El último capítulo de Mónica Spear y la voz de los culpables

Ella, la actriz que el país ama y recuerda con tristeza, la mujer que hizo suspirar al público del Miss Venezuela, es herida abierta. Hace dos años, en un día de reyes, la delincuencia la convirtió en un cuerpo inerte, en una estadística más de homicidiosHoy la mamá de Maya; la hija de Rafael Spear, un venezolano emigrante; la Cleopatra de Universal Studios, la musa de Padrón, también descubrimiento de Telemundo, estaría viendo el Miss Venezuela 2016. Mónica Spear quizás estaría recorriendo los rincones de tierra criolla o emprendiendo un nuevo proyecto profesional. Tendría 31 años de edad y once desde que se coronó como la Miss de un país que le quitó la vida antes de entrar a su tercera década convirtiéndola en un número más de la larga y plañidera lista de muertes que registra la V República.

El último capítulo de Mónica Spear y la voz de los culpables

“Ligera de equipaje, como nube que pasa, como agua que corre, como viento que sopla.”. Tuiteó Spear el 31 de diciembre de 2013, seis días antes de su asesinato. Uno de los últimos mensajes que publicó antes de que sus redes sociales se silenciaran para siempre. Su frase se convirtió en epitafio.

Captura

Su último cumpleaños, el 29, lo celebró con ambiente mexicano, sombreros y rancheras. Había felicidad y plenitud. También lo mostró en sus redes, donde luego retrató los paisajes venezolanos que vio y registró hasta que el miedo y las balas le entraron al cuerpo el 6 de enero de 2013 en la autopista Puerto Cabello-Valencia.

Los periodistas María Isoliett Iglesias y Deivis Ramírez Miranda depusieron cualquier sentimiento de tristeza para hurgar dentro de uno de los sucesos que, en sus propias palabras, le puso rostro a la noticia. Aupados por la editorial Ediciones B, emprendieron la investigación periodística que terminaría en un libro: Capítulo final. El homicidio de Mónica Spear. Un año después del lanzamiento del primer libro, el dúo viene con más información. En la segunda parte los culpables hablan. En la nueva edición, Gerardo José Álvarez, alias “El Gato”, acusado como el autor material de los crímenes, revela detalles de cómo y por qué cometió el doble homicidio. Una vez más, el manuscrito pasó por ojos críticos de Leonardo Padrón, quien escribió el prólogo. En esta oportunidad, Cecilia García Arocha, Fermín Mármol García y Román Lozinski decidieron unirse a la lista de investigadores. El bautizo del libro se realizó el viernes 2 de octubre.

MonicaSpear-Elcapitulofinal

Iglesias comenta que el objetivo principal de este libro es reflejar una sociedad fracturada a partir de un caso que puede pasarle a cualquiera. La violencia como hecho fortuito que encontró un lugar cómodo en la cotidianidad del venezolano. Sin embargo, atar los cabos sueltos y aclarar dudas del doble homicidio era primordial.

Al adentrarse en las páginas para conocer las historias de los asesinos, que fueron capturados, salta a la vista la corrupción del entorno social en el que se desarrollan los delincuentes. La escritora rescata que, sin embargo, existen personas que salen adelante en un ambiente de antivalores. Para una sociedad cuya idiosincrasia enaltece al personaje violento y armado, pude ser reveladora la idea de que el malandro es en esencia débil. No puede enfrentarse a su medio. Entonces debe pagar por las consecuencias de su debilidad.

Algunos detalles impactantes

– Rafeal Spear, padre de la víctima, estuvo receloso al principio del proyecto. Tener que volver a hurgar en el dolor no es fácil. Sin embargo, después se entusiasmó con la idea, porque él también estaba ávido de respuestas. Es descrito por la Iglesias como un ser humano maravilloso. “Un tipazo”.

– Los papás de Thomas Henry Berry nunca habían dado declaraciones a ningún medio nacional. Su primera reunión con Iglesias fue en la plaza de Los Palos Grandes. La escritora los describe como una pareja noble y amable. A pesar de ser extranjeros, aman a Venezuela más que un oriundo y no quieren abandonar estas tierras.

– Los asesinos no se percataron de la presencia de Maya Berry Spear en el carro al momento de abrir fuego. Tampoco estaban al tanto de la fama de Mónica.

– Maya Berry vive actualmente con sus abuelos maternos en Orlando. Esta arista del caso fue la que más afectó a María Isoliett durante su investigación. “El que Maya estuviera sola en el carro, con un dolor en su pierna y sin que sus papás la pudieran consolar nunca más, me pareció devastador”.

– Los delincuentes no estaban bajo la influencia de estupefacientes.

– Existe aún un implicado que no ha sido capturado.

– La conducta del gruero sigue siendo un enigma. ¿Fue su reacción ante los delincuentes?

– Los padres de las víctimas no estaban seguros de la culpabilidad de los detenidos. La desconfianza en los órganos policiales del estado, es un tema común en los ciudadanos de este país.

Un libro que ancla a este personaje de la pantalla chica a tierra. Un perfil construido a partir de testimonios cercanos de familiares y amigos que humaniza a la actriz. La periodista se da por satisfecha. “La fuente de sucesos genera una relación amor-odio. Apasiona pero duele. Alguien tiene que hacerlo. Hay que seguir denunciando hasta que se pueda escribir la criminalidad en pasado y la paz en presente”.