Publicidad

Tecnología

hipersónicos

Jets hipersónicos: ¿el futuro de la aviación?

Hace más de dos décadas que acabó el privilegio de volar en un Concorde, pero el anhelo por reducir los tiempos de viaje persiste y estamos a las puertas de una nueva realidad supersónica y también hipersónica

La tecnología cambió el negocio de los taxis

El uso de las aplicaciones informáticas ha dejado atrás en Caracas la práctica de los conductores que rodaban por las calles esperando que un pasajero extendiera el brazo para solicitar un traslado

drones

La guerra moderna: los drones cambiaron el viejo arte de matarnos

Los VANT o Vehículos Aéreos No Tripulados -UAV por sus siglas en inglés- generan una dinámica distinta en los conflictos bélicos y también en las labores de espionaje y contraataque. Es una tecnología que supera los alcances de eso que comúnmente conocemos como drones y que mutaron su perfil recreativo hacia otros asuntos más delicados

“Dismorfia de Snapchat”: la idea de belleza inalcanzable de redes sociales

Lo que comenzó como un juego para tener ojos más grandes y brillantes o parecernos a un gato, hoy se ha convertido en una verdadera revolución en el mundo de la belleza. Mujeres y hombres no solo usan filtros para cumplir con esos estándares impuestos por la redes sociales, sino que en la vida real quieren cumplir en el quirófano con este espejismo inalcanzable

videojuegos consolas

Las 5 consolas de videojuegos más extrañas

Algunas marcas pequeñas y otras más grandes han intentado colarse en el reino de los grandes del negocio de los videojuegos. Y en ese afán dieron rienda suelta a la imaginación. Quizás no sean todas las ideas locas que ha habido, pero sin duda este quinteto es de lo más raro que hay

nanotecnología

Nanotecnología fuera de control: no le temas a "la plaga gris"

Los humanos tememos al fin de la vida en la Tierra, al fin de los tiempos. Pero nuestras acciones y evolución parecen conducirnos hacia ese destino. ¿La nanotecnología es un riesgo? Hay quienes piensan que sí. No hay certezas, por supuesto, pero el miedo está ahí

Publicidad