<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

EEUU castiga a Motta Domínguez y a Eustiquio Lugo por corrupción en Corpoelec

En junio de 2019 fueron sancionados por el Departamento del Tesoro de EEUU, ahora le tocó el turno al Secretario de Estado, Mike Pompeo de emitir una designación para los funcionarios chavistas Luis Motta Domínguez, y Eustiquio Lugo Gómez por temas de corrupción

EEUU castiga a Motta Domínguez y a Eustiquio Lugo por corrupción en Corpoelec

El ex ministro de energía eléctrica, Luis Motta Domínguez, y el ex viceministro de energía eléctrica, Eustiquio Lugo Gómez «fueron designados por aceptar beneficios monetarios, incluidos sobornos y comisiones ilegales, a cambio de adjudicar contratos de equipos de suministro lucrativos para la compañía de electricidad estatal de Venezuela, Corpoelec».

Las «Designaciones» son competencia del Secretario de Estado de EEUU, quien a través de esta figura identifica pública y oficialmente a terroristas y organizaciones terroristas. Estas designaciones imponen obligaciones a los ciudadanos estadounidenses y a las organizaciones empresariales de todo el mundo, y a cualquier persona que resida o haga negocios dentro de los Estados Unidos.

Respecto a Mota Domínguez

Otrora ministro del sector eléctrico y presidente de Corpoelec, la figura de este funcionario chavista quedó asociada a una de las más grandes debacles de las muchas registradas durante la gestión de Nicolás Maduro.

Pero, aunque el primer recuerdo sobre él se vincula con la de una Venezuela a oscuras, sus labores en el gobierno oficialista son de larga data.

Militar activo con rango de mayor general de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), lo designaron en 2007 para estar al frente del Comando Regional N° 5. Sin embargo, su desempeño en ese cargo sería breve. El 13 de septiembre de 2008 lo transfiriron al puesto de comandante de la Región Estratégica de Defensa Integral Occidental.

Motta Domínguez se mantuvo ligado al gobierno de Hugo Chávez en condición de efectivo de las Fuerzas Armadas hasta el año 2012, cuando pasó a presidir el Instituto Nacional de Tierras (INTI). En ese organismo desarrolló labores apenas nueve meses, cuando decidió dar un paso al costado.

Y sobre Eustiquio Lugo Gómez…

A este militar parece que nadie lo quiere, ni los gringos, ni el chavismo.

La Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) de Maduro detuvo en enero de este año a quien fue viceministro de Finanzas, Inversiones y Alianzas Estratégicas del Ministerio de Energía Eléctrica.

Lugo trabajó junto a Motta Domínguez en Corpoelec. Sin embargo, su detención no ocurrió por corrupción en la empresa. Lo que se sabe es que lo señalaron por extorsionar a un empresario que fabrica sables para la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb) y réplicas de la espada de Simón Bolívar.

Los familiares también son afectados

A los ex funcionarios chavistas se les acusa de malversar fondos públicos para su propio enriquecimiento.

«Además de Lugo y Motta, el Departamento designa públicamente a los siguientes familiares de la familia inmediata de Lugo: Karina Isabel Carpio Bejarano, Luis Alfredo Motto Carpio y Nakary Marialy Motto Carpio; y los siguientes miembros de la familia inmediata de Motta: Yomaira Isabela Lugo de Lugo, Virginia Del Valle Lugo Lugo, Víctor Jesús Lugo Lugo y José Lugo Lugo», señala el comunicado.

Con esta designación, los ex funcionarios y sus familiares no podrán ingresar a EEUU de forma indefinida, además de prohibir cualquier relación o transacción con estas personas.

La estrategia de Trump contra Maduro

Tanto Luis Motta Domínguez, y Eustiquio Lugo Gómez estaban sancionados, lo cual conlleva a las mismas consecuencias. Solo que esta designación es más bien una reiteración de la posición estadounidense respecto al Gobierno de Maduro.

Así mismo lo especifican en el comunicado: «Esta designación reafirma el compromiso de los Estados Unidos de combatir la corrupción en Venezuela. Estados Unidos continúa apoyando al presidente interino, Juan Guaido, la Asamblea Nacional elegida democráticamente, y al pueblo de Venezuela en su lucha contra la corrupción y por la restauración pacífica de la democracia y la estabilidad económica».