<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Venezuela registró una inflación de 7.374% durante 2019 ¿Estamos mejor o peor?

La Asamblea Nacional publicó la inflación final de 2019, cerrando diciembre con una inflación de 33,1%, la cual representó 2,7 puntos porcentuales menos que en el mes de noviembre. 

Venezuela registró una inflación de 7.374% durante 2019 ¿Estamos mejor o peor?

Mientras en 2018 la inflación en Venezuela cerró el año en 130.060,2% (según cifras del BCV), en el 2019 la cifra hiperinflacionaria disminuyó a 7.374%. Una inflación mucho menor, pero igualmente alarmante si se compara con la inflación de 2019 en Colombia (3,8%), Chile (3%) o Perú (1,9%).

El aumento de 33,1% registrado en el mes de diciembre, representa un mes con desaceleración inflacionario, a pesar de las fiestas decembrinas. Sin embargo, con estas cifras Venezuela continúa en periodo hiperinflacionario, acumulando 26 meses que el país entró en este proceso.

La inflación del 2019, reportada por la la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional, superó las expectativas inflacionaria de la consultora Ecoanalítica, que estimaba el cierre de inflación en 2019 en 5.500%.

Los que superan el promedio

La información suministrada por el diputado y economista, Ángel Alvarado, señala que varios rubros incluso superaron el promedio inflacionario de 33,1% reportado en diciembre.

Los precios de los alimentos y bebidas no alcohólicas subieron 45,5% en diciembre, mientras que las bebidas alcohólicas y tabaco ascendió 59,0%. En cuanto a vestido y calzado, el aumento inflacionario se ubicó en 39,0%. En temporada decembrina los precios en hoteles y servicios también se dispararon 60,2%.

¿Por qué se desaceleró la inflación en 2019?

A pesar de continuar en hiperinflación, el cierre del 2019 fue menos catastrófico que el del 2018, al menos en lo que a materia hiperinflacionaria se refiere.

Los especialistas señalan que esta desaceleración responde a políticas monetarias y fiscales que el gobierno de Maduro realizó en 2019.

Entre las políticas destacan el aumento del encaje legal, lo cual redujo al mínimo el crédito que otorgaba la banca. También la reducción del gasto público, en comparación a años anteriores, pretendió frenar la circulación de bolívares en el país. A pesar de estas medidas, el país continúa en periodo de hiperinflación.

Sin embargo, estas medidas que buscaron frenar el impulso hiperinflacionario de 2018, van en contra de la producción nacional, por lo que el PIB continúa en caída.

Intercambiar inflación por producción, la jugada de Maduro

El país ya acumula seis años en recesión económica, y la economía venezolana se ha contraído a tal nivel que el analistas señalan que el país tiene ahora el tamaño de pequeños países como Panamá, en términos económicos.

Esta año, la caída en la economía volvió a golpear fuerte a los venezolanos, quienes tienen por lejos el sueldo mínimo más bajo de Latinoamérica. Tan solo $3 es el salario mínimo del país, y si se suma el beneficio de alimentación, el ingreso mensual solo se iría a $5,5.

Mientras en 2018 la economía del país se contrajo 22,5 %, según el BCV, las cifras de la Asamblea Nacional señalan que la caída en 2019 se ubicó en 43%.

Menos reservas en las arcas de la nación

En medio de este panorama económico de recesión, depreciación e hiperinflación, las reservas internacionales también sufrieron una caída, en este caso de 15,5%.

«Cuando el tipo de cambio muestra una tendencia a la depreciación, el BCV acentúa su intervención a través de la colocación de euros tratando de revertir esa tendencia, lo cual ha significado una pérdida importante de reservas internacionales», señala un análisis económico del partido Primero Justicia.

Al 30 de diciembre de diciembre de 2019, la posición de reservas en moneda extranjera registradas por el Banco Central de Venezuela pasó de $8.837 millones en 2018 a $7.462 millones al cierre de 2019.

¿Cómo inició el 2020?

Aunque el 2019 cerró con una inflación decembrina dentro de los parámetros de crecimiento, en el mes de enero esta realidad puede cambiar.

El aumento en el flujo monetario con la entrega de petros a alrededor de 4 millones de pensionados, inyectó un flujo importante de bolívares sin respaldo de producción lo cual aceleró el recorrido hiperinflacionario por el que atraviesa Venezuela.

Además, el tipo de cambio se ha disparado en lo que va de 2020, sobrepasando la barrera de los 80 mil bolívares por dólar.