<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

En Venezuela hasta el rezo del rosario se cobra en dólares

Cobrar en divisas el rezo del rosario, pedir 100 dólares extras para poder cremar a un difunto o que los dolientes tengan que enterrar ellos mismos a sus seres queridos por no tener dinero son cosas que están pasando en Venezuela y se exponen en las redes sociales

En Venezuela hasta el rezo del rosario se cobra en dólares

Al dolor de una madre por perder a su hijo se le sumó el estupor y la impotencia por no poder rezarle el rosario de la forma que quería. Las personas a las que le pidió que la acompañaran, le requirieron un pago en dólares.

La historia la contó en Twitter @PattaMendez quien conoció el caso de cerca pues la señora es vecina de su madre. De hecho, quien fue a acompañar el rezo del rosario gratuitamente fue Ingrid, la madre de la usuaria. El rezo se hizo, según contó, respetando entre ambas señoras el distanciamiento social para evitar los contagios.

La iglesia católica no autoriza cobrar por orar. Los sacerdotes tampoco cobran por dar la unción de enfermos. Ni siquiera la limosna que se da en misa es obligatoria. El rezo del rosario por los difuntos es una costumbre arraigada en Venezuela y en muchos países de Latinoamérica, que siempre se ha hecho entre los allegados sin ningún tipo de interés económico.

Pero en una Venezuela en crisis, los rituales para difuntos, religiosos o no, se están comercializando y se cobran en dólares. Por la hiperinflación constante de los últimos años (en 2019 fue de 9565 % y fue de las más bajas desde 2016), los precios se han dolarizado a todo nivel, aunque la moneda legal sigue siendo el bolívar. A divisas estadounidenses solo tiene acceso, en mayor o menor medida, entre 40 y 55 % de la población, según cálculos de las investigadoras Datanálisis y Ecoanalítica.

Otra experiencia de terror

En respuesta al planteamiento de @PattaMendez otro usuario contó una experiencia digna de una película de terror.

Ocurrió en Barquisimeto, el domingo 26 de julio. Una señora murió y sus hijos no querían velarla por temor al coronavirus. Pidieron cremarla. Les respondieron que no se podía porque «no había gas». Pero había una solución: si pagaban 100 dólares, cash y de inmediato, el gas «aparecía».

La familia no tenía ese dinero. Hay que considerar que, en Venezuela, el salario mínimo mensual de una persona es menor a dos dólares. Por otra parte, según la encuesta social Encovi que desarrolla la Universidad Católica Andrés Bello, solo 19 % de los hogares en el país tiene acceso a ayudas económicas de familiares que están en el exterior.

Por no tener los 100 dólares en ese momento, los dolientes debieron aceptar velar a la señora. Lo insólito vino al momento de enterrarla: no había quién hiciera el trabajo.

«Así que sus propios hijos sepultaron a su madre, sin cemento para sellar, sin la profundidad requerida, solos. Cosas que pasan solo en Venezuela», contó el usuario @Omarperez79

También de Barquisimeto, @Eduardo261274 contó que el 21 de julio cremaron a un familiar y les cobraron 116 dólares.

Como remató Omar Pérez, «los verdaderos zamuros» son quienes se aprovechan del dolor de la gente.

Los tuiteros empatizaron con el sufrimiento de la señora que perdió a su hijo. El tuit de @PattaMendez tuvo muchas respuestas de personas que se ofrecieron a acompañarlos con el rosario por zoom o whatsapp. Otros preguntaron el nombre del joven (Richard Alfonso López Alvarado) para rezar por él. Todos ellos, que son muchos más, demostraron que el coraazón y la solidaridad venezolana permanecen.