<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Maracaibo: 10 detenidos por protestar por falta de electricidad

Ayer Maracaibo ardió, y no solo por el calor. Sus habitantes se hartaron de los cortes de energía eléctrica de hasta 12 horas continuas, diarios y repentinos. Las zonas con mayores focos de protesta fueron Los Haticos, Pomona, la Curva de Molina, Palaima y Los Postes Negros

Maracaibo: 10 detenidos por protestar por falta de electricidad

El derecho a la protesta está contemplado en el artículo 68 de la Constitución Nacional. Sin embargo, por protestar sin ningún tipo de arma por la despiadada falta de energía eléctrica que vive Maracaibo, ayer fueron detenidas 10 personas.

Las protestas se produjeron la noche del 14 de septiembre en zonas como La Curva de Molina, Los Haticos y Pomona. Participaron vecinos de esas urbanizaciones y de barriadas aledañas. Encendieron neumáticos usados y formaron barricadas en las calles.

Para un venezolano de cualquier parte del país, tres cosas definen a Maracaibo: su riqueza petrolera, su particular comida y sobre todo, sus altas temperaturas. Es una ciudad extremadamente calurosa, de día y de noche.

Ahora imagínense esa ciudad ardiente sin ningún tipo de electricidad hasta por 12 horas continuas, con cortes varias veces al día, todos los días, y desde hace muchos años. Los apagones no solo agravan el asfixiante calor sino que  paraliza la economía, aumenta la inseguridad personal, deteriora los aparatos y los desconecta del resto del mundo, entre tantos otros daños. Los hace vivir como a principios del siglo XIX, antes que Tomás Alva Edison logrará encender su primera bombilla, en 1879.

La noche del 14 de septiembre Maracaibo ardió, y no solo por el calor. Se hartaron de esos cortes prolongados, frecuentes y que ni siquiera tienen orden. Las protestas encendieron la capital con fuegos en las calles, provocados por la quema de neumáticos en desuso. Esas llamas eran lo único que iluminaba las calles.

Las protestas duraron hasta avanzada la noche. Para acabar con ellas, mágicamente les devolvieron la luz, contó un vecino de La Curva de La Molina, uno de los lugares con las protestas más intensas. Sin embargo, pocas horas después les volvieron a quitar la electricidad.

Horas antes de las protestas, y como gran cosa, Omar Prieto, gobernador de Zulia (estado del que Maracaibo es la capital) anunció que solicitaría a las autoridades del servicio eléctrico manejado por Corpoelec, que los apagones fueran en «una sola tanda de seis horas diarias». Más conformismo parece imposible. Como respuesta, les dieron más y peores apagones.

Lea también: Maracaibo, el progreso urbano perdido por los apagones 

«Dos, tres o hasta cuatro tandas de cortes (eléctricos) recibieron varios circuitos (zonas)», describió el diario regional Panorama que se refirió a lo sucedido como «paliza eléctrica».

Los focos de protesta más intensos se vivieron en las zonas marabinas de Los Haticos, Pomona, la Curva de Molina, Palaima y Los Postes Negros, siempre según Panorama. En las redes sociales también se registraron las manifestaciones ciudadanas.

La situación eléctrica del estado Zulia es caótica desde hace varios años pero ha empeorado en los últimos días desde que el domingo la estación Cuatricentenario sufrió una grave falla.

Lea también: Crisis eléctrica, se apagan los fogones en Maracaibo 

300 megavatios para toda una ciudad

El año 2020 ha sido terrible para todo el mundo pero, para Maracaibo, la pandemia ha sido solo una extensión de los males que padece.

Al empezar 2020, en enero, la negligencia en la producción de energía era tal que solo producían 300 megavatios de energía eléctrica, que solo alcanzaban para cubrir 15% de la demanda de 1900 megavatios de la ciudad.

Lea también: Vivir en Maracaibo 

Muchos de los apagones que sufre Venezuela en todo el país, e incluso el magno apagón nacional de cuatro días en 2019 y varios sucesivos de días, se deben a la falta de mantenimiento de la infraestructura eléctrica. Sin embargo, el gobierno de Nicolás Maduro suele decir que es «sabotaje».

La tristeza de ser Maracaibo

Los zulianos, y en especial los de Maracaibo, siempre han sido tan orgullosamente regionalistas que se decía que eran una «república independiente». Se afianzaban en su esplendor como el primer estado en activar la producción petrolera en Venezuela en 1914. Además, eran los que generaban más riqueza proveniente del hidrocarburo.

Fue también allí donde se establecieron compañías americanas con su estilo de vida moderno que contagiaron a toda la ciudad, antes que al resto del país. Su clímax de gloria fue a principios de los años 70 cuando llegaron a producir más de 3 millones de barriles diarios. Hoy, la producción entera de petróleo venezolano es de 340.000 barriles al día.

La grey zuliana es una popular gaita (ritmo zuliano típico de la época decembrina), muy conocida en todo el país, donde se habla de lo que «Maracaibo debería de tener», en virtud de todo lo que ha dado. Es de Ricardo Aguirre y el conjunto El Saladillo. Fue compuesta en 1968 pero está más vigente que nunca. La recordamos:

 

Vivir sin luz significa también estar sin agua, porque las bombas hidroneumáticas no funcionan. Y, claro, sin internet por lo que no se puede trabajar ni estudiar a distancia. Pero en Zulia, primer estado productor de petróleo tampoco hay gasolina. A ellos también les afecta la gravísima escasez de combustible de todo el país.

Una frase de La grey zuliana dice «qué más te puede pasar, que ya no te haya pasado». No podían imaginar el desastre que vendría después.