra grupos o personas armadas, presumiblemente de nacionalidad colombiana. Así lo aseguró la defensora del pueblo de Amazonas, Daniela Maldonado, de acuerdo con informaciones de Radio Fe y Alegría.

Los habitantes del pueblo Wötjüja habitan en las cercanías de los ríos Autana, Cuao, Sipapo, Guayapo y sectores del Orinoco medio.

Maldonado agregó que las actividades de defensa serán pacíficas, pero firmes y decididas.

La funcionaria explicó que, en específico, advierten a los comandantes de las organizaciones FARC y ELN, que no aceptan ninguna forma de violencia y ordenan el abandono inmediato y definitivo de sus territorios.

El documento, fechado el 2 de marzo de 2020, se entregó a instituciones como la Defensoría del Pueblo de Amazonas y a otras autoridades militares y civiles de la entidad, como el jefe de la Zona de Defensa Integral Amazonas y el fiscal superior del Ministerio Púbico de esa entidad.

Un sector desatendido

«Estamos cansados de que los gobiernos no atiendan nuestros problemas y necesidades; cansados de observar, en medio de la crisis que atraviesa nuestro país, que todos los días suban por nuestros ríos Sipapo y Autana grandes cargas de los tambores de combustibles y alimentos; de que nuestras familias no puedan movilizarse”, continúa el comunicado.

A propósito de esta situación, Maldonado precisó que los pueblos originarios consideran como dañina la presencia de grupos irregulares, lo mismo que de personas ajenas a su pueblo en sus territorios ancestrales.

Estos “grupos armados” no solamente ejecutan las prácticas mencionadas en el comunicado, sino que además practican el extractivismo y otros tipos de minería ilegal de recursos como el oro y el coltán.

Maldonado añadió que los indígenas exigen que sus hijos y jóvenes no sean reclutados por estos grupos armados.

En los últimos años -y con la agudización de la crisis venezolana-, estas denuncias se han hecho recurrentes en los estados fronterizos con Colombia.

Siete años de lucha

Los integrantes del pueblo indígena wötjüja, que morta en los municipios del sur del estado Amazonas, emprendieron esta lucha en 2013.

Maldonado aseguró que los miembros de estas comunidades mantuvieron diálogos con estos grupos armados, pero estos siguen sin salir de sus territorios.

Los indígenas denuncian además que la presencia, permanencia y circulación de estos grupos armados es pública y notoria.

«En los puertos de nuestro municipio, (operan) como comerciantes informales: Boca Sipapo, Morganito y en Samariapo; así como en la capital de nuestro municipio Autana», añade el documento.

FANB Amazonas

La defensora del pueblo advierte que las autoridades militares de la entidad están al tanto de la situación, porque reciben estos comunicados. Sin embargo, aseguran que sus respuestas y acciones de contención no se ven.

Radio Fe y Alegría recordó que en noviembre de 2019 se produjo un enfrentamiento entre un grupo de indígenas y estos agrupaciones armadas en el sector Alto Guayapo, donde lograron detener las maquinarias para la extracción de oro.

No quieren el Arco Minero

El gobierno que encabeza Nicolás Maduro promueve la explotación del Arco Minero en los estados Bolívar y Amazonas. Esta práctica es denunciada no solo por activistas de la ecología sino también por organizaciones de derechos humanos.

Sobre ello, Daniela Maldonado asevera que en toda Amazonas la minería es ilegal.

“No están de acuerdo con arcos mineros. Han levantado informes en los que señalan los daños a la parte ambiental. Han dicho lo que está mal. La contaminación, el uso de máquinas en los distintos sectores”.

“Tenemos que unirnos todos, porque si no cuidamos la Amazonía, vamos a tener un futuro incierto”, enfatizó Maldonado.