Media Venezuela se queda sin electricidad y el gobierno de Maduro denuncia "ataque terrorista"

La mayoría de la población venezolana no se dio cuenta de que vivió un apagón. A excepción de Caracas, en los otros estados del país están ya acostumbrados a los constantes cortes de electricidad durante el día y la noche

Media Venezuela se queda sin electricidad y el gobierno de Maduro denuncia "ataque terrorista"

Este martes 5 de mayo, alrededor de las 3 y 40 de la tarde, Venezuela vivió un nuevo apagón masivo que dejó sin electricidad a la mayor parte del país. Por lo menos 19 de los 23 estados venezolanos reportaron una interrupción eléctrica que afectó también a varias zonas de la Caracas.

Sin embargo, en la respuesta oficial sobre el nuevo apagón general en el país no se responsabilizó a la falta de mantenimiento, ni a la baja inversión en el sector. La razón principal para esta falla fue, según la vicepresidenta del gobierno de Maduro, Delcy Rodríguez, un ataque vinculado con «la incursión terrorista contra Venezuela».

El domingo 3 de mayo, el gobierno venezolano denunció la detención de un grupo armado que buscaba entrar por las costas venezolanas para derrocar a Nicolás Maduro del poder, en una incursión conocida como Operación Gedeón, en la que fueron capturados varios ex militares venezolanos y abatidas ocho personas más.

Rodríguez dejó entrever en su cuenta de Twitter que la responsabilidad del nuevo apagón también recae sobre este grupo.

El servicio eléctrico se restauró una hora después, algo rápido para los venezolanos, si se toma en cuenta que el último gran apagón de marzo de 2019 mantuvo sin electricidad a toda la población por al menos cinco días continuos.

«Un ataque terrorista»

Delcy Rodríguez aseguró que el Sistema Eléctrico Nacional (SEN) de Venezuela había sufrido un ataque a las líneas de transmisión troncal 765.

La línea 765 es la línea eléctrica principal que lleva la energía eléctrica de la represa hidroeléctrica del Gurí (estado Bolívar) a todo el país. Esta misma línea fue la que falló en 2019 y generó el mayor y más largo apagón de la historia venezolana.

La baja inversión en el sistema eléctrico ha sobrecargado desde hace años a la represa de El Gurí, que actualmente genera cerca del 70% de la electricidad que se consume en Venezuela.

Un apagón que pasó desapercibido

La mayoría de la población venezolana no se dio cuenta de que vivió un apagón. A excepción de Caracas, en muchos estados del país están ya acostumbrados a los constantes cortes de electricidad durante el día y la noche.

La normalidad en gran parte de las casas de los venezolanos es vivir medio día con electricidad y mediodía sin ella. Las interrupciones de energía eléctrica se generan en Venezuela por 3, 6 y hasta 12 horas continuas.

El último informe del Comité Afectado por Apagones en Venezuela señaló que durante 2019 las fallas eléctricas se duplicaron respecto a 2018. Durante el año pasado se contabilizaron 80.700 fallas eléctricas en todo el país.

Para este comité, la principal razón para estas fallas es la ineficiencia en la Central Hidroeléctrica El Guri y la nula producción de Planta Centro, una planta termoeléctrica con capacidad de aportar 2.600 megavatios al sistema, pero que dejó de hacerlo en diciembre de 2019, cuando se paralizó.

El internet también se apagó en Venezuela

En Venezuela no solo se apagó la luz, también se apagó la señal de internet. El Observatorio Internacional de Internet, Netblocks, informó luego del apagón que la conexión a Internet cayó 60%.

Esta caída del sistema eléctrico, según Netblocks, generó «un impacto inusualmente amplio en comparación con los cortes recientes».

Miedo a un apagón en una cuarentena sin gasolina

Las redes sociales se inundaron con comentarios sobre la falla del servicio durante la tarde de este martes. La duda general es qué pasaría si ocurre nuevamente un apagón de varios días.

Tras el gran apagón del 2019 muchas personas y negocios se equiparon con plantas eléctricas para cubrir el déficit de energía. Sin embargo, la mayoría de estas plantas funciona con gasolina, un producto que en este momento escasea en toda Venezuela y que, de llegarse a conseguir en mercados informales, tiene un costo excesivo ($2 por litro) para una familia venezolana cuyo sueldo mínimo se ubica en $5 al mes.