"El exorcismo de Dios", de Alejandro Hidalgo, se estrena en el Fantastic Fest

Luego de un exitazo de taquilla con "La casa del fin de los tiempos" el director venezolano Alejandro Hidalgo vuelve al ruedo con su particular homenaje a un gran clásico del terror. Su estreno mundial será el lunes 27 de septiembre en el Fantastic Fest de Austin, Texas

"El exorcismo de Dios", de Alejandro Hidalgo, se estrena en el Fantastic Fest

“El exorcismo de Dios”, la nueva película escrita, producida y dirigida por el venezolano Alejandro Hidalgo, se estrena este 27 de septiembre en el marco del Fantastic Fest, de Austin, Texas (Estados Unidos). Hace algunos días la boletería en este gran evento de cine de terror y fantástico, se agotó en 5 minutos, por lo cual se habilitó una segunda función para esta cinta protagonizada por la venezolana María Gabriela de Faría (“Isa TKM”,“Deadly Class”), Will Beinbrink (“It: Capítulo 2”) y Joseph Marcell (“El príncipe del rap”).

Se trata de una coproducción entre Venezuela, México y Estados Unidos, que está ambientada en un pueblo de México. Relata la historia del padre Peter Williams (Beinbrink), un exorcista estadounidense que es objeto de una posesión demoniaca y comete el más horrendo sacrilegio. Lo cierto es que 18 años después, las secuelas de ese gran pecado vuelven para atormentarlo, desplegando la guerra más grande entre el bien y el mal adentro de sí mismo.

Esta es la segunda película de Hidalgo. Su ópera prima, “La casa del fin de los tiempos” (2013) es una de las películas venezolanas más distribuidas en el orbe. Triunfó en decenas de festivales como el Screamfest Horror Film Festival, donde fue premiada como Mejor Película y Mejor Director; así como el Palm Beach International Film Festival, donde ganó Mejor Película de Horror.

“El exorcismo de Dios” –“The Exorcism of God”- contó con la producción del venezolano Joel Seidl, el financiamiento del empresario venezolano Karim Kabche y de Antonio Abdo mediante su compañía Kabche Film Production. El film se enaltece con la participación de actrices venezolanas como Eloísa Maturén, Evelia Di Gennaro y Marcela Girón, entre otras. Su estreno en salas de cine de Venezuela y el mundo será a principios del 2022.

-¿Qué siente en la piel frente al estreno en el Fantastic Fest?

-Hay mucha emoción. Estoy demasiado emocionado y nervioso porque va a ser la primera exposición de la película en una sala de cine con la audiencia objetivo. Vamos a ver por primera vez cómo reacciona el público de manera natural frente a una obra cinematográfica que desarrollamos. Tengo mucha confianza. Solo espero que haya una buena conexión emocional. Cruzando los dedos porque siempre el público es el que tiene la última palabra.

-La película va a participar en el Festival de Cine Fantástico de Cataluña (SITGES), que es el más importante del mundo. ¿Cómo se siente eso?

-Es el festival más recocido porque es el más longevo, esta es la edición 54. Me llena de orgullo porque esta película, como cualquier proyecto cinematográfico, fue muy difícil de levantar. Dejamos el alma trabajando para que el nivel de producción fuese alto, para que la historia fuese impactante y que te inviten a un festival de este nivel ya es una retribución al trabajo duro. Me siento muy honrado y emocionado, y en realidad no me hago ningún tipo de expectativa. Ya con haber sido invitado es suficiente.

"El exorcismo de Dios"

-El presupuesto de la película apenas fue de 1,5 millones de dólares…

-Fue de 1,3 millones de dólares, más algunas participaciones de post producción con asociados que implicaron capital humano. Esto elevó un poco más el presupuesto. Para Hollywood es un presupuesto bastante bajo. Rodar en México aminoró los costos. Pero logramos una película que algunos productores de EEUU piensan que se hizo con un presupuesto de entre 3 y 5 millones de dólares. La película tiene un valor alto en lo estético, lo visual, banda sonora, efectos especiales. Creo que quedó una película muy impactante y muy potente.

-Usted viene de un gran exitazo con “La casa del fin de los tiempos”, ¿cómo se siente como artista con el resultado de “El exorcismo de Dios”? ¿Qué feedback recibe usted mismo de la obra?

-Bueno, nosotros los cineastas somos como los jueces más duros de una película. Lo importante es que me siento muy satisfecho con el resultado, creo que di un salto cuántico tanto como productor como director. A nivel narrativo la historia está muy bien contada. La dirección de actores, los efectos visuales, el empaque visual, creo que crecí mucho. Quiero seguir mejorando, pero se ve una cinta de muy alto nivel.

-Ha dicho que esta cinta es un homenaje al clásico del terror “El exorcista”. ¿Cómo leer ese homenaje? Es decir, ¿no teme que se diga que es una copia o algo así?

-“El exorcista” es la obra maestra del género, por excelencia, a nivel histórico, y no sólo del género sino del cine. No creo que mi película se le pueda parar al lado. Lo que yo hice fue un tributo dando lo mejor de mí para rescatar elementos de “El exorcista” que me fascinan, como la inclusión de un gran drama humano que conecta con los conflictos y dilemas de los personajes en un contexto de oscuridad y desolación, de desesperanza. Y también la construcción de un demonio que tiene un propósito más allá de ser un personaje maligno. Actúa a través de toda una manipulación perversa que puede calar al nivel más profundo en lo psicológico. Creo que esos son los dos principales elementos. Es una especie de metáfora para profundizar en dilemas humanos.

-En el guion de la película el perdón es una especie de nudo gordiano…

-Sin revelar mucho, puedo decir que el perdón es la máxima manifestación del amor. Y tenemos que ejercerlo no solo con otros, sino con nosotros mismos. Eso nos hace crecer como seres humanos y es parte de la búsqueda del protagonista para poder solventar el conflicto, tiene que pasar por un viaje en el cual tiene que encontrar el perdón.

"El exorcismo de Dios"

-Usted vive y trabaja en Los Ángeles. Debe ser muy difícil competir siendo venezolano en Hollywood. ¿Cómo es esa experiencia?

-Es una industria muy competida. Acá aspiran a entrar todos los cineastas más talentosos, y hay que pasar por un embudo de competitividad. Uno está en una constante desventaja. Yo me gané tres proyectos para dirigir en Hollywood y se cayeron. Parte del aprendizaje es entender a la industria, saber cómo negociar y saber moverse en esas bases. Ser proactivo. No esperar solo por mis agentes, sino yo mismo levantar mis proyectos.

-¿Qué piensa de los premios Oscar? ¿Aspira a ganarlo con “El exorcismo de Dios”?

-Creo que se rige bajo la subjetividad de los jurados. Se evalúan los valores narrativos y cinematográficos. Pero yo no trabajo en función del Oscar. Estoy haciendo una carrera para conectar con el público y hacer el arte más honesto que pueda.

-“El exorcismo de Dios” es una coproducción EEUU, México y Venezuela, y se rodó en inglés para que fuera más comercial, ha dicho usted a la prensa…

-Sí, absolutamente. De esta manera, ya la película va a tener un alcance mucho mayor que “La casa del fin de los tiempos”. Las películas en inglés tienen mayor alcance en EEUU e incluso en el mercado latino. No quiere decir que no quiera hacer más cine en español. Pero de momento, mi meta es consolidarme en la industria.

-Hábleme, por favor, de lo que fue la dirección de los actores.

-Hay que construir los antecedentes de cada personaje, la historia que hay detrás del guion, para de esa manera centrar los aspectos físicos, psicológicos y emocionales. Determinar sus objetivos, las relaciones de uno con los otros, para que lo que surja en la pantalla sea fidedigno y verdadero. Esa fue mi labor: trabajar con ellos para construirlos, teniendo muchos diálogos para hacer ejercicios metafóricos y establecer los vínculos emocionales entre ellos.

-¿Está contento con el resultado?

-Absolutamente. Creo que hicieron un trabajo espectacular.

-¿Y qué uso hizo de la cámara?

-La cámara depende de la construcción particular de cada escena. Pero traté mucho de estar pegado a los personajes, de moverme alrededor de ellos. Hacer composiciones en encuadres donde se puedan detallar las expresiones de los personajes, pero también su entorno.

-¿Y sobre la dirección de fotografía y la foto fija?

-Foto fija no es un departamento que esté relacionado directamente con la dirección. No tuvimos presupuesto para poner a alguien muy prestigioso, pero tuvimos a una chica muy talentosa. El afiche se hizo con una compañía americana que produce posters y tráilers para Hollywood. No salió de la foto fija. La dirección de fotografía es otro tema. Trabajé de la mano de un venezolano llamado Gerard Uzcátegui, pasamos del naturalismo al expresionismo alemán para crear climas siniestros y aterradores, jugando con diversas temperaturas de color.

-Entiendo que tiene un guion de ciencia ficción llamado “Los ojos de Némesis”. ¿Ese es el próximo plan?

-Estoy desarrollando primero el remake de “La casa del fin de los tiempos”.