Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Venezuela, el reino de los productos “tapa amarilla”

portada-productos-tapa-amarilla
15/12/2017
|
TEXTO Y FOTOGRAFÍAS: ANDREINA ITRIAGO

Los anaqueles se han llenado con falsificaciones, principalmente provenientes de China e India. Productos de baja calidad, de países suramericanos, han ganado terreno y son vendidos como si fueran “de alta gama”. Los consumidores que no tienen otra opción se ven obligados a comprarlos, a “precios susto”

—Sabes que estás llevando “oieos” en vez de oreos, ¿no? —dijo, visiblemente preocupada, una de las compradoras, a la mujer que le antecedía en la cola para pagar. Estaban en un lujoso establecimiento ubicado en el este caraqueño.

—Sí —le respondió esta, sin mostrar mucho interés.

—Y eso no es Colgate sino “Corgste” —prosiguió la entrometida.

—Lo sé.

—¡Es que son igualitas! Cualquiera se confunde.

Además de las galletas y la pasta dental, la mujer había colocado sobre el mostrador un paquete rojo de pañales. “Hoggies”, se leía en letras blancas sobre el empaque, con el mismo diseño de los famosos Huggies, uno de esos “productos en extinción” en la Venezuela de hoy.

cita-5-productos-tapa-amarilla

—¿Cuánto cuestan los pañales? —preguntó a la vendedora de turno, en el sitio en el que antes solo se encontraban las mejores y más reconocidas marcas importadas, principalmente de Estados Unidos. Y de exquisiteces, nada de productos de primera necesidad ni simples “oieos”.

—400.000 bolívares

—¡¿400.000 bolívares?! —preguntó, sorprendida, la mujer, al tiempo que revisaba cuidadosamente el empaque de 18 pañales.

—Sí.

Tras una larga pausa, la mujer detectó, como si de estos juegos de encontrar diferencias se tratara, la trampa: Hoggies en vez de Huggies.  Sonrió, dio la vuelta y le dijo a la de atrás:

—¡De este no me di cuenta!

Regresó la mirada a la mujer en la caja:

—No los voy a llevar, están demasiado caros —le dijo. Con un salario mínimo integral, un trabajador solo podría comprar un paquete de estos pañales y le sobrarían apenas 56.000 bolívares.

—Ve a ver si en Farmatodo consigues —le respondió esta, sarcásticamente.

Por las galletas Oieo y la pasta dental Corgste pagó 70.000 bolívares, unos 70 centavos de dólar, al cambio no oficial del día. Son dos de los casi 2.500 ítems nuevos que hay en el mercado venezolano, con respecto al año pasado, según datos de una encuesta de Nielsen, presentada en el mes de noviembre 2017 durante la preventa de Turner Media, en Caracas.

productos-tapa-amarilla-1

cita-4-productos-tapa-amarilla

Aunque caros, para ser importados ambos productos son económicos. Venían desde muy lejos: las galletas desde la India y la pasta desde China. La mayoría de los productos “raros” e imitaciones que se encuentran, hoy en día, en Venezuela, provienen de estos países. También de Bangladés y de Turquía. Todos estos países tienen algo en común, además de ser asiáticos: una mano de obra muy barata.

Oieo es el nombre de la presentación de unas galletas que en realidad se llaman  Fun2. Supuestamente cuentan con varias certificaciones: BRC, FDA, HACCP, ISO, halal. Las hace y exporta la empresa india Bakewell Biscuits. En su página web, la compañía no exhibe las Oieo, aunque sí una versión con nombre genérico. Sin embargo, cuando se revisa el portal de intercambio mundial, Alibaba.com, se puede ver que un cartón de estos dulces cuesta entre 8 y 11 dólares. Hay otros portales en los que se consigue hasta en 5 dólares.

La galleta Oreo, se dice, nació como imitación de la Hydrox. Ahora es de los productos más copiados en el mundo. En los últimos meses, a Venezuela también han llegado, desde países recónditos, otras imitaciones, entre ellas la “Geo”, de la marca Dukes, proveniente también de la India.

Estas últimas llegaron en esos meses críticos  de 2016 en los que no se conseguía la golosina en el país. A principios de ese año, Mondelez, la compañía que fabrica las Oreos, informó que había tenido una pérdida de 778.000 dólares solo en Venezuela. Pero aseguró que seguiría vendiendo el bizcocho y otros productos en el país, a pesar de no percibir ganancias, es decir, que no tomaría en cuenta las ventas nacionales en su balance global. Un favor, pues. Ahora sus galletas coexisten con las indias Oieo y Geo, seguramente entre muchas más. El sabor, por supuesto, no es ni la sombra del de las originales.

De acuerdo con un informe elaborado a mediados de este año por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO, por sus siglas en inglés), China es, sin embargo, el principal país productor de los productos falsificados y pirateados que se venden en todo el mundo. En el informe, la India destaca como el mayor falsificador del mundo solo en una de diez categorías: la de productos farmacéuticos. Las otras nueve son de China.

De China para las bocas del mundo

“Quizás quisiste decir: Colgate”, corrige Google cuando uno introduce “Corgste” en el buscador. “Quizás querías comprar Colgate”, le quería decir la entrometida a su compañera de la cola en el bodegón caraqueño. Y sí, en este segundo caso, Colgate es lo que uno quiere comprar y usar. Pero Corgste es lo que hay.

productos-tapa-amarilla-4

cita-3-productos-tapa-amarilla

De acuerdo con las normas venezolanas Convenin para pastas dentales (2007-83), el producto debería expenderse en envases que lleven en un lugar visible el nombre e indicaciones, el contenido neto, la identificación del lote, el país de origen, advertencias para las diferentes sustancias y el precio de venta al público.

La pasta dental Corgste tiene su nombre en la misma tipografía –si no una muy similar– que la de Colgate. Las indicaciones están en inglés (en el empaque solo hay una palabra en español: “contiene”). El contenido neto, dice, es de 100 gramos. El número de identificación del lote no está en la caja pero sí en el tubo de la pasta dental. Dice que su lugar de origen es Guangzhou (tradicionalmente romanizado como Cantón). Es decir, viene de la China. No tiene advertencias en cuanto a sustancias, más allá de que los niños deben usarla con supervisión. Y el precio de venta, como sucede con la mayoría de estos productos, no está visible por ningún lado y hay que consultarlo.

Guangzhou Shiyadan Cosmetics es el nombre de la compañía que la elabora. No tiene página web pero otros portales contienen información acerca de la compañía: que se estableció en 2011, que su personal está compuesto por unas 90 personas, y que sus “productos de alta gama” supuestamente llegan a países desarrollados y a tiendas como Walmart.

No es el caso de Venezuela. Corgste tiene nueve ingredientes en la que se supone es una edición especial “maxfresh” con “cristales de hielo”. Ninguno de ellos es flúor, esto a pesar de que en el empaque dice que es una crema dental con flúor. La versión tradicional de Colgate tiene dos ingredientes activos: monofluorofosfato de sodio y fluoruro de sodio; y adicionalmente tiene otros diez.

De acuerdo con el estudio de la OCDE y de la EUIPO, Hong Kong, Emiratos Árabes Unidos y Singapur son los países donde este tipo de productos chinos hacen escala antes de llegar al consumidor. Alguna de esas tres rutas fue la que tomó Corgste antes de llegar a Venezuela. También alguna de esas tres rutas debe haber tomado el enjuague bucal Masterine, de los productos chinos de Miya, la imitación más fiel que se consigue en el país del famoso Listerine.

productos-tapa-amarilla-3

cita-2-productos-tapa-amarilla

Pañales y caramelos dudosos

La escasez de los productos que tradicionalmente compraba el venezolano lo ha obligado a optar por marcas desconocidas o por evidentes imitaciones. Un grupo de madres desesperadas corrió a principios de diciembre a una farmacia ubicada en el sureste capitalino ante la noticia de que tenían pañales. Los “Prime”, una imitación de Pampers (mismo color del empaque, mismo diseño), costaban 400.000 bolívares. Cada uno de estos pañales chinos costaba, a principios de diciembre, 20.000 bolívares.

Los “Pompis” eran un poco “más económicos” y traían más. Cada pañal salía en unos 16.000 bolívares. Esta marca pertenece a la empresa ecuatoriana Zaimella. “Pompis es una marca tradicional con más de 15 años de presencia en el Ecuador y 5 años en mercados de exportación como Bolivia, Panamá y Cuba, dando acceso a que personas de bajos recursos tengan un producto económico y rendidor que mejore su calidad de vida”, dicen en su página web. Con esos precios, en Venezuela, las personas de bajos recursos son las que menos pueden tener acceso a ellos. Y, las que con esfuerzo lo logran, siguen teniendo un producto “económico y rendidor”, no uno de calidad, como las toallas sanitarias Almays, que imitan las Always.

Otros productos han venido de Suramérica. El caso de los caramelos Freegels, la competencia brasilera de los Halls (con muchas similitudes en cuanto al diseño y concepto), es tan solo uno de ellos.

No es primera vez que productos desconocidos aprovechan la crisis para ganar terreno en los mercados venezolanos. Quizás el ejemplo más emblemático es el de la Big Cola, que durante el paro petrolero del año 2002 alcanzó 12% de participación de mercado, al aprovechar la “oportunidad de encontrarse con competidores que habían dejado de producir”, explican en una publicación de 2008 del Iesa, titulada Ajeven: bebidas refrescantes al alcance de todos. Big Cola es del peruano Ajegroup, y se caracteriza por ser más económica que la Coca Cola y la Pepsi Cola.

productos-tapa-amarilla-2

cita-1-productos-tapa-amarilla

En este nuevo episodio de la historia venezolana, quizás lo más parecido a Coca Cola que ha llegado es la española Tika Cola, que en un establecimiento del municipio Libertador, para finales de noviembre, se conseguía en unos 3.000 bolívares. Eso era lo que costaba, en Venezuela, una lata de Coca Cola, entre marzo y abril de este año.

De acuerdo con la encuesta Nielsen presentada en la preventa de Turner Media, casi la mitad de los venezolanos (47%, para ser más precisos) buscan marcas más económicas. Estos hábitos de consumo, aseguran, permanecerán, aún después de la crisis. Es más, se espera que 29% de la población siga cambiando a marcas más económicas.

El problema es  que, en Venezuela, hasta lo que debería ser económico es caro.