<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Irán planea enviar mensualmente gasolina a Venezuela ¿Será suficiente?

Con una capacidad de almacenamiento insuficiente, Irán no estaba preparado para el exceso de reservas que ocasionó la pandemia por el COVID-19, lo que significa que el pedido de ayuda de Maduro le cayó como anillo al dedo

Irán planea enviar mensualmente gasolina a Venezuela ¿Será suficiente?

Entre naciones sancionadas la ayuda parece, al menos por ahora, estar garantizada. Tanto para Venezuela como para Irán comerciar gasolina es una opción de ganar ganar. Por el lado venezolano, esto resuelve la escasez de combustible que vive el país al estar paralizadas las refinerías. Para Irán, venderle a Venezuela implica deshacerse de inventarios acumulados.

Al estar ambas naciones sancionadas por EEUU, las amenazas desde la Casa Blanca no pueden afectar su situación más allá de lo que ya está. Es principalmente por esa razón que el Gobierno de Maduro ve en Irán la posibilidad de conseguir un flujo constante de combustible a precio internacional, precio que ya están pagando los venezolanos.

Fuentes consultadas por la agencia Reuters señalaron que Irán podría enviar de dos a tres cargas mensuales en ventas regulares de gasolina a Venezuela e incluso más en este momento de pandemia. Hasta el momento, Irán envió cinco buques por un total 1,5 millones de barriles al Gobierno de Maduro.

Todo indica que Teherán planea mantener los envíos, según cinco fuentes comerciales e industriales cercanas al Ministerio de Petróleo que reportaron a Reuters.

¿Por qué a Irán le interesa venderle a Venezuela?

Tras décadas como importador neto de gasolina, Irán anunció la autosuficiencia el año pasado con la tercera fase de su nueva refinería Persian Gulf Star de 350.000 barriles por día (bpd) en el puerto de Bandar Abbas.

La pandemia de coronavirus redujo la demanda a casi 450.000 bpd en el primer trimestre de 2020 de aproximadamente 650.000 el año pasado, según la consultora de energía FGE. El exceso de oferta había alcanzado 84.000 bpd de gasolina en el último trimestre de 2019, pero se disparó a 172.000 en los primeros tres meses de este año, según FGE.

Con una capacidad de almacenamiento insuficiente, Irán no estaba preparado para el exceso de reservas, lo que significa que el pedido de ayuda de Maduro cayó como anillo al dedo.

“El exceso de oferta de gasolina de Irán equivale a 15 a 20 cargas medianas cada mes. Irán exporta solo cinco cargas al mes a Asia y África. Por lo tanto, Venezuela es la única opción viable”, dijo una de las fuentes.

El acuerdo entre las dos naciones podría ayudar a Irán a detener las pérdidas potenciales en la producción debido a que el almacenamiento alcanza su capacidad, según el jefe de una empresa comercializadora de productos petroleros en la república islámica.

“Por cada día que se cierre una refinería, la pérdida será mucho mayor que la exportación de gasolina barata a Venezuela”, dijo.

¿Se puede resolver la escasez con solo la gasolina de Irán?

Si se mantienen los envíos regulares desde Irán, el problema de la escasez de combustible en Venezuela puede mejorar.

Con una demanda nacional, que se ubica en torno a 50 mil barriles de gasolina diarios, los 1,5 millones de barriles que llegaron desde Irán alcanzarían para 30 días de abastecimiento nacional. En este momento, el país árabe puede enviar de forma regular esa carga porque tiene un excendente de 15 tanqueros y Venezuela solo necesitaría cinco.

Incluso, cuando la pandemia haya pasado y la demanda interna se eleve a un estimado de 550.000 bpd en la segunda mitad de este año, Irán tendrá la capacidad de enviar de dos a tres cargas por mes a Venezuela, según operadores y los datos de FGE.

Un petrolero mediano, del tipo que Irán ha estado enviando a Venezuela, puede transportar de 190.000 a 345.000 barriles. Por lo que un promedio de 600 mil barriles diarios podrían ser enviados a Venezuela (aproximadamente la mitad de la demanda nacional).

Con países como México, señalando estar dispuestos a vender gasolina a Venezuela «por razones humanitarias», el Gobierno de Maduro podría resolver el tema de la escasez de gasolina.

petion

¿Venezuela puede pagar esta gasolina?

Venezuela enfrenta una aguda crisis económica desde hace siete años. La abrupta caída en la producción petrolera y en la producción interna de las empresas del país genera un fuerte problema de liquidez al Gobierno. Sin embargo, dejar de lado el subsidio de la gasolina permitiría el flujo constante de importaciones de combustible a Venezuela.

El nuevo esquema de precios de la gasolina en Venezuela elimina en gran medida el subsidio de combustible. Sin embargo, las colas siguen existiendo en las estaciones de servicio con precio regulado. Las estaciones que venden combustible a precio internacional ($0,50) funcionan sin filas.

Al aumentar el precio de la gasolina, Maduro señaló que «poco a poco» todas las estaciones debían cobrar el litro a precio internacional, aunque no señaló fecha. Esto podría complicar la situación para una gran parte de la población que no tiene la capacidad para pagar combustible a este precio.

Llenar un tanque de 40 litros implica gastar $20. El sueldo mínimo mensual en Venezuela solo llega a los $4.

Con información de Reuters