Venezuela

La era Borges llega a la Asamblea en medio de fuertes enredos

Cuando faltan pocas horas para la elección de la nueva directiva de la Asamblea Nacional, el panorama en el parlamento venezolano es todavía confuso. Muchos reacomodos y muchas negociaciones de último minuto entre los partidos que integran la bancada opositora y también dentro de las organizaciones involucradas en el recambio.

Publicidad
Por Vladimir Villegas (@Vladivillegas) / Foto Dagne Cobo Buschbeck (@kayoyando)

Es seguro que Julio Borges va a ser postulado como candidato a la presidencia de la Asamblea, y para la segunda vicepresidencia Dennis Fernández, de Acción Democrática, si es que a último momento no se cuela por los palos Luis Aquiles Moreno. Pero es casi un hecho que la diputada cojedeña iría a esa posición, para sustituir a Simón Calzadilla.

Hasta ahora es un misterio qué va a pasar con la primera vicepresidencia de la Asamblea. En teoría le corresponde a Voluntad Popular y el nombre que hasta ahora se había asomado es el de Freddy Guevara. Pero aparecen varios detalles al respecto. Uno de ellos que para el partido de Leopoldo López es importante conservar la presidencia de la Comisión de Contraloría. Pero también tiene peso la opción de mantener la Secretaría de la Asamblea en manos de Roberto Marrero, uno de los abogados de López. Ello implicaría una negociación con La Causa R, partido al cual le corresponde la Secretaría, según el acuerdo del año pasado. Pero, aunque en Voluntad Popular lo niegan, también se comenta que Luis Florido, actual presidente de la Comisión de Política Exterior, aspiraría a la primera vicepresidencia . «Pero no hay conflicto con eso, este partido tiene un jefe que decide. Eso no nos enreda la vida», nos dijo uno de los dirigentes del partido naranja.

Otro escenario es la posibilidad de rotar o no la presidencia de las comisiones. Allí también hay una zona de roces entre Voluntad Popular y Un Nuevo Tiempo. Ya estos partidos han venido lanzándose misiles, sobre todo por el supuesto pacto entre la organización fundada por Manuel Rosales y le gobierno de Nicolás Maduro. Si Voluntad Popular asume la primera vicepresidencia y hay rotación en la Comisión de Política Exterior, Un Nuevo Tiempo buscará quedarse con la presidencia de la Comisión de Política Exterior. Y el diputado escogido para esa posición sería Timoteo Zambrano. Así pudimos confirmarlo con gente de Un Nuevo Tiempo y de la propia Voluntad Popular, que no pueden ver ni en pintura a Zambrano.

Estos son algunos de los elementos que configuran el actual cuadro para la conformación de la nueva directiva de la Asamblea. Eso está en pleno proceso de definición. Por eso se están dando reuniones para afinar los acuerdos al respecto.

Pero tampoco está claro todavía el movimiento de piezas por parte del oficialismo. Aunque en algunos partidos opositores no esperan sorpresas, otros no descartan que el gobierno busque impedir la instalación de la nueva directiva a través de alguna decisión del Tribunal Supremo de Justicia, e incluso con una importante movilización al frente de la Asamblea. Esta última opción podría obstaculizar por un día la instalación. Pero no podría impedir que los diputados se constituyan en sesión en cualquier otro lugar.

De acuerdo al Tribunal Supremo de Justicia, la Asamblea sigue en desacato, por la incorporación de los diputados del estado Amazonas, por lo cual no es de extrañar que se pronuncie desconociendo una nueva directiva. ¿ Qué pasará en ese caso? Lo mas probable es que continúe la pugna entre poderes. El estira y encoge entre el parlamento, por un lado, y el Ejecutivo y el Judicial, por el otro. Es decir, ninguna novedad . Salvo que el presidente Nicolás Maduro no irá a dar su mensaje anual ante la Asamblea. Bueno, ese es un escenario, tal vez el más probable. Pero la dinámica de la política permite abrir espacio a otras posibilidades. ¿Pese a todo lo que se ha dicho, está totalmente cerrado el espacio para un acuerdo político gobierno- oposición? En política no hay palabra definitiva. Ya lo hemos visto muchas veces.

Lo cierto es que el inicio del nuevo periodo parlamentario viene acompañado de otros acontecimientos,como por ejemplo los reacomodos en el propio seno de la Mesa de la Unidad Democrática, donde ya se viene definiendo una nueva estructura. Está también en veremos la permanencia de Jesús Torrealba al frente de la Secretaría Ejecutiva, pero tiene importantes puntos de apoyo para continuar, pese a los rumores que han puesto a correr factores de oposición extrema interesados en que la Mesa implosione.

Y, para añadir otro ingrediente a este cuadro, sigue rondando los rincones de la Asamblea el fantasma del «madurazo», un «fujimorazo» a la venezolana que sacaría de juego definitivamente al parlamento. Una opción que colocaría a la política de nuestro país ante un terreno de juego minado. No es altamente probable, pero es una carta que tiene sus adeptos en el gobierno. Como también toma alguna fuerza la idea de que no hay condiciones para la realización de elecciones este año. Una tesis puesta en la calle por el partido Patria para Todos, organización que no deja de quejarse por el maltrato de su hermano mayor, el Partido Socialista Unido de Venezuela, al cual seguramente le suena esa propuesta como una melodía muy agradable.

Este año 2017 promete cualquier cosa menos ser aburrido en el mundo de la política. La oposición trata de mantener su unidad en medio de la desconfianza y la pugnacidad que caracteriza las relaciones entre varios de sus componentes. La instalación de la Asamblea y la conformación de un cuadro directivo que sea satisfactorio para todos los integrantes del bloque opositor es apenas uno de sus retos. Es una dificultad menor con respecto a la reconstrucción de la unidad interna y de la confianza y cordialidad entre ellos. También frente al reto de trazar una estrategia política coherente, deslastrada del inmediatismo y de la posibilidad de que algunos de sus actores actúe por su cuenta y promueva acuerdos con el adversario.

El gobierno, entusiasmado por el hecho de que logró sortear el 2016 sin perder el poder y sin contarse en las elecciones de gobernadores, seguirá en la línea de acorralar a la oposición y provocar que se hunda en sus propias contradicciones. El optimismo le da oxígeno al chavismo gobernante. ¿La situación económica, el empobrecimiento de la población y las perspectivas de una elevación de la conflictividad social le permitirán salir liso en el 2017 como ocurrió el año pasado? No se pierdan los próximos capítulos …

Publicidad
Publicidad