Boris Johnson va al hospital enfermo de coronavirus

El primer ministro de Reino Unido fue ingresado este domingo en un centro de salud Londres, 10 días después de haber dado positivo en exámenes previos

Boris Johnson va al hospital enfermo de coronavirus

El primer ministro británico, Boris Johnson, ingresó este domingo en un hospital para someterse a exámenes, 10 días después de haber dado positivo por coronavirus.

Johnson, de 55 años, anunció que tenía síntomas leves de Covid-19 el 27 de marzo y que había decidido confinarse en su residencia, Downing Street.

Había previsto volver a salir al exterior el viernes, tras una semana de aislamiento, en la que continuó dirigiendo el país desde su vivienda.

Pero decidió continuar en cuarentena porque seguía teniendo fiebre, uno de los síntomas de los contagiados por el nuevo coronavirus.

“Siguiendo las indicaciones del médico, el primer ministro fue admitido esta noche en un hospital para unos exámenes”, anunció Downing Street en un comunicado.

“Es una medida de precaución, pues el primer ministro continúa teniendo síntomas persistentes del coronavirus diez días después de haber dado positivo por el virus”, agregaba el texto.

El anuncio ocurre el mismo día en que, en un inusual mensaje a los británicos, la reina Isabel II advirtiera que viene más dolor y “enormes cambios” por la pandemia.

Se sobreentendía que el ingreso de Boris Johnson en el hospital no era urgente y que se debió a que los síntomas no remitían.

Boris Johnson es el político de mayor rango que ha contraído el coronavirus. Su pareja, Carrie Symonds, que está embarazada, afirmó que había estado enferma con síntomas durante una semana pero que ya se había recuperado.

El ministro británico de Salud, Matt Hancock, se reincorporó a su trabajo el viernes tras haber pasado una semana en casa al haber dado también positivo por Covid-19.

Vinotinto contra Bolivia: cuando lo normal es anormal

El debut de Venezuela fue soñado. Goleó y gustó. Y lo hizo con un 11 previsible, juntando a los que ya han sido utilizados por otros técnicos. ¿Qué cambió? Parece que el rival facilitó ese primer paso de encontrar la competitividad, perdida por los movimientos de una FVF caótica. Sin embargo, ahora viene lo más difícil: impedir el típico bajón que la Vinotinto muestra luego de un logro