emigrar

La casa del afecto y la memoria

No es solo ese espacio de paredes, es lo que te llevas, lo que dejas y lo que siempre cargas contigo a donde vayas. Ahora que somos un país de emigrantes lo empezamos a entender mejor

Domingo de fantasmas: la nostalgia ataca

¿Qué es lo que dejas atrás cuando te vas? ¿En qué consiste tu país? Sobre los recuerdos que te atan, sobre lo que hace pesada la maleta que no logras levantar: sobre eso te hablan los fantasmas

Emigrar a la democracia de Venezuela, huir de la dictadura de Maduro

A Venezuela se "llegaba demasiado" cuando la región latinoamericana era azotada por dictaduras, conflictos, guerrillas y peligros. Se conformó así una comunidad de extranjeros que agrandó la que ya había apuntalado la migración europea. Ahora es esta tierra la que expulsa a quienes ven en la precariedad económica y la dictadura política un destino seguro al hambre

La Nadia María está ida

Primero se va de gira por Australia a un festival de comedia. Y no regresa. Al menos durante un buen tiempo: se une al combo de sus colegas venezolanos que optaron por tener como base el DF mexicano para dar mayor impulso a sus carreras. Pinche Nadia, ojalá que te vaya bonito

Sobrevivir con remesas: malabares de la economía familiar

Huir de un país crisis es solo el principio para quienes buscan mejores oportunidades. Poco a poco quienes emigran comienzan a establecerse en sus destinos y cada vez más son las familias venezolanas que reciben ayuda por canales no oficiales. Quienes mandan dinero desde el extranjero promedian entre 60 y 80 dólares al año, aunque el monto en moneda dura también sufre de la hiperinflación

Emigrar con las mascotas: un amor que se paga en dólares

Dos maletas de 32 kilos es lo único que un venezolano puede llevar consigo al momento de emigrar, atrás quedan muchas cosas, entre esas las mascotas, sin embargo muchos son los que hacen el esfuerzo económico para llevarse con ellos a sus amigos de cuatro patas.

Emigrar con las mascotas: un amor que se paga en dólares

Dos maletas de 32 kilos es lo único que un venezolano puede llevar consigo al momento de emigrar, atrás quedan muchas cosas, entre esas las mascotas, sin embargo muchos son los que hacen el esfuerzo económico para llevarse con ellos a sus amigos de cuatro patas.

Entre "venecos" y "colombiches", historia de un retorno

Nací en Medellín, pero a los dos años me daban de comer en Venezuela. El plan era que abriera los ojos en Estados Unidos, sin embargo un error de cálculo en el embarazo me llevó a Caracas. Mi primer documento de identidad fue venezolano y tardé mucho tiempo en regresar a la casa de mis abuelos, donde comenzó el amor entre mi padre y mi madre. Mientras para ese lado yo era "el veneco", en Venezuela muchos me decían "colombiche" o "¡Epa, Colombia!". En ninguno de los casos me sentí insultado, principalmente porque nunca partí del principio de que quienes me llamaban así me querían herir.

Crowdfunding para emigrar: pida que están por darle

Ningún trabajo formal puede con la escalada del dólar informal. Si ahorrar en bolívares en Venezuela es difícil, en divisas es una odisea. Y para irse demasiado no hay más alternativa que tener billetes verdes, así que estos venezolanos optaron por revivir los mecenazgos. Difundieron su historia en la web y con la ayuda de conocidos y desconocidos lograron ingresos en moneda dura, que les permitieron dar el primer paso fuera de la patria

La vida del inmigrante venezolano en Perú

No hay quien conozca las cifras exactas. Sin embargo, algunos estudios preliminares, nada decisivos, señalan que más de cuatro millones de venezolanos se han ido del país. Están desperdigados en el mundo. Una nueva colonia se asienta en Perú. El gobierno de Pedro Pablo Kusczynski aprobó un permiso temporal de permanencia (PTP) para todos los venezolanos que lleguen a Perú hasta el 31 de diciembre de este 2018

El “fracaso” de regresar a Venezuela

Cruzar la frontera, dejar atrás el país, “escapar” de la crisis, afrontar una nueva vida. Historias de emigración abundan, las redes se llenan de logros, los casos de éxito destacan. Pero nadie publica la imagen de Maiquetía al volver, derrotado. Los sueños frustrados, los planes mal afinados, las realidades ásperas obligan a más de uno a desandar el camino, a repatriarse.]]>

El "fracaso" de regresar a Venezuela

Cruzar la frontera, dejar atrás el país, "escapar" de la crisis, afrontar una nueva vida. Historias de emigración abundan, las redes se llenan de logros, los casos de éxito destacan. Pero nadie publica la imagen de Maiquetía al volver, derrotado. Los sueños frustrados, los planes mal afinados, las realidades ásperas obligan a más de uno a desandar el camino, a repatriarse

Venezolanos hacen de República Dominicana su hogar

República Dominicana se afianza como lugar de llegada para venezolanos que huyen de la crisis de su país. Las condiciones climáticas, las similitudes sociales y una economía pequeña pero pujante -con un crecimiento sostenido de 7% del Producto Interior Bruto, según el Banco Mundial-, han convertido a la isla en objetivo de la emigración. Una deuda sigue pendiente: lograr facilidades migratorias para regularizar a los que están, y los que seguirán llegando

Emigrar con el título y el ego bajo el brazo

Emigrar de Venezuela ha sido para muchos un divorcio forzado, pero vale la pena si la repartición de bienes devuelve calidad de vida. Un mejor salario y algo de paz mental le pueden costar a un emigrante venezolano su carrera universitaria o su verdadera vocación. Aunque no denigran sus nuevos oficios, cuatro de estos profesionales cuentan cómo tuvieron que olvidarse de su currículo para empezar a hacerse un lugar fuera de su patria

De fotoperiodistas a emigrantes erráticos

La historia de mi migración se cuenta en plural: la hacemos juntos Miguel y yo, ambos fotoperiodistas en el último escalón de nuestros 20’s. Desde hace casi 6 meses nos sumamos a la diáspora venezolana, pero decidimos hacerlo con la convicción de disfrutar el camino. Así nos convertimos en viajeros voluntarios y en esta columna les contaré sobre nuestro viaje.

Emigrar por tierra, huir como sea

Los altos precios, la diáspora de las aerolíneas y la restricción de los dólares han hecho que cientos de venezolanos tomen la opción de subirse a un autobús que los lleve hasta un nuevo lugar. Las horas, días invertidos en un asiento no muy cómodo, los malos ratos y el abaratar los costos, valen la pena. He aquí cinco historias de paisanos que tomaron la decisión de salir del país en bus por la frontera

Emigrar por tierra, huir como sea

Los altos precios, la diáspora de las aerolíneas y la restricción de los dólares han hecho que cientos de venezolanos tomen la opción de subirse a un autobús que los lleve hasta un nuevo lugar. Las horas, días invertidos en un asiento no muy cómodo, los malos ratos y el abaratar los costos, valen la pena. He aquí cinco historias de paisanos que tomaron la decisión de salir del país en bus por la frontera

Emigrar para dar a luz: la odisea de Marjory Campos

Una venezolana de 34 años atravesó el continente suramericano para garantizarle una mejor vida a su hijo. Embarazada de ocho meses, viajó desde Caracas hasta Córdoba, en Argentina, para parir en una tierra donde la salud no fuese un lujo y los anaqueles tuvieran productos que se puedan pagar