Ver otras firmas

Médicos Sin Fronteras

Médicos Sin Fronteras

Artículos Destacados

Migrantes venezolanos enfrentan una encrucijada en Colombia

Migrantes venezolanos enfrentan una encrucijada en Colombia

Cerca de 44.000 venezolanos han llegado a Arauca en los últimos años huyendo de la crisis económica y política que atraviesa su país. Aunque allí encuentran los bienes que necesitan para subsistir, muchos se enfrentan a situaciones de precariedad que no están siendo atendidas adecuadamente.

“Si enfermarte de malaria es tu forma de seguir viviendo, vale la pena”

Cuando va a la mina a buscarse la vida, Yordan Pentoja sabe que está en riesgo. En Bolívar está el foco infeccioso de malaria más fuerte de Venezuela, el país más afectado -y por lejos- por la efermedad en todo el continente, según registros de la Oranización Mundial de la Salud. Pero a él, como a sus compañeros, sobrevivir es prioridad, así sea transitando una y otra vez por el paludismo

“Todo el mundo ha tenido paludismo por aquí”

A sus 22 años, Sulay Lozano afirma haber padecido malaria unas 40 veces. Residente en Las Claritas, municipio Sifontes del estado Bolívar, vive junto a su familia de la minería, esa que va depredando el sur del país. Venezuela tuvo en 2018 el 51% de todos los casos de paludismo registrados en el continente, según la data consolidada más reciente de la Organización Mundial de la Salud, cuadruplicando el dato en apenas un lustro

“En las minas he tenido malaria seis veces”

Miguel Escalona tiene 19 años, y vive en Las Claritas, al sur del país. Venezuela registró 323.392 casos de malaria entre el primero de enero y el 12 de octubre de 2019, según el reporte “Malaria en las Américas” de la Organización Panamericana de la Salud. Bolívar, Amazonas y Sucre concentran el 90% de los casos nacionales

Malaria y minas: en Bolívar se tienta a la muerte

Al sur de Venezuela, las minas se han convertido en foco endémico de malaria. La precariedad del sistema de salud y las condiciones socioeconómicas complican aún más la lucha contra el paludismo, una enfermedad que alguna vez fue derrotada pero que resurgió en pleno siglo XXI