Diosdado Cabello ordena bloqueo al Palacio Federal Legislativo

El presidente de la constituyente, Diosdado Cabello anunció el "uso permanente" del Palacio Federal Legislativo con la intención de bloquear la entrada de los diputados a la Asamblea Nacional electa por los venezolanos.

El presidente de la asamblea constituyente, Diosdado Cabello anunció este martes el «uso permanente» del Palacio Federal Legislativo con la intención de bloquear la entrada de los diputados opositores de la Asamblea Nacional electa por los venezolanos.

«A partir de mañana esta asamblea nacional constituyente, nos declaramos en sesiones especiales. Mañana, día del maestro, haremos una sesión especial a los educadores de Venezuela», señalo Cabello desde el hemiciclo donde Nicolás Maduro presentó su memoria y cuenta la asamblea oficialista.

Agregó que las comisiones de la constituyente chavista deben «tomar el Palacio». De esta forma el régimen de Nicolás Maduro pretende bloquear el acceso al diputado Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional y presidente encargado reconocido por casi 60 naciones, así como el ingreso de la Junta Directiva legítima y los más de 90 diputados opositores.

Para el miércoles 15 de enero, Guaidó convocó a los maestros y a los ciudadanos a acompañarlos primero en una manifestación e ir al Palacio Federal Legislativo para realizar la sesión ordinaria, que se pretendía realizar originalmente este martes 14 de enero.

El domingo 5 de enero, cuando Guaidó y otros diputados opositores pretendían ingresar a la sede del Parlamento, militares y grupos armados del régimen le impidieron el acceso. Desde la sede del diario El Nacional, Guaidó instaló la AN para el período 2020-2021.

¿La Asamblea Nacional tiene los días contados?

Desde su instalación el 5 de enero, la Asamblea Nacional (AN) controlada por la MUD ha invertido buena parte de su tiempo en definir el mecanismo para interrumpir el mandato de Nicolás Maduro. La euforia amenazante de la oposición y la torpe reacción defensiva del gobierno ha provocado un conflicto de poderes que se expresa en el rechazo de la AN a los decretos que dicta el gobierno y en la negación del gobierno a las leyes que aprueba la AN.