Ver otras firmas

Ignacio Benedetti

Ignacio Benedetti

Meridiano TV. Lo has escuchado en Rockadencia, CNB y Deportiva, y en otras más. Lo has leído en www.martiperarnau.com, la revista especializada The Tactical Room, el diario Líder y en otros portales de fútbol. No celebra derrotas ni victorias porque le interesa conocer el cómo, y entender para qué y por qué. Camina sólo para encontrar lugares de descanso y bares sin música.

Dice escuchar porque su experiencia es insuficiente. Habla como loco para generar ideas. Piensa porque es lo único que medianamente sabe hacer. Escribe para pelearse y mostrar su inconformidad. Y hace silencio porque se reconoce insoportable e ignorante. Jura que su única ambición es ser digno de las palabras del periodista y poeta argentino Joaquín Gianuzzi: "'Muy buenos días, abuelo… le agradezco mucho la incomodidad de haber estado vivo alguna vez, pero más le agradezco… el entusiasmo que puso en estar incómodo". Sigue incómodo e incomodando.

Artículos Destacados

Caracas fue su propio enemigo

Lejos de quitarle méritos a la victoria de Monagas en el primer partido de la final del Torneo Apertura, porque los tuvo y fueron varios, vale la pena hacer el ejercicio de identificar como Caracas FC no encontró la fórmula para zafarse de sus limitaciones y competir de igual a igual.

A Caracas le bastó con Edder Farías para llegar a la final

Sólo hay dos maneras posibles de jugar al fútbol: bien o mal. Con la intención de hacerlo correctamente, los entrenadores ayudan a construir, junto a sus futbolistas, estrategias que los acerquen a conseguir ese fin. ¿Por qué es tan importante jugar bien? Porque al hacerlo, un equipo se acerca aún más a la probabilidad de obtener una victoria.

Vinotinto: la derrota no debe tapar el bosque

El público quiere sangre. Es propio de una especie que se autodestruye desde hace siglos, pero que en los últimos años ha metido quinta velocidad para acabar con todo lo más rápido posible. Así que inmediatamente le adelanto que por acá no encontrará la dirección a la trituradora. Si la selección nacional Sub-20 perdió una final del mundo fue porque primero llegó a ella, y eso, aunque se le olvide a los oportunistas de turno, jamás se había logrado.

La Vinotinto aburre en Boca Ratón

Mientras la selección Sub-20 da lecciones de planificación y coherencia en su paso por el Mundial de Corea, su hermana mayor, la Vinotinto, no se conmueve ante el ejemplo de los juveniles. Lo paradójico es que, visiones aparentemente antagonistas, son hijas del mismo padre: la Federación Venezolana de Fútbol.

¿Qué es el fútbol venezolano?

Hay pocas ocasiones en la vida en las que se presentan contradicciones tan claras que son indiscutibles. Mientras unos se empeñan en publicitar la idiotez como virtud, otros, sin el empuje que los jugos importados proporcionan, prefieren la cautela, porque la verdad sea dicha, este fútbol nuestro es, todavía, un misterio por resolver.