Susana Vega, la revelación de la orfebrería venezolana

La joven venezolana, diseñadora y orfebre Susana Vega clasificó como semifinalista en el Latin American Fashion Summit (LAFS), categoría de diseñadora de accesorios latina. Titina Penzini nos la presenta

Susana Vega, la revelación de la orfebrería venezolana

Esta semana nos despertamos con la fabulosa y esperanzadora noticia sobre la diseñadora y orfebre Susana Vega y su nominación como semifinalista en el Latin American Fashion Summit (LAFS), en la categoría de Diseñadora Latina de Accesorios, un verdadero orgullo para nuestro país.

Susana creció en el mundo de la joyería, la relojería y la orfebrería en el negocio que tenía su abuelo. Posteriormente, su padre, le enseñó diversas técnicas de este oficio en la ciudad de Tovar, Mérida.

Susana Vega

Susana Vega

Desde que era una niña, su madre le daba diversos materiales, como mostacillas, para que creara piezas como flores en porcelana de masa fría. Ambas se las ingeniaban para recrear el centro de cada flor recurriendo al noble material, cuyas cuentas cristalinas y diminutas hacían el efecto perfecto.

Con apenas 18 años, Susana creaba sus propios accesorios, al no encontrar en ninguna tienda lo que ella estaba buscando. Cual ávida lectora de revistas de moda, ella sobresalía por su atrevida forma de vestir y es entonces cuando sus amigas le hacen los primeros pedidos. Así empieza Susana Vega a comercializar su arte y su peculiar técnica que llegó a profesionalizar, pero que comenzó de manera improvisada.

Movanda y Eladia

Luego creó diversos paisajes como una suerte de dibujos en mostacillas. Así surgió su primera y contundente colección Movonda, inspirada en los paisajes de la carretera que comunica Tovar con Mérida, como si se tratase de una fotografía sustraída de su memoria donde está la montaña, el río y los magníficos atardeceres.

susana vega

Hay que decir que cada una de las piezas de Susana lleva muchas horas de elaboración: 2 horas para armar el patrón, 3 de fabricación y 1.600 mostacillas por cada arete.

En Eladia podemos apreciar el trabajo de su segunda colección. Es el nombre de su padre en femenino. Está inspirada en una mujer venezolana, de carácter fuerte y muy elegante a su vez, femenina pero con una parte masculina bastante presente, una musa que no tiene vergüenza de mostrar sus raíces sino que más bien está orgullosa de ellas, de su origen, de su historia.

La palma de moriche es parte de la colección y Susana se inspiró en su elegante estética, y en la forma de su fruto y su volumen tan sensual. Es un fruto que alimenta, da trabajo y es tan noble que los indígenas lo llaman “La Madre”. Es la depuración del campo con una estética simple y refinada.

Entre sus piezas bestsellers están los zarcillos Movonda y los Mauritanian muy ponibles y elegantes para cualquier ocasión, tanto de día como de noche- Además son muy livianos.

Zarcillos Mauritanian

Las mostacillas Picasso son sus favoritas, ya que tienen micropintas de colores dentro de la pasta de vidrio, que las hace más orgánicas e irregulares sobre las piezas. Las preferidas son las azules, amarillas, blancas y el dorado por excelencia.

Piezas hechas con las mostacillas Picasso en azul

El Pitch to LAFS

Para Susana, haber clasificado como semifinalista en el Pitch to LAFS significa un sueño hecho realidad.

“ Lo soñé y trabajé muy duro para lograrlo. Para mí, el Latín American Fashion Summit es una gran plataforma (creada por Estefanía Lacayo y Samantha Tams) que brinda a una oportunidad única en la industria, para que las marcas de diseñadores latinoamericanos den a conocer su trabajo a grandes tiendas, editores y personalidades de la moda internacional. Yo envié mi aplicación y, de repente, un día me felicitaron. Estoy feliz que, siendo una diseñadora emergente, me hayan otorgado esta nominación”, comenta Vega.

Susana Vega

Cada arete lleva 1600 mostacillas

Susana sigue innovando y quiere mantener su técnica como ADN principal de la marca que, en un futuro, comenzará a trabajar con piedras semi preciosas y realizará su colección de alta joyería.

Entre sus puntos de venta está la tienda de Camila Canabal en Miami, Stitch Lab, Cult Mía y Maison Orient (on line), Zare en Hong Kong, Mural Latinoamericano en México y The Avenue en Houston.

Para disfrutar del talento y las colecciones de Susana pueden seguirla a través de su cuenta en IG @susanavegajewelry

No me queda sino felicitar a esta gran diseñadora que gracias a su pasión, amor por el oficio, creatividad, rigor e ideas se ha abierto las puertas en un mundo tan competido, nada más y nada menos que de la mano de LAFS. Ante nosotros está una marca con un futuro brillante.