<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

425 muertos y 20.438 infectados por coronavirus en China

El número de muertos por el coronavirus causante de la neumonía de Wuhan aumentó a 425 personas, de entre los 20.438 contagios diagnosticados en China, informó la Comisión Nacional de Sanidad del país asiático.

425 muertos y 20.438 infectados por coronavirus en China

El número de muertos por el coronavirus causante de la neumonía de Wuhan aumentó a 425 personas, de entre los 20.438 contagios diagnosticados en China, informó la Comisión Nacional de Sanidad del país asiático.

Hasta la medianoche, hora local, la Comisión indicó que se habían registrado 2.788 casos graves, mientras que 632 personas habían superado con éxito la enfermedad y habían sido dadas de alta.

Por el momento, las autoridades sanitarias chinas aseguraron que habían realizado seguimiento médico a 221.015 pacientes en contacto cercano con los infectados, de los que 171.329 siguen en observación.

Esto supone un incremento de 64 muertes, 3.235 contagios y 157 curados respecto al parte emitido el día anterior.

Los 64 fallecimientos tuvieron lugar en la provincia de Hubei, de la que es capital Wuhan, epicentro del brote y que permanece en cuarentena ‘de facto’ desde el 23 de enero. Las personas no pueden salir de casa en una tentativa de contener la enfermedad.

Asimismo, la mayoría de los nuevos diagnosticados también se registraron en Hubei: 2.345 de los 3.235 confirmados en las últimas 24 horas. Fue esta misma provincia, en el centro-este del país, en la que sanaron 101 de los 157 pacientes que habían logrado sanar en el último día.

Hasta la fecha, todos los decesos menos uno -un hombre de 44 años de edad que falleció el fin de semana en Filipinas- se produjeron en China, y aunque una veintena de países cuentan con casos diagnosticados de neumonía de Wuhan, China acapara en torno a 99 % de los infectados.

Los síntomas del nuevo coronavirus, denominado 2019-nCoV, son en muchos casos parecidos a los de un resfriado, pero pueden venir acompañados de fiebre y fatiga, tos seca y disnea (dificultad para respirar).

Reacción insuficiente

El gobierno chino admitió insuficiencias en su reacción ante la crisis sanitaria. En un testimonio de la magnitud de la epidemia, el gobierno también informó que el número de personas contaminadas en el país ya supera los 20.400, a pesar de las medidas adoptadas para aislar regiones enteras del país para contener la propagación.

El lunes, la portavoz adjunta del ministerio de Asuntos Exteriores, Hua Chunying, había mencionado que el país precisa urgentemente mascarillas de protección y otros productos para enfrentar la epidemia.

El gigante asiático, enfrentado a una epidemia que por el momento parece imparable, precisa además de gafas y guantes de protección para su personal médico.

Varios países, entre ellos Francia, Reino Unido, Japón y Corea del Sur, ya enviaron material médico a China, agregó la portavoz.

Además, el gobierno chino busca importar grandes cantidades de esos productos desde mercados europeos.

El Comité Permanente del Buró Político del Partido Comunista ha pedido una mejora en el sistema de respuesta a emergencias luego de deficiencias y dificultades en la respuesta a la epidemia, dijo la agencia oficial Xinhua.

Respuestas colectivas

Los ministros de salud de los países del G7 acordaron el lunes coordinar tanto como sea posible las recomendaciones de viajes y medidas preventivas contra el coronavirus.

De su lado, el Banco Mundial pidió a todos los países que fortalezcan su vigilancia de la salud y las respuestas dadas a la epidemia, y añadió que estaba examinando los recursos financieros y técnicos que podrían movilizarse rápidamente.

La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y la Media Luna Roja advirtió el lunes la necesidad de que todas las máscaras utilizadas en los hospitales chinos para luchar contra el nuevo coronavirus sean de alta calidad.

En Ginebra, Suiza, el nuevo secretario general de la FICR, el nepalí Jagan Chapagain, advirtió que la donación de material de baja calidad es más problemática que útil, pues las máscaras de baja calidad dan un falso sentimiento de protección a la gente.

Sistema desbordado

China está paralizada por el temor al virus. El ministerio de la Industria reconoció este lunes que, tras concluir el domingo las largas vacaciones del Nuevo Año Lunar, las plantas retoman su producción y funcionan a 70% de su capacidad.

Frente al sistema hospitalario desbordado, Wuhn recibió el lunes a los primeros enfermos en un nuevo hospital construido en diez días, indicó el Diario del pueblo.

Desde el 24 de enero China se dedicó día y noche a ese hospital para 1.000 camas, y las cámaras de televisión filmaban casi de manera continua a miles de obreros, así como las excavadoras y las grúas que trabajaban en la obra.

Otro hospital más grande (1.600 camas) está en construcción y debería abrir sus puertas en unos días.

Hay ahora en China continental (sin contar a Hong Kong y Macao) más muertos que los 349 que le provocó la epidemia de Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SRAS) en 2002-2003.

El SRAS, que contagió a unas 5.300 personas en varios países, dejó 774 muertos, la mayoría en Hong Kong.

Estigma

La mayoría de las muertes y contagios se concentran en Hubei, donde unos 56 millones de habitantes están aislados del mundo. Sus habitantes se sienten discriminados y bajo constante sospecha.

Lucy Huang, una directora de documentales de 26 años de edad que vive en Pekín y nació en Wuhan, se dice muy herida. «Nuestro enemigo es el virus, no debería ser la población de Hubei o Wuhan».

En la enorme ciudad industrial oriental de Wenzhou, a 800 kilómetros de Wuhan, puesta en una gigantesca cuarentena, sus nueve millones de habitantes recibieron la orden de que solo un residente por hogar puede salir cada dos días para comprar artículos de primera necesidad.

En Hong Kong, donde hay confirmados 15 casos, cientos de empleados de los hospitales públicos se pusieron en huelga este lunes para reclamar el cierre de la frontera con China continental, con el fin de reducir el riesgo de propagación.

Cierre de fronteras

Varios países han multiplicado las medidas de protección y repatriado a sus ciudadanos desde China.

Estados Unidos, Australia, Nueva Zelanda, Israel, Guatemala y El Salvador, entre otros, prohibieron la visita de extranjeros si han estado en China recientemente, y también han advertido a sus propios ciudadanos de evitar viajes a territorio chino.

China criticó duramente el lunes a Estados Unidos por haber iniciado las restricciones y acusó a Washington de «crear y sembrar el pánico». «No nos ha dado por ahora ninguna ayuda sustancial», dijo la portavoz de la cancillería.

Rusia anunció este lunes que expulsará a los extranjeros contagiados con el nuevo coronavirus mientras Mongolia, Rusia y Nepal han cerrado sus fronteras terrestres.

El gobierno británico además anunció que aportará ayuda financiera para el desarrollo de una vacuna.