<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

¿A cuántas familias llegó la caja CLAP en 2019?

Desde sus inicios, en 2016, el peso de la caja CLAP era de 19 kilogramos (kg); sin embargo, este aspecto se vino a menos gradualmente, promediando 10 kg en diciembre de 2019. La falta de aceite, mantequilla y mayonesa, entre otros, se hizo sentir con el paso del tiempo

El gobierno de Nicolás Maduro encontró en los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) un mecanismo de control sobre millones de venezolanos. La dependencia sobre el Estado solo fortalece a la maquinaria chavista, en una relación de una sola vía, pues el sistema de distribución no llega a todas las familias del país y sus beneficios a la salud son cada vez menores.

En su informe sobre la disposición de alimentos en Venezuela, Edison Arciniegas, director de la ONG Ciudadanía en Acción, ofreció detalles de la distribución de las cajas en el país. Según los estudios de la organización, un promedio de 4.657.906 familias al mes fueron parte del suministro.

El experto especificó que desde sus inicios, en 2016, el peso de esta era de 19 kilogramos (kg); sin embargo, este aspecto se vino a menos gradualmente, promediando 10 kg en diciembre de 2019. La falta de aceite, mantequilla y mayonesa, entre otros, se hizo sentir con el paso del tiempo.

En diciembre, por ejemplo, el chavismo repartió piezas de pernil a 4.898.000 familias. El peso promedio de cada elemento fue de 2,92 kg.

Selectivo

Caracas es la fachada del gobierno de Maduro. La atención que presta el chavismo sobre la capital no suele ser el mismo que en interior y eso, según denunció Arciniegas, se notó en la distribución de cajas el año pasado.

Según sus datos, el 48,6% de las familias venezolanas, traducidas en 2.984.000, recibieron los alimentos repartidos por el Estado. Del porcentaje presentado, solo el 32,9% pertenecía a las parroquias tipo 3 y 4, o lo que es igual, las que se encuentran en mayor necesidad.

Venezuela, un país en grave crisis motivado a los desaciertos políticos del fallecido Hugo Chávez y Nicolás Maduro, presenta una de las mayores tasas de malnutrición en el planeta. De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), 6,8 millones de personas pasan hambre, número en crecimiento en los últimos años.

Para paliar la situación, Arciniegas comentó que deben ser entregadas al mes al menos tres cajas por familia.

Dieta limitada

A diferencia del pasado, la ingesta de alimentos en Venezuela no encuentra el equilibrio de otrora. En un lapso comprendido entre los años 1999 y 2014, el venezolano consumía en promedio 36,74 kg de alimentos, con cereales, frutas y carnes superando los 5 kg en un espacio de 30 días.

Pero el presente es diferente.

En su presentación, Arciniegas aseguró que en diciembre de 2019 la ingesta se calculó en 21,69 kg, 15,04 kg menos que en el mencionado periodo. Pero su distribución es aún más alarmante, pues casi la mitad de la ingesta (49%) era de cereales. La carne y pollo bajó drásticamente a un 8,9%.

Visto desde un punto de vista macro, el déficit de consumo en el país se tasó en 62,64% cuando se compara el lapso 1999-2014 con el 2019. En números, la disposición alimentaria se calculó en 4.559.514 toneladas de alimentos consumidos el pasado año, mucho menos que los más de 12.000.000 de toneladas en los 15 años previos.

Crecimiento poco alentador

Aunque el consumo de alimentos creció en el último trimestre de 2019, la situación es crítica en Venezuela. El sistema, afirmó Arciniegas, entró en estabilización, pero el mismo se encuentra en una fase precaria.

Sobre la disposición de los mercados, señaló que de las 4.500.000 toneladas de alimentos consumidos, el sector privado suministró 3.700.000 toneladas, mientras que el Estado, a través del CLAP y otros mecanismos, solo aportó 800.000 toneladas.

El chavismo convierte en victoria a su mayor fracaso

Esta destrucción de la industria petrolera venezolana, que a fines del siglo pasado estaba entre las principales del mundo, es el mayor fracaso del chavismo. Sin embargo, como es habitual, se responde endosándole la responsabilidad a otros y envolviendo todo en la acostumbrada “narrativa revolucionaria”

Monólogo del resentido social venezolano

En este ejercicio Sifrizuela se pone las máscaras, los zapatos, las pieles del resentido. Un viaje por la rabia y los prejuicios, por la destrucción de un país, por el daño social y los miedos. Y asusta