Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

FMI prevé mayor desastre en Venezuela con inflación de 1.642% en 2017

Colas Escasez Vargas Anciana
12/04/2016
|
FOTO: ARCHIVO | ANDREA HERNÁNDEZ

El Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé que el auge de los precios en Venezuela siga su marcha indetenible en los próximos meses, hasta acumular  una inflación promedio de 481% este año y dispararse hasta 1.642% en 2017, lo que significa que en dos años el costo de la vida se multiplicará más de 21 veces.

Las cifras pertenecen  al informe de Perspectivas de la Economía Mundial, divulgadas por el FMI este martes en Washington y que ratifica que Venezuela es una de las peores economías en todo el mundo, al menos en cuanto a resultados medibles.

La economía de Venezuela seguirá lo que resta de 2016 sumida “en una profunda recesión” y se contraerá 8% este año, tras el 5,7% registrado en 2015, aunque en 2017 la recesión se reducirá a 4,5%, señala el informe.

En enero pasado el organismo multilateral del que forma parte Venezuela había previsto un aumento de los precios del 720% en 2016, pero ahora lo ha ajustado a la baja – al igual que a muchos de los países de la región- aunque elevó el número esperado para 2017 y más allá.

“Según lo proyectado, Venezuela seguirá sufriendo una profunda recesión en 2016 , en medio de la incertidumbre política en un momento en que los nuevos retrocesos del precio del petróleo han recrudecido los desequilibrios y las presiones macroeconómicas, incluida una tasa de inflación promedio que rozaría 500% en 2016″, explica el documento.

La inflación documentada para 2015 fue de 121,7%.

Los expertos del FMI también calculan que el desempleo abierto irá en ascenso, desde 7,4% en 2015 hasta 17,4% en 2016 y 20,7% en 2017.

En general, señala el documento, la economía de Latinoamérica y el Caribe se contraerá 0,5% este año, por lo que Venezuela está muy por encima del promedio regional.

La región está dividida, con el norte beneficiándose de la coyuntura y el sur sufriéndola en mayor o menor medida, pues la economía de estas naciones depende fundamentalmente de las exportaciones de materias primas y producto básicos cuyos precios mundiales de han desplomado.

El informe “Perspectivas Económicas Globales” fue divulgado horas antes del inicio de la reunión conjunta del FMI y el Banco Mundial (BM) en la capital de Estados Unidos, que reúne durante esta semana a los líderes económicos de los 188 países miembros de ambas instituciones.

El FMI dice que, aunque por segundo año consecutivo el PIB de Latinoamérica y el Caribe se contraerá en 2016 (en 2015 la caída fue de 0,1%), en 2017 el crecimiento volverá al conjunto de la región con una expansión de 1,5% de la economía.

Pero en 2016 la caída de los precios de las materias primas y el petróleo dividirá la región en dos.

Aunque el comportamiento de la zona fue, en términos generales, “el esperado por las previsiones”, el FMI señala en su informe que la contracción en Brasil “fue más profunda de lo esperado”.

Por ello, el informe reconoce que “hay sustanciales diferencias entre regiones y países”, con Suramérica “muy afectada” por la caída de los precios de las materias primas, mientras que México, Centroamérica y el Caribe se están beneficiando de la recuperación de Estados Unidos y de los bajos precios del petróleo.

En este contexto, el FMI prevé que México siga creciendo “a un ritmo moderado” de 2,4% este año y de 2,6% en 2017, gracias a la “robusta economía de Estados Unidos” y, también, a una “saludable demanda privada doméstica”.

A más largo plazo, para 2021, el FMI predice un crecimiento económico para México de 3,1%.

En Centroamérica, Guatemala crecerá 4% este año y 3,9% en 2017; El Salvador, 2,5% y 2,6%, respectivamente; Honduras, 3,5% y 3,7%; Costa Rica, 4,2% en los dos años; y Panamá, 6,1% y 6,4%.

En el Caribe, el crecimiento de la República Dominicana en 2016 será de 5,4% y en 2017 de 4,5%; y Haití registrará tasas de 2,3% y 3,3%, respectivamente.

La otra cara de la moneda es Suramérica, donde la caída del precio de las materias primas y la crisis en Brasil, “más profunda de lo esperado”, están arrastrando las cifras a terrenos negativos.

En 2016, Brasil va a encadenar un segundo año de contracción de 3,8% de su producto interior bruto (PIB), la misma cifra que en 2015. Y en 2017 el crecimiento será nulo. A más lago plazo, en 2021, el FMI prevé que el crecimiento vuelva a 2%.

Además, “las incertidumbres domésticas siguen restringiendo la capacidad del Gobierno para formular y ejecutar políticas” en el gigante sudamericano, añade el informe.

Con esto, el empleo y los ingresos reales van a sufrir en Brasil.

Pero el FMI también indica que, una vez que se consuman las principales sacudidas de 2015 y 2016, “y ayudado por una divisa débil, se proyecta que el crecimiento vuelva a ser positivo en 2017″ aunque la producción se mantenga a los niveles del año anterior.

Entre los exportadores de petróleo suramericanos, Colombia crecerá este año 2,5%, seis décimas menos que el ejercicio pasado, para recuperar el ritmo en 2017 con 3%.

Y Ecuador se contraerá 4,5% y 4,3%, respectivamente, en 2016 y 2017.

En Argentina, las medidas en marcha “para corregir desequilibrios macroeconómicos y distorsiones microeconómicas han mejorado las perspectivas de crecimiento en el medio plazo, pero es probable que el ajuste genere una suave recesión en 2016″.

Argentina, según el FMI, se contraerá 1% este año, pero en 2017 crecerá 2,8%.

En la vecina Chile, el crecimiento será de 1,5% en 2016 y de 2,1% en 2017.

Las perspectivas del país están constreñidas por “el precio del cobre y condiciones financieras más ceñidas”.

En Perú, donde el crecimiento alcanzará 3,7% este año y 4,1% en 2017, el FMI atribuye el crédito de estos resultados a la “más fuerte actividad del sector de recursos”.

(Con información de Agencia EFE)

error: