Desde los escudos hasta un desnudo: los símbolos de las protestas de 2017

Las calles de Venezuela tienen más de un mes llenándose de consignas políticas -tanto a favor como en contra del régimen actual- de banderas volteadas en blanco y negro, de máscaras antigases improvisadas, y sobre todo, de gas lacrimógeno, perdigones, tanquetas y ballenas pertenecientes a oficiales de seguridad del estado: la Policía Nacional Bolivariana (PNB) y la Guardia Nacional Bolivariana (GNB).

Desde los escudos hasta un desnudo: los símbolos de las protestas de 2017

El 1 de abril de este año marca el inicio de una ola de protestas a lo largo y ancho del país contra el régimen de Nicolás Maduro que, hasta los momentos, saldan más de 33 personas fallecidas. Inicialmente, los dirigentes opositores dan pie a las manifestaciones políticas; pero los adeptos al ejecutivo proponen lo mismo a sus seguidores.
Manifestantes, sin distinguir entre edad y sexo, aparecen sin miedo para enfrentarse a quienes los reprimen. No todos usan las mismas técnicas, algunos abogan por flores blancas, música y alzar las manos; otros, por devolver las bombas y usar escudos.
En un mes de marchas, gritos, enfrentamientos y salidas a la calle convocadas por dirigentes de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) y del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv), muchas acciones por parte de quienes manifiestan se convierten en un símbolo representativo de lo que ha sido el país en los últimos días.
Hans Wuerich: Como Dios lo trajo al mundo
 
Hans-Wuerich-portada-1100x618
La manifestación pautada para el jueves 20 de abril no había tenido hasta el momento un elemento que la diferenciara de las anteriores. La GNB usaba su fuerza representada en tanquetas, perdigones y gases lacrimógenos contra una manada de gente asentada en la Autopista Francisco Fajardo.
Ese día, un manifestante decidió prescindir de su vestidura para enfrentar a quienes los reprimían. Un momento con ropa y al otro no. Hans Wuerich, de 27 años. Es Licenciado en Comunicación Social de la Universidad Santa María y esa jornada de manifestaciones se convirtió en la diferencia.
Con una biblia en mano, se acercó a la tanqueta de los Guardias para hacerles frente. Los de traje verde no dudaron en dispararle perdigones en su cuerpo desnudo; pero ninguno detuvo a Wuerich, quien hasta logró montarse en el vehículo agitando las Santas Escrituras.
María José Castro: No hay edad para tener guáramo
 
1
El 19 de abril de 1810, Venezuela se ganó la condición de pueblo libre. Desde entonces, la fecha se conmemora todos los años para celebrar el paso histórico de la nación. Este año, ese día tuvo una connotación añadida: había marcha.
Un gran número de venezolanos salieron a las calles para protestar y exigir al gobierno de Nicolás Maduro la convocatoria a elecciones regionales, libertad a presos políticos, apertura del canal humanitario y destitución de los jueces del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) que rompieron el hilo constitucional con las sentencias 155 y 156.
De nuevo, la represión protagonizó la escena en la Autopista Francisco Fajardo; pero ese día, la GNB no contaba con María José Castro.
Con el cabello canoso, una gorra tricolor y una bandera al cuello, Castro, de 54 años, se acercó al vehículo y no paró su caminata aunque los efectivos le lanzaran bombas lacrimógenas.
Posteriormente, se la ve montada en una moto con la GNB. Castro volvió a su casa.
Tomás Vivas: Lo que viene es joropo
 
tomas vivas
Oriundo de Mérida en los Andes venezolanos, es considerado como “el cuatrista de las marchas”. Dio la música a la protesta del 20 de abril, el mismo día en el que Hans Wuerich decidió despojarse de su ropa. En el caso de Vivas, solo se quitó la camisa para cubrirse la cara y protegerse de los gases lacrimógenos que lanzaba la GNB.
Su única arma era un cuatro y su grito de guerra fue la tonada de un joropo venezolano. En las protestas del 2014 también se le veía por las calles con su instrumento en mano.
Gloria al bravo pueblo: El violinista en Chacaíto
 
Violin_Venezuela
El lunes 8 de mayo hubo un enfrentamiento entre manifestantes y efectivos policiales en los alrededores del centro comercial Expreso Chacaíto en Caracas. Un joven con camisa roja cubriéndole el rostro y un casco tricolor entonaba el Himno Nacional y el “Alma Llanera” a través de su violín.
Quienes estaban presenciando la escena, se encargaron de cubrirlo para que pudiera avanzar con su música.
Escudos: arde Troya
 
Marcha opositora Gustavo Vera
Desde la época medieval, los escudos forman parte de la indumentaria clásica para cualquier enfrentamiento. En Venezuela, los manifestantes diseñan y crean sus propios para protegerse de los ataques de la GNB.
Van desde una madera lisa hasta con un fondo blanco y una cruz roja que asemeja la griega de San Juan Bautista. Los acabados distan de ser perfectos; pero se mantiene el propósito del instrumento: proteger.
Las banderas volteadas: ¿emergencia internacional?
 
010517 Marcha Oficialista foto Héctor Trejo
El miércoles 5 de abril, la esposa del preso político Leopoldo López, Lilian Tintori llamó a los manifestantes a que izaran al revés la bandera tricolor de Venezuela como una forma de llamar la atención internacional ante la situación del país.
Hacerlo es simbólico y durante años ha sido utilizado como una forma de pedir auxilio.
Las monjas y sacerdotes: salir de sus claustros
 
Autopista Prados del Esta
Las marchas que acontecen en el país desde abril se llenan de venezolanos de cualquier edad, sexo o profesión y quienes decidieron dedicarse a la religión no son una excepción a esa regla.
Dirigentes de oposición llamaron incluso a llegar a la Conferencia Episcopal Venezolana el 22 de abril en “La Marcha del Silencio” que conmemoró a los caídos en días pasados. Sin embargo, esa no fue la única jornada en donde los hábitos se mezclaban entre gorras tricolores y pancartas.
Una monja decidió acercarse a un funcionario de la GNB con intenciones de mediar. En este caso, la respuesta no fue una arremetida contra ella.
Tetas al aire: protesta al natural
 
060517 Marcha Mujeres Andrea Hernandez
“La Marcha de las Mujeres” se celebró este 6 de mayo en las diferentes ciudades de Venezuela. Ese día, no hubo represión por parte de la GNB; pero las agentes de seguridad –esta vez, todas mujeres- frustraron el transcurso normal de la manifestación con presencia del armamento acostumbrado: tanquetas y ballenas.
Sin embargo, las marchantes no fueron indiferentes y optaron por otra forma de protesta: levantarse las camisas para mostrar, en algunos casos sus senos y en otros, sus sostenes siguiendo el cántico que reza “nuestras armas son las tetas, no tenemos escopetas”
Caterina Ciarcelluti: la guarimbella
 
TOPSHOT-An-opposition-activist-cl
Piernas y brazos musculosos, abdomen plano, cabello rubio, shorts y camiseta roja es una imagen que quedó grabada en la mente de muchos. No solo porque se sitúa en medio de protestas callejeras en Caracas, sino porque su protagonista se muestra lanzando piedras con un casco de motorizado y lentes de sol.
Ciarcelluti es una venezolana más que se suma a las convocatorias de protestas en contra del gobierno de Nicolás Maduro; sin embargo, se destaca por su cuerpo, que muestra evidentes horas de gimnasio.
 ]]>