Pablo Iglesias

El Pollo Carvajal ratifica que Podemos era una franquicia del chavismo en España

El dinero venezolano manejado por Hugo Chávez a través de testaferros y hasta paraísos fiscales para Podemos buscaba propiciar un cambio político en España más afín al Gobierno bolivariano, según las revelaciones de Carvajal ante el juez. Desde hace algunos años se procesan denuncias sobre este financiamiento ilegal, pero las delaciones de Carvajal le meten más leña a esta hoguera.

Pablo Iglesias, auge y fracaso en solo 7 años

Iglesias y Podemos fueron realmente fuertes en su primer año. Después fueron perdiendo fuelle, tanto como líder como en los comicios. Muchos fundadores abandonaron el partido criticando el personalismo del dirigente. Sin embargo, en 2020, Iglesias logró el ansiado objetivo de entrar al gobierno. Su paso por el Ejecutivo tuvo un balance de gestión escaso y fue acusado de irregularidades

Cloacas, tarjetas dañadas y contradicciones: vaivenes del rol de Pablo Iglesias en el caso Dina

El caso Dina remonta al año 2015. Su nombre hace referencia a la exasesora de Podemos Dina Bousselham, que en noviembre de ese año denunció la desaparición de su teléfono móvil en una tienda de muebles Ikea de Alcorcón (Madrid). En su interior, la tarjeta de memoria contenía no solo conversaciones privadas entre miembros del partido sino imágenes íntimas de ella y documentos con estrategias de Podemos.

Podemos: la franquicia del chavismo retoña en España

Podemos y Pablo Iglesias acarician las puertas del poder en España. En medio del confinamiento promueven ideas y leyes que se parecen cada vez más a las auspiciadas por el difunto comandante Hugo Chávez y sus herederos, desde hace dos décadas. Por ironías del destino, la de España es la franquicia más persistente de la fracasada internacional chavista. Y es cada vez más ambiciosa.

Podemos: la franquicia del chavismo retoña en España

Podemos y Pablo Iglesias acarician las puertas del poder en España. En medio del confinamiento promueven ideas y leyes que se parecen cada vez más a las auspiciadas por el difunto comandante Hugo Chávez y sus herederos, desde hace dos décadas. Por ironías del destino, la de España es la franquicia más persistente de la fracasada internacional chavista. Y es cada vez más ambiciosa.