Argenis Chávez renuncia a gobernar Barinas y Superlano desnuda divisiones

La orden del Tribunal Supremo de justicia de desconocer resultados de la elección de gobernador en Barinas deja en entredicho el poder de Nicolás Maduro para conceder indultos y el del Consejo Nacional Electoral para regir elecciones. El poder regional del clan Chávez también salió mal parado con la derrota ante Freddy Superlano.

Argenis Chávez renuncia a gobernar Barinas y Superlano desnuda divisiones

La poco exitosa carrera de Argenis Chávez, uno de los más conocidos miembros de la «familia real» vernácula que gobierna el estado llanero de Barinas desde hace dos décadas, quedó hoy golpeada por la realidad: sale del juego por la gobernación tras la evidente derrota no reconocida por el régimen chavista.

«Para facilitar todo ese proceso desde hoy 30 de noviembre hasta el 12 de enero cuando se deben realizar en todos los 12 municipios del estado elecciones para elegir gobernador, he decidido separarme del cargo a partir del día de hoy. Voy a presentar mi renuncia la órgano competente que es el Consejo Regional Legislativo», dijo Chávez en una rueda de prensa.

Recalcó que respeta los resultados presentados por el Consejo Nacional Electoral (CNE) y también la decisión de la Sala Electoral de Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), que canceló estos comicios y ordenó repetirlos.

Esta última posición luce un tanto salomónica y ambigua de su parte.

El CNE estaba dando por ganador de la elección de gobernador a Freddy Superlano, del partido Voluntad Popular (VP) el mismo de Leopoldo López y Juan Guaidó.

Cuando ya no era posible revertir ese resultado, y con 98% de las actas contabilizadas, el chavismo ordena detener la totalización y hacer nuevas elecciones el 9 de enero. No se sabe quienes serán los candidatos.

El TSJ argumenta que Superlano estaba inhabilitado. Pero lo cierto es que el CNE lo había aceptado como candidato a la gobernación de Barinas con sus plenos derechos. En todo caso, el opositor había sido indultado por Maduro en 2020, junto a otros 99 líderes de la disidencia acusados de desestabilizar el sistema.

Al estilo Jalisco, cuando no gana arrebata el chavismo.

El brazo del TSJ

Pero este Chávez perdedor no dijo discordar con los resultados presentados por el CNE, al contrario de lo que advirtió el capitán Diosdado Cabello. El todavía poderoso número dos del chavismo  dijo el domingo, una semana después de la elección, que simplemente el régimen no puede permitirse perder Barinas, el estado donde nació Hugo Chávez, el perpetrador de la llamada revolución bolivariana.

Por eso Cabello se disponía a impugnar los resultados. Pero no hizo falta, uso un atajo a través del TSJ, el brazo legalista del chavismo sobre el que Cabello ejerce mucho poder, especialmente desde finales de 2015.

Ese diciembre de 2015, cuando el chavismo perdió la mayoría absoluta de la Asamblea Nacional (Congreso) Cabello organizó apresuradamente el nombramiento de varios militantes del Partido Socialista Unido como magistrados del TSJ.

El tribunal a la postre arrebatarían las funciones del parlamento opositor.

Así, el TSJ le daría poderes absolutos y soberanos a Maduro a través de la Sala Constitucional y de una Asamblea Constituyente electa en 2017 de manera inconstitucional, y que nunca redactó ni un artículo de ninguna reforma a la Carta Magna.

Palabras son órdenes

Lo cierto es que la orden de Cabello se cumplió en menos 48 horas y el TSJ convocó a nuevas elecciones, pasando por encima del CNE el cual se supone es un poder autónomo dentro de la estructura del Estado venezolano.

«Las proyecciones consignadas por el CNE, dan un porcentaje de votos a favor del candidato Freddy Superlano, del 37,60% con respecto al 37,21 % de votos obtenidos por el candidato Argenis Chávez», dice la sentencia del TSJ. Argumenta que Superlano tiene «condición de inelegibilidad».

Perfil

El portal Poderopedia nos recuerda la trayectoria del sexto hijo del clan Chávez.

Impopular candidato a la reelección este  21 de noviembre de 2021, había sido electo el 15 de octubre de 2017.

En 2015, fue candidato por el Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) para el circuito 1 de su estado Barinas para las  elecciones parlamentarias del 6 de diciembre, pero perdió justamente contra Freddy Superlano.

Es Ingeniero Eléctrico, egresado de la Universidad de Los Andes (ULA) y directivo del Partido Socialista Unidos de Venezuela (Psuv). El 3 de noviembre de 2017, el gobierno canadiense dio a conocer que forma parte de la lista de 18 altos funcionarios venezolanos sancionados por este Estado, ya que “son responsables, o cómplices, de graves violaciones a los derechos humanos reconocidos internacionalmente, han cometido actos importantes de corrupción o han hecho ambas cosas”.

Argenis Chávez también es en parte responsable de la pavorosa crisis del sector eléctrico que sufre Venezuela desde hace décadas.

En mayo de 2011 fue nombrado comisionado nacional para los Procesos de Generación Eléctrica, en junio como viceministro de Desarrollo Energético, en septiembre como presidente de la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec), de acuerdo al decreto presidencial 8.448, publicado en la Gaceta Oficial Nro 39.751, y en diciembre, el entonces presidente Chávez, lo nombró como ministro de Energía Eléctrica, según el decreto presidencial Nro 8.659, publicado en la Gaceta Oficial Nro. 39.816, en sustitución de Alí Rodríguez Araque.

En un raro ejercicio de contrición, Argenis Chávez reconoció que la alta tasa de abstención en la elección en Barinas tuvo que ver «con la realidad del país», la falta de combustible, la deficiencia en servicios públicos y no poder construir viviendas como antes.

«La gestión tiene que ver con resultados electorales hoy y siempre», admitió al renunciar este martes.

Superlano reivindica el sufragio

Freddy Superlano no obstante dice que lo ocurrido en Barinas deja evidencias concretas.

Entre ellas mencionó «fracturas en la Fuerza Armada», una división entre los propios poderes, una pugnacidad interna entre la propia cúpula gobernante.

Dice que el chavismo está en una disyuntiva: si reconocían su derrota o se ponían ante el mundo «como lo que son después de arrebatarle la voluntad popular la pueblo de Barinas expresada en las urnas».

«En Barinas pudimos, pero hacen falta más y mejores condiciones. Nuestra lucha tiene que seguir siendo para eso en los próximos días», dijo sobre su estrategia de acudir a instancias internacionales a denunciar el fraude.

«Hoy a todas luces nosostros estamos legitimados por el pueblo. Hoy a todas luces el Tribunal Supremo de Justicia está deslegitimando al propio Consejo Nacional Electoral; a esta hora no hay un pronunciamiento del Consejo Nacional Electoral», dijo Superlano en la plaza Los Palos Grandes en Chacao, Caracas.

«Se le dio un golpe constitucional al estado Barinas, a las instituciones y a lo que representa el voto como expresión popular», dijo en rueda de prensa.

Maduro desautorizado

Superlano convocó para este sábado a una concentración masiva de manera pacifica en la ciudad de Barinas para rechazar «todos estos arrebatos que se han hecho a los barineses».

La inhabilitación se conoció el mismo lunes, dijo.

De esta forma la Sala Electoral del TSJ desconoce los indultos que Nicolas Maduro le dio a estos opositores el 31 de agosto para que concurrieran a las elecciones, agregó Superlano.

Ese 31 de agosto de 2020, un decreto de Maduro de cara a las elecciones legislativas (Asamblea Nacional) de diciembre, Maduro emitió un decreto de indulto a más de 100 dirigentes  opositores, incluyendo a Freddy Superlano.

«Conforme a la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y el Código Orgánico Procesal Penal, el Presidente de la República, como Jefe de Estado, se encuentra facultado en conceder indultos, en cualquier estado y grado del proceso, o del cumplimiento de la pena, dando como resultado, la extinción de la acción penal o de la condena y el cese inmediato de cualquier medida de coerción personal», dice el decreto.

El «Poder Ejecutivo Nacional continuará adoptando todas las medidas necesarias para el fortalecimiento de nuestra democracia y la apertura de cauces de acción política, dentro del marco que la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y las leyes establecen», prometía el decreto.