Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Nervis Villalobos, el hombre de la fortuna “eléctrica” en Andorra

Nervis Villalobos

A Nervis Villalobos se le atribuye el despilfarro de millones de dólares en obras inconclusas y otras no ejecutadas durante el mandato del expresidente Hugo Chávez. Una vez “fuera” de la cúpula del Ejecutivo, el exministro de Energía Eléctrica cosechó una red de corrupción en la que abrazó más de 27 millones de dólares en paraísos fiscales

Lejos de los expertos, son pocos los que recuerdan el nombre de Nervis Villabolos. Quizá porque han pasado doce años desde que se alejó de la arena política, espacio en donde -luego del golpe de 2002- juró lealtad a Hugo Chávez; o tal vez porque seis años no bastaron para hacer algo que quedara grabado en la psique del venezolano, como la culminación de un proyecto prometido, o porque simplemente supo cómo pasar desapercibido, aunque fue regañado durante un Aló Presidente.

Lo cierto es que Nervis Gerardo Villalobos Cárdenas no es cualquier venezolano, y mucho menos está cerca de ser un ciudadano ‘común’. El especialista en Energía Eléctrica protagoniza un largo episodio de corrupción que lo ha llevado a encabezar titulares de medios locales e internacionales.

Nerviscita7Y, aunque sus acciones tomaron por sorpresa a algunos, hay quienes afirman que la conducta de este ingeniero era de esperarse. Así lo considera el exviceministro de Energía y Minas Víctor Poleo, quien lo describe como un experto en “láminas de power point”, pues a su juicio Villalobos nunca tuvo talento ni ética, solo astucia para insertarse con habilidad dentro del sistema.

Nervis Gerardo Villalobos Cárdenas expone en sus redes sociales y su página web atractivos títulos: Ingeniero eléctrico egresado de la Universidad del Zulia en 1990 con una especialización en el área de Planificación de Sistemas Eléctricos de la Universidad de Chicago en 1993, y una especialización en Planificación Energética Integrada en la Agencia Internacional de Energía de París, Francia en 1997; siendo ambas preparaciones un proceso de formación que le financió la empresa Energía Eléctrica de Venezuela (Enelven), una de las compañías más longevas y eficientes del sector eléctrico, donde Villalobos comenzó su desarrollo profesional.

Un exgerente de la empresa, que prefirió mantener su nombre bajo anonimato, explica a Clímax que Nervis comenzó a laborar en las instalaciones de Enelven en la década de los noventa, y en principio se desempeñó en el área de Despacho de Cargas, un espacio técnico donde se evaluaban los sistemas de transmisión.

Amistades peligrosas

Más tarde, “Nervis pasó al departamento de planificación. Ahí hacía los estudios de la demanda, la planificación del sistema. Como estaba bien preparado, se destacó y fue completamente normal su desempeño”, alega el exgerente. De esta manera, Villalobos comenzó a viajar a Caracas como uno de los delegados que la empresa enviaba a los grupos de trabajo con la Oficina de Operación de Sistemas Interconectados (Opsis).

El ingeniero y exdirector de la Opsis Miguel Lara Guarenas recuerda haber coincidido con Villalobos en múltiples reuniones. Desde lo poco que lo conocía, al director nunca le dio mala espina; por el contrario, agrega que siempre lo observó “como un ingeniero más, técnico y profesional”.

Llegado el año 1999, cuando los expertos en energía eléctrica discutían la elaboración de Ley del Servicio Eléctrico, las empresas que integraban el sector, interesadas en prestar todo el apoyo posible, contribuyeron con el talento humano capacitado que disponían. Fue entonces cuando el jefe de Nervis Villalobos lo ofrece al exviceministro de Energía y Minas Víctor Poleo. “Me dijo que tenía a un ingeniero que era bastante hábil en producir láminas de power point. Fue audaz, se fue metiendo y capturando espacios”, explica Poleo.

Con la llegada de José Luis Pacheco al viceministerio, un militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) y del Movimiento Marxista Leninista de Venezuela (MMLV), Víctor Poleo es destituido. Corría el año 2000 y Pacheco, entonces viceministro de Planificación, asumió ese despacho. “Este ingeniero no era ingeniero electricista, era civil. No sabía nada”, explica el exfuncionario de Enelven.

Nerviscita6A las reuniones que el ministerio programaba, Enelven continuó enviando a Villalobos, pues ya tenía experiencia en encuentros con la Opsis, que lo ayudó a “destacarse porque estaba bien preparado”. Así, “Nervis comenzó a participar y empezó a ganarse la confianza de Pacheco”, dice el exgerente consultado por Clímax. El nuevo viceministro se empezó a apoyar en Nervis, al punto de solicitar a Enelven que se lo mandara para que fuese su acompañante a la hora de hacer presentaciones en el Gobierno.

“Llegó el momento que pidió a Enelven que se le asignara a tiempo completo a Nervis para que trabajara con él en comisión de servicio. Nervis pasó al Ministerio. Ahí se convirtió en una persona muy importante”, alega el exfuncionario que considera que fue entonces cuando le “empezó a nacer el gusanito de la corrupción”.

Villalobos Cárdenas caló en la entidad gubernamental. Fue secretario de una comisión nombrada por Hugo Chávez para atender el déficit eléctrico que OPSIS advertía y, en 2002, tras un “conflicto que hubo con José Luis Pacheco”, fue nombrado viceministro de Energía y Minas, sustituyéndolo. “No sabía que tenía inclinaciones políticas. Para mí fue una sorpresa cuando apareció en el ministerio”, recuerda Miguel Lara Guarenas.

Pero desde que Nervis tuvo poder sobre la administración de fondos, las irregularidades surgieron. Lara Guarenas recuerda que las empresas eléctricas le asignaron un presupuesto a Villalobos para que desarrollara una campaña de concientización ante la crisis eléctrica que se acercaba. El proyecto nunca se llevó a cabo y el dinero desapareció. “Fueron como 11 mil millones para que hiciera una campaña de cómo ahorrar la energía, minimizar el uso de Guri. No salió ningún jingle y el dinero tampoco”. “Una vez que yo supe esto, ya sabía que estaba en otros pasos”, manifiesta Lara Guarenas.

Nerviscita5

Más tarde, en 2003, luego de la recolección de firmas para el referendo revocatorio contra el entonces presidente Hugo Chávez, Nervis Villalobos fue uno de los responsables en aplicar la famosa lista Tascón. “Despidieron a los mejores ingenieros que tuvimos en Enelven. Él personalmente dirigió el despido, y mi me pidió la renuncia; yo por supuesto no la acepté. Me jubilé en 2004”, recuerda el exgerente de Enelven.

Ese mismo año, Villalobos llegó a la presidencia de la Compañía Anónima de Administración y Fomento Eléctrico (Cadafe), un cargo al que pudo acceder por un cambio en los estatutos de la empresa, debido a que era incorrecto ejercer ambos oficios a la vez. Su gestión allí es imagen de presupuestos millonarios y proyectos inconclusos. Durante su presidencia, la estatal administró 643 millones de dólares que serían invertidos en 223 proyectos de transmisión (líneas y sub-estaciones). No obstante, tan solo 155 millones de dólares fueron invertidos en proyectos ejecutados.

La construcción de la Central Hidroeléctrica Fabricio Ojeda, conocida como La Vueltosa, en el estado Táchira, es muestra de aquel despilfarro. El 11 de mayo de 2003, Villalobos, como miembro directivo de Cadafe, autorizó al consorcio franco brasilero Alstom Power Hidro para la contratación, cuyo acuerdo establecía que la central estaría lista en un plazo de 37 meses contados a partir de la firma del acta de inicio, “por un monto de USD 160.463.000,00, distribuidos de la siguiente forma: componente nacional, 35% equivalentes a Bs. 77.152.616.187,50, a la tasa de cambio referencia de 1.373,75 bolívares por dólar; componente importado, 65% equivalente a USD 104.300.950,00”, reseña la periodista Maibort Petit.

la vueltosa 1

No obstante, la ejecución de la obra se dilató pues un 80% del financiamiento corría por cuenta del Ministerio de Finanzas con el Banco de Desarrollo de Brasil (Bndes), acuerdo que tomó más tiempo del esperado. De esta manera, los 37 meses no se cumplieron. El 22 de septiembre de 2004 se suscribió el Acta de Inicio para la construcción de la Central Hidroeléctrica “Fabricio Ojeda” y sus obras asociadas que ejecutaría Alstom Power Hidro (CAPHI). De acuerdo al contrato N° 2003-0078-6100. Cadafe pidió una prórroga para conseguir el dinero del financiamiento que correspondía a Venezuela.

El retardo de la ejecución de la obra le valió a Villalobos un escarnio público por parte del expresidente Hugo Chávez durante un Aló Presidente. Finalmente, La Vueltosa comenzó a operar una década más tarde, e inconclusa, en 2013. Aún en 2018 no trabaja a total capacidad.

Según el portal Antilavadodedinero.com, en 2008 la policía suiza allanó las oficinas de esta empresa y procedió a realizar varios arrestos por señalamientos de corrupción y lavado de dinero. “En 2007, Alstom fue acusada de pagar a funcionarios del Ministerio de Energía y la estatal Cadafe millones de dólares en sobornos para ‘ganar’ el contrato de La Vueltosa”, dice la reseña.

Víctor Poleo explica que la Contraloría General de la República presentó un informe en 2005 ante la Asamblea Nacional con irregularidades de la gestión de Nervis Villalobos. Sin embargo, el caso no tuvo seguimiento pues “estábamos en 2005, se renovaba el Parlamento y la oposición no participó. Ese informe no fue procesado y Nervis Villalobos se salvó”. En 2007, el diputado Luis Tascón insistió en denunciar irregularidades, pero nada pasó.

Las huellas que dejó en Pdvsa

Tras su destitución como viceministro de Energía y Minas, Villalobos se desempeñó como “Asesor internacional independiente en materia energética” entre los años 2006-2015. No obstante, Víctor Poleo asegura que una vez fuera del Ministerio de Energía y de Cadafe, Rafael Ramírez lo contrata en Pdvsa como “encargado de negocios eléctricos”, un cargo en el que fungió como gestor en la compra de plantas “que no sirven”.

Las investigaciones que Estados Unidos y España han llevado a cabo develan que Nervis Villalobos, durante su estancia en la estatal petrolera, cobró comisiones millonarias y sobornos por conseguirle a empresas extranjeras licitaciones y contratos con la petrolera venezolana; dinero que más tarde sería blanqueado en una cuenta en el Principado de Andorra.

Nerviscita4En 2008 la compañía española Duro Felguera, empresa especializada en la ejecución de proyectos para los sectores energético, industrial y de Oil & Gas, asignó al ingeniero venezolano “pagos de consultoría” para conseguir un contrato con la Corporación Eléctrica Nacional que les permitiera construir la central de ciclo combinado Termocentro, que abastecería de energía a Caracas.

Duro Felguera se adjudicó en el año 2009 una contratación de 1.500 millones de euros en Venezuela. Según las autoridades españolas, Duro Felguera pagó desde 2008 a 2013 un total de 105,6 millones de dólares a Nervis Villalobos, quien ha declarado que estos pagos se debían a su contratación como consultor.

La investigación por parte de la Unidad de Investigaciones del Departamento de Seguridad de los Estados Unidos, la agencia antidroga DEA, el Departamento de Policía de Englewood (Nueva Jersey), y la Fuerza de Tarea para la Aplicación de la Seguridad en la Frontera de los EEUU, también develó que por medio de una empresa llamada Kingsway LDA, a nombre de Nervis Villalobos, el expresidente de Cadafe con ayuda de Luis Díaz Jr. y Luis Javier Díaz, dos empresarios cubano-americanos, pudo lavar más de 100 millones de dólares provenientes de las contrataciones y sobornos en Pdvsa entre 2010 hasta 2016. Villalobos Cárdenas recibió de la empresa de Luis Díaz Jr. y Luis Javier Díaz 17 millones 885 mil 25,30 dólares.

Captura de pantalla 2017-11-16 a la(s) 7.26.45 AM

En 2013, Otto Reich, exembajador de EEUU en Venezuela, denunció que Nervis Villalobos había sido intermediario en sobornos “para que el grupo estadounidense Derwick se adjudicara en 2009 proyectos energéticos en Venezuela”.

Asimismo, la compañía energética vasca Elecnor también figura entre las empresas que presuntamente pagaron “comisiones” a Villalobos. Tanto Villalobos como Elecnor han negado las acusaciones; sin embargo, la causa que instruye una jueza de Andorra posee un sinfín de documentos que vinculan al exviceministro venezolano con esa compañía. Las autoridades andorranas señalan que Villalobos firmó un acuerdo con Elecnor con el cual la empresa se comprometía a pagar “4,5% del contrato firmado entre Elecnor y Electricidad de Caracas para la construcción de la planta de Ciclo Combinado Juan Manuel Valdez en Güiria, en el Estado de Sucre”, entre los años 2010-2012.

Nerviscita3Para facturar sus “servicios” a Elecnor, Villalobos “utilizó un alambicado esquema de ocultación. Su sociedad de Belice Megana International, con cuenta en la BPA, firmó en febrero de 2010 un acuerdo con Merol Ganem Development Ltd, otra de sus compañías de Belice, para que esta última actuara de fiduciaria de la primera y “por cuenta” de la citada UTE, según el auto”, detalló el diario El País de España.

Villalobos también poseía cuentas en Estados Unidos, Madrid y Suiza en los bancos Davos Bank, Credit Suisse, BNP Paribas y Compagnie Bancaire Helvétique SA. “En Enelven siempre tuvimos transparencia de los procesos. Nervis Villalobos es una vergüenza para nosotros”, sentencia el exfuncionario de la Energía Eléctrica de Venezuela.

Una privativa de libertad no tan fugaz

Aunque las investigaciones datan desde años antes, en 2015 el diario El Mundo de España expuso el nombre de Nervis Villalobos en una larga lista de “jerarcas del chavismo” que poseían cuentas millonarias en dólares en el Banco de Madrid y la Banca Privada de Andorra. Así, comenzaron a encenderse las alertas sobre el entramado de corrupción detrás de las contrataciones de Pdvsa. En julio de 2017, Villalobos volvió a ser noticia cuando la Fiscalía de Portugal lo vinculó con presuntas operaciones de lavado de dinero, pero a través del Banco Espirito Santo.

Pero no fue sino hasta el 26 de octubre de 2017 cuando Nervis Villalobos se despidió de su libertad. Funcionarios de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil española, mediante una petición formal de fiscales federales de Estados Unidos, arrestaron a Villalobos en Madrid por blanqueo de capitales y corrupción.

Las autoridades estadounidenses aseguran que Nervis fue autorizado como firmante en una cuenta en Suiza a la que se transfirieron más de 27 millones de dólares por parte de otros representantes de organismos públicos venezolanos; dinero que se sospecha fue obtenido mediante sobornos de concesiones en la construcción de plantas de energía en Venezuela.

El Estado venezolano ha dicho poco sobre el caso.

En 2015, tras la investigación publicada en el diario El Mundo de España, el Ministerio Público comandado por Luisa Ortega Díaz acusó a Nervis Villalobos y arrojó una medida de prisión preventiva en abril de aquel año. Sin embargo, el Tribunal Supremo de Justicia (TJS) decretó la “nulidad absoluta” de la orden de privación de libertad y del caso.

Nerviscita2Los fiscales encargados apelaron la decisión y se interpuso un amparo constitucional nuevamente ante el TSJ para lograr el arresto de Villalobos, pero “tres días después se desistió de la medida y el caso se archivó de manera definitiva”, afirmó durante una entrevista la fiscal Luisa Ortega Díaz, destituida irregularmente por la asamblea constituyente.

La exfuncionaria denunció también que “mucha información de la que solicitamos llegó a la Cancillería, pero nunca fue enviada al Ministerio Público para procesarla. Igualmente supimos que muchas solicitudes que hicimos a través de la Cancillería llegaron a Venezuela, pero la información nunca fue remitida a la Fiscalía”.

En diciembre de 2017, dos meses después de la captura de Villalobos en Madrid, Tarek William Saab, recién nombrado como fiscal general de la República por la constituyente, acusó en rueda de prensa al exviceministro de haber causado un gran daño a la nación mediante el uso de “fondos del Estado”.

Saab también reveló que el expresidente de Cadafe está vinculado con 13 empresas fantasmas que recibieron entre octubre de 2011 y octubre de 2012 la cantidad de 196 millones 918 mil 224 euros. Además, alegó que mediante una de estas empresas creada en Panamá, Lomond Overeas S.A., “Villalobos cobró 10 millones de dólares de comisión por esta venta que se hizo por un monto total de 201 millones 500 mil dólares”.

El fiscal impuesto por la ANC aseguró que solicitaría a España la extradición del exviceministro, a quien se le juzgaría por legitimización de capitales, asociación para delinquir y corrupción impropia. Hasta ahora se desconoce si fue llevada a cabo tal diligencia. Villalobos no está en Venezuela.

Por su parte, el diputado a la Asamblea Nacional y presidente de la Comisión Mixta para el Estudio de la Crisis Eléctrica en el País, Jorge Millán, asegura a Clímax que luego de una evaluación sobre la crisis eléctrica que atraviesa el país, la Asamblea Nacional emitió un informe donde se hallan “responsabilidades políticas para todos los funcionarios que estuvieron involucrados en la gestión de corrupción”, y Nervis Villalobos posee “una sanción política donde además se solicitan las acciones penales” correspondientes.

Nerviscita1El diputado, consciente de que las autoridades internacionales “están ocupadas en el caso”, espera que pronto en Venezuela se lleve a cabo un proceso de justicia que lo condene definitivamente.

Nervis Gerardo Villalobos Cárdenas fue liberado el pasado 14 de septiembre del año en curso, en Madrid. El juez español alegó que “en el presente momento no se ve con suficiente claridad” las acusaciones de blanqueo de dinero mediante transferencias de casi siete millones de dólares que hizo entre octubre de 2011 y junio de 2012 a la sucursal en Lisboa del Banco Madrid; razón por la que duda que el procedimiento “pueda desembocar en una condena penal”.

Ello es independiente de las investigaciones que pesan sobre Villalobos en la Audiencia Nacional española por “cohecho internacional”, por la que se encuentra en libertad provisional, y otra por blanqueo en Estados Unidos, país al que ha accedido ser extraditado pero cuya entrega no se podrá hacer efectiva mientras tenga causas pendientes en España.

Pero el exviceministro lejos de saldar sus deudas con la justicia, las acumula.

La mañana del miércoles 17 de octubre, Nervis Villalobos fue nuevamente detenido por la Brigada Central de Investigación de Blanqueo de Capitales y Anticorrupción de la Policía Nacional de España. En esta oportunidad se debe a que por medio de una operación denominada Carabela -coordinada por la Fiscalía Especial Contra la Corrupción y la Criminalidad Organizada, bajo la dirección del Juzgado de Instrucción Nº 41 de Madrid, con apoyo del Departamento de Seguridad Nacional de EEUU y la Sección de Análisis Financiero de la Unidad Central de Inteligencia- las autoridades detectaron “una serie de transferencias realizadas desde el extranjero por un consultor portugués, Hugo Gois”, explica El Confidencial de España.

Las transferencias tenían como destino las cuentas bancarias de una lista de personas vinculadas a “expolíticos de Venezuela, así como a los directivos de una sociedad de gestión de patrimonios que operaba en España, Columbus One”.

Hugo Gois fue declarado fugitivo y acusado por la justicia estadounidense de colaborar con la red de corrupción que se desarrolló a través de contrataciones y sobornos con Pdvsa, en las que Villalobos participó y por medio de las cuales se blanquearon hasta 1.200 millones de dólares.

Asimismo,  las autoridades españolas lograron determinar que la empresa Columbus One “proveía de servicios de blanqueo de capitales a políticos venezolanos y directivos” de la estatal petrolera venezolana, y ayudaban a ocultar sus ganancias “mediante la inversión de los fondos en activos inmobiliarios situados en España”, por medio de una estructura de sociedades en Suiza, Malta e Italia.

Las autoridades han ordenado el embargo preventivo de más de 130 inmuebles, entre los que destacan un hotel, dos edificios residenciales, una lujosa urbanización con más de 40 villas en Marbella y una decena de inmuebles localizados en el barrio de Salamanca. El valor de dichas propiedades suma un estimado de  72 millones de euros. Aunado a ello, se ordenó el bloqueo de más de 50 cuentas bancarias “titularizadas por los miembros de la organización criminal”.