<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Del 10 al 1: las mejores y peores películas de Edgar Ramírez

A propósito de "The Last Days of American Crime", que no convenció a nadie, revisamos la filmografía de Edgar Ramírez.

Del 10 al 1: las mejores y peores películas de Edgar Ramírez

¿Quién no adora a Edgar Ramírez? El venezolano que nació en San Cristóbal, en 1977, logró lo que miles de actores sueñan, pero pocos, poquísimos, consiguen: establecerse en Hollywood.

Precisamente «Hollywood» se llama una de las recientes series que se estrenó en Netflix, una versión alterna de lo que hubiera pasado si en Los Ángeles las minorías, negros, latinos, asiáticos, homosexuales, no hubieran sido discriminados. Esta carta de amor al cine de Ian Brennan y Ryan Murphy («American Horror Story», «Glee»), le da justa dimensión a lo conseguido por Ramírez.

Pocos habrían apostado pues que Cacique Chacón de Cosita Rica se convertiría, con los años, en Bodhi («Point Breake») o en un cachetón Ares («Wrath of the Titans»). Mucho menos que protagonizaría una de las películas más vista este mes en Netflix, «The Last Days of American Crime». Sin embargo, este paso de galán de telenovela a intérprete de acción, como es natural, tiene sus baches.

Entendiendo que no existe actor con una hoja de vida impoluto, pensemos en Marlon Brando y su Dr. Moreau o Robert De Niro con unos senos de plástico en la segunda parte de «Little Fockers», por ejemplo, revisemos en esta lista caprichosa, como cualquier lista, cuáles han sido las mejores y las peores producciones en las que ha trabajado el venezolano.

Tomamos en cuenta para este conteo, de la peor a la mejor cinta, algunas parámetros, como que el elenco fuera relevante, la inversión en la producción destacara y que hubiera contado con una buena exposición en las salas de cine o en los servicios de streaming. Es decir, dejamos de lado cintas de ensayo o de bajo presupuesto. Empecemos.

10- Líbranos del mal (2014)

Sinopsis: Ralph Sarchie (Eric Bana), un agente de policía de Nueva York, se une a un sacerdote poco ortodoxo (Edgar Ramírez), experto en exorcismos, para encontrarle sentido a una serie de asesinatos que parecen tener relación con posesiones demoníacas.

Comentario: «Líbranos del mal, del “especialista” Scott Derrickson (El exorcismo de Emily Rose), es algo así como una mesa de saldos y retazos de un imaginario local de venta de guiones», dice la critica de página 12.

Y sí, hasta ahora me parece una de las peores cintas en las que ha actuado Ramírez. Su personaje está lleno de clichés, una especie de cura renegado que le acerca más a Paul Bettany de «Priest», que al padre Karras de «The Exorcist».

9- The Last Days of American Crime (2020)

Sinopsis: En un futuro no muy lejano, el gobierno de los Estados Unidos planea activar una señal para detener todo comportamiento delictivo. Un ladrón (Ramírez) se suma a un plan para dar el último golpe que pasará a la historia,

Comentario: «Es difícil que haya una película tan inoportuna como esta, además es confusa y con frecuencia ofensiva», se lee en Variety.

Fue una decisión muy reñida no poner a este largo, largo, largomentraje en el puesto 10, porque es terrible. Sin embargo, entre los efectos de los exorcismos de la primera y las explosiones de la segunda, me quedo con las explosiones.

8-  Wrath of the Titans (2012)

Sinopsis: Perseo con la ayuda de la reina Andrómeda, Hefesto y el hijo de Poseidón van en una misión para rescatar a Zeus del inframundo, derrotar a los Titanes y salvar a la humanidad.

Comentario: «Si pagas por este espray de poliestireno digital disfrazado de película, comprueba qué se derrumbará primero: si tu cerebro o el monte Olimpo», escribió Peter Travers en The Rolling Stone

En efecto, es todo tan absurdo en esta cinta que lo mejor es olvidar que Ramírez interpreta a un personaje histórico: Ares (con unos cachetes de más), el dios olímpico de la guerra. No obstante, hasta su furia es… digamos, muy poco trabajada. En la siguiente escena de «acción», contra Perseo (Sam Worthington), se puede notar:

7 – Point Break (2015)

Sinopsis: Utah (Luke Bracey) es un agente que se infiltra en la banda que lidera el carismático Bodhi (Edgar Ramírez). Los intrépidos atletas son sospechosos de llevar a cabo una serie de crímenes de forma extremadamente inusual.

Comentario: «Luke Bracey y Edgar Ramirez no harán que nadie olvide a Reeves y a Swayze (…) pero (Ericson) Core ha creado una película de acción sólida y funcional»,  asegura Elizabeth Kerr: The Hollywood Report.

La de Kerr es una de las pocas criticas positivas de esta adaptación. Realmente es muy difícil salir bien librado a la hora de hacer un remake, sobre todo cuando es el remake de una obra de culto. Ramírez hace lo que puede en una película que no tiene nada nuevo que contar.

6 – Hands of Stone (2016)

Sinopsis: Biopic sobre el boxeador panameño Roberto «Manos de Piedra» Durán, quien es mundialmente reconocido como el mejor peso ligero de todos los tiempos.

Comentario: «Un buena fiesta de De Niro, una película de boxeo rutinaria (…) Los resultados no son tan fabulosos como sus elementos prometían», dice Steve Pond en The Wrap.

Es una lástima que a esta cinta de Jonathan Jakubowicz le falte guión y todo termine en un melodrama novelero, con escenas eróticas que no vienen al caso, porque hay un compromiso muy serio de Ramírez. Puede que no termine de convencer su acento panameño, pero es de las pocas películas en las que el actor trata de hacer un trabajo vocal diferente. Aún así, es una cinta entretenida.

5 – Joy (2015)

Sinopsis: Joy Mangano (Jennifer Lawrence), una humilde trabajadora de Long Island, acabó convirtiéndose en una popular inventora de productos del hogar y también en uno de los rostros más conocidos de las televentas.

Comentario: «‘Joy’ es una película interesante, pero extrañamente apagada y estilizada. (..) el trabajo de Cooper y el personaje en sí es francamente insípido, incluso aburrido (…) Gran interpretación de Lawrence (…)», analizó Peter Bradshaw para The Guardian.

Hasta ahora, Ramírez parece prevalecer en esos personajes que son de pocas palabras o de actitudes más reflexivas en lugar de las heroicas. En «Joy», hay una perfecta exposición de ese swing ramiriano que podemos ver en  una conversación en español con Lawrence.

4 – Vantage Point (2008)

Sinopsis: El presidente de los Estados Unidos viaja a Salamanca para dar una conferencia. En medio del mitin, alguien intenta atentar contra su vida. La historia está contada a través de los ojos de ocho testigos.

Comentario: «Un entretenimiento casi histérico que se va diluyendo a medida que avanza, dejando al descubierto que en realidad no tiene gran cosa que contar. (…) Un guión nada riguroso (…)», opina Alberto Bermejo en el Diario El Mundo

A pesar de que la crítica le dio hasta con el tobo a esta película, la realidad es que si te quitas el cerebro y la dejas fluir, pasas un rato entretenido, como aquellas tardes dominicales antes de que el chavismo nos estropeara Cine Millonario. Aquí vemos al mejor Ramírez, ese que solo deja que sus miradas nos den a entender que planea algo.

3- Ultimate Bourne (2007)

Sinopsis: Tercera entrega de las aventuras del agente Jason Bourne (Matt Damon), que sigue investigando quién es y qué hay realmente detrás del programa secreto de la CIA llamado Treadstone.

Comentario: «Greengrass sabe cómo hacer su trabajo y no hay actualmente nadie en Hollywood que ruede mejor la acción, manteniendo el pulso de forma tan implacable, sin piedad y sin pausa, con una escena rompedora tras otra», sentencia Manohla Dargis en The New York Times.

Es la mejor película de acción en la que actúa Ramírez. De nuevo, más allá de que salga poco en pantalla, es esta versión del venezolano la que mejor funciona: enigmático y determinado.

Para el recuerdo quede esta estupenda persecución:

2- Libertador (2013)

Sinopsis: Biopic libre sobre Simón Bolívar (1783-1830), uno de los principales artífices de la independencia de los países latinoamericanos.

Comentario: «La excepcional vida e historia será desconocida para la mayoría de los espectadores y eso hará que la película resulte interesante, y luego está el hecho de que Edgar Ramírez esté en el papel principal.», reseñó Todd McCarthy: The Hollywood Reporter.

No comparto el entusiasmo de McCarthy, pero debemos aceptar que Ramírez carga con todo el peso de esta producción, que está llena de clichés y muestra a un Bolívar idealizado.

1 – Zero Dark Thirty (2012)

Sinopsis: Zero Dark Thirty se refiere a la hora: las 00:30 de la madrugada del 2 de mayo de 2011, momento en que el comando SEAL de los marines, liderado por  la agente especial Maya (Jessica Chastain) penetró en la residencia de Bin Laden en Abbottabad, en Pakistán.

Comentario: «Tremenda, es imposible quedar indiferente a la polémica. Impetuosa, Bigelow es la directora más creativa, inteligente e independiente del cine estadounidense.», concluye Pablo O. Scholz, del Diario Clarín.

La mejor producción en la que ha actuado Edgar Ramírez de largo. Y vamos de nuevo: cuando encarna personajes circunspectos, encontramos ese brillo que le vemos perder cuando se monta la piel de héroe de acción.

Hasta siempre, Charlie Ball... ¿right?

Maestro de la locución, Carlos Eduardo Ball falleció este domingo, a los 68 años. Se le extrañará mañana y siempre en el Circuito Éxitos, donde compartía canciones e información musical con su voz fuera de serie

Tres años en la locura hiperinflacionaria

En 2014 y 2015, cuando la inflación pisaba el acelerador, algunos pensaron que la debacle económica haría caer al régimen chavista. Ya vimos lo que ha sucedido. Andrés Cañizales para revista a lo que significan estos años de "hiper"