Guaidó advierte a la UE que nada ha cambiado: no existen garantías para elecciones justas

Este sábado se dio a conocer una carta enviada por Juan Guaidó al Alto Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell, en la que insiste en recordarle que no hay condiciones de equilibrio y transparencia en las elecciones parlamentarias convocadas por Maduro

Guaidó advierte a la UE que nada ha cambiado: no existen garantías para elecciones justas

“El proceso convocado por la dictadura de Maduro para el 6 de diciembre no cumple con los requisitos mínimos para elecciones libres e inclusivas. Es por eso por lo que hemos rechazado esta farsa electoral… Usted ha sido testigo directo de nuestros esfuerzos en este sentido”, dice un reciente comunicado de Juan Guaidó dirigido a Josep Borrell, Alto Representante para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad de la Unión Europea.

La carta del presidente de la Asamblea Nacional y quien es reconocido por al menos 50 países como presidente encargado de Venezuela no es un mero recordatorio: Borrell ha aparecido mencionado como al tanto de los acuerdos que permitieron la liberación y fin de las causas abiertas contra 110 presos políticos, pero además, la Unión Europea fue invitada -por primera vez en mucho tiempo- como observadora a las elecciones para renovar el parlamento.

En el documento, Guaidó le recuerda a Borrell que conoce de primera mano la forma irregular y ventajosa a través de la cual se nombró la actual directiva del CNE utilizando al parcializado Tribunal Supremo de Justicia para reafirmar el control absoluto del ente electoral, y también para «confiscar tanto a los partidos democráticos, como los que le son afectos y así poder controlar todo el proceso».

Y dice además: «El CNE ilegal empeoró aún más las ya pésimas condiciones electorales preexistentes al asumir funciones legislativas (usurpando las funciones de la legítima Asamblea Nacional) y al dictar un régimen normativo especial para regir únicamente el proceso fraudulento convocado, creando más de cien nuevas diputaciones y una circunscripción nacional, todo en abierta violación de la Constitución Nacional».

«Las condiciones que el señor Arreaza le informa en su comunicación fechada 01 de septiembre de 2020 se refieren a elementos muy parciales y de muy poca trascendencia para cambiar la verdad sobre la farsa convocada: no existe ninguna posibilidad de competir», se lee en el texto.

Guaidó va directo al grano en cuanto a la situación que parece empezar a sacarlo del juego o, al menos, configurar otra narrativa: «Más allá de que algunas individualidades, que a título personal y sin conocimiento de los partidos políticos en los que militan, de la legítima Asamblea Nacional y de la Presidencia Interina, hayan emprendido una negociación con la dictadura, los frutos o supuestos logros que dicen haber obtenido en materia electoral, explicados por el señor Arreaza en la comunicación que le dirigió, no reúnen ni de lejos los mínimos requisitos por usted conocidos para que pueda permitir nuestra participación en unos comicios».

Y, deja, finalmente, una puerta abierta para seguir buscando las condiciones justas: “En nombre del pueblo venezolano, la Asamblea Nacional y los 27 partidos políticos, queremos reiterar que puede contar con nosotros para trabajar juntos -en cooperación con nuestros aliados internacionales- para buscar una solución política y celebrar elecciones justas, libres y verificables en Venezuela”.

José Guerra: "Este es un capitalismo de amigos"

El exparlamentario hace un recuento de las principales políticas económicas tomadas en el país durante los últimos 100 años: «Anatomía de una catástrofe», su nuevo libro publicado por Editorial Dahbar, es una invitación hacia el pasado económico de Venezuela. ¿Qué hicimos mal y cómo llegamos aquí?