<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Empresas y trabajadores: ¿cómo enfrentar la crisis de la pandemia?

La reducción de la oferta laboral es algo pronosticado por ambos expertos. Acosta señala que tendrán que haber recortes ya que muchas empresas no pueden producir en este momento. Sin producción, no hay flujo de caja, sin dinero, no hay como pagar la nómina

Empresas y trabajadores: ¿cómo enfrentar la crisis de la pandemia?

En medio de una pandemia que amenaza con estancar más a un país que ya lleva años sumido en una crisis económica, El Interés consultó a expertos para saber qué pueden hacer ahora las empresas y trabajadores frente a la contingencia del Covid-19.

Todos los pronósticos apuntan a que la situación será prolongada, lo cual implica pasar por un proceso así de reinvención para seguir operando y asegurar puestos de trabajo.

Iván Acosta, especialista en recursos humanos y director de PGA Group, explicó que esta la epidemia acoge a Venezuela en un mal momento. Sostuvo que el país no estaba preparado para una situación como esta y por lo tanto hay que prepararse.

Para las empresas, Acosta recomienda un proceso de adaptación rápido. «Se requiere hacer una reingenieria de todos los procesos. Aquella compañía que se adapte más rápido tendrá mejores resultados», apuntó.

El experto aclara que el problema de la pandemia es mucho más grave que el apagón y que generará un impacto profundo en la economía. «Es una situación muy diferente a la que hemos vivido».

Acosta señaló que el desempleo se disparará y por ende el mercado laboral se va a reducir. A esto, agregó que los trabajadores deben ponerse a la disposición de la empresa y hacerse «imprescindibles»  para tratar de asegurar su puesto de trabajo.

«Esto es como correr un maratón estando cansado», comparó Acosta. En las condiciones actuales el país no aguanta una cuarentena prolongada. Normalmente la gente debe escoger entre trabajar y comer y no pueden darse el lujo de quedarse en sus casas mucho tiempo.

Momento de resiliencia

Por otro lado, hay quienes invitan a los empresarios a ser resilientes en este momento. Así lo hace Juan Venegas Fontiveros, consultor de negocios y profesor invitado de Marketing Metrics en el IESA

Venegas señaló que por la condición constante de crisis con la que se trabaja en Venezuela, ya se tiene una ventaja pues todo el mundo ha aprendido a trabajar bajo presión. Sin embargo, coincidió con Acosta al mencionar que se debe reinventar el modelo trabajo para seguir operando.

El consultor de negocios acotó que eventualmente tendrá que darse una flexibilización de la cuarentena, ya que a medida que pase el tiempo se irán necesitando más productos y servicios a los que por ahora no se puede acceder por la contigencia. Eventualmente se van a necesitar repuestos, piezas, otro tipo de insumos necesarios que ahorita no están dentro de la excepción.

Otro punto en el que ambos expertos coincidieron es que las medidas económicas anunciadas por el Estado no ayudan a las empresas en esta situación. Sin embargo, esto no impide a las empresas adaptarse al nuevo escenario.

La reducción de la oferta laboral es algo pronosticado por ambos expertos. Acosta señaló que tendrán que haber recortes ya que muchas empresas no pueden producir en este momento. Sin producción, no hay flujo de caja, sin dinero, no hay como pagar la nómina.

Acosta explicó que los planes del gobierno no ayudan a sobre llevar la situación. Incluso si el gobierno realmente puede pagar las nóminas, estas representan apenas el 30% de los ingresos de un trabajador. Los ingresos en bolívares son secundarios dado que la mayoría de los trabajadores reciben un bono en moneda extranjera que no tiene impacto sobre las prestaciones sociales.

Sin embargo, tampoco lo ve posible debido a que el gobierno está muy limitado a nivel financiero ya que hay un déficit de ingresos sumamente alto que le impide actuar ante la emergencia.

Venezuela en malas condiciones

El Estado enfrenta actualmente un fuerte problema de flujo de caja. El economista Asdrubal Olíveros explicó que la caída de los precios del petróleo ocasionada por la pandemia del coronavirus afectará el deficit de caja del gobierno.

En este sentido, el saldo negativo pasaría de $.2.500 millones a $ 6.000 millones debido a la guerra de precios.

Esto significa que la mayor parte de los ingresos del Estado será a través de lo impuestos. No obstante, varias cámaras de distintos sectores productivos del país han pedido diferir las declaraciones de IVA e Impuesto Sobre la Renta para poder hacer frente a la contingencia.

Armando Chacín de Fedenaga sostuvo que mientras la contingencia se mantenga, el dinero de los impuestos podría usarse para pagar sueldos y contribuir a la operatividad de las empresas. Especialmente aquellas que necesitan seguir produciendo en medio de la cuarentena.

Sin embargo, el economista Luis Oliveros dijo que tomar una medida de este tipo podría empujar al Banco Central a generar el dinero que el Ejecutivo no reciba por medio de las contribuciones.

Además, con las recientes acusaciones del Departamento de Estado en las que señalan a Maduro y a otros funcionarios del régimen por narcotráfico, se dificulta aún más que algún organismo internacional de financiamiento a Venezuela durante la crisis del coronavirus.

Otro punto donde coincidieron Acosta y Venegas es que debe darse una cooperación entre el Estado y la oposición para poder hacer frente a la pandemia. Señalan que en este momento la política pasa a un segundo plano. Tratar de cubrir las necesidades básicas de la población es la única prioridad ahorita.

«El gobierno y la oposición deben negociar con el objetivo de apoyar a la sociedad», agregaron los expertos.