Trabajadores petroleros añoran su época dorada y protestan en Zulia

Los años en los que trabajar en Pdvsa era sinónimo de prosperidad y buen estatus terminaron a la par que la crisis petrolera tomaba fuerza.

No solo la industria petrolera se encuentra en su peor momento, quienes trabajan en ella también. Con una crisis económica que acumula ya 7 años y una hiperinflación que parece no terminar, los trabajadores petroleros protestan para rescatar derechos laborales que hace algunos años mucho envidiaban.

Los bajos sueldos, la inseguridad al momento de trabajar y las fallas en las áreas operativas de Pdvsa son algunas de las razones que han empujado a los trabajadores petroleros a protestar en Zulia, el estado que se convirtió en referencia petrolera en Venezuela y el mundo.

Tras un 2019 que se convirtió en el año en el que Venezuela dejó de vivir de la renta petrolera, los trabajadores de Zulia salieron a la calle para sumarse a la gran cantidad de protestas de empleados públicos venezolanos que exigen mejores condiciones.

 

Sesión permanente de protestas

El pasado 21 de enero alrededor de 400 trabajadores petroleros realizaron una protesta en el municipio Simón Bolívar del estado Zulia. Hoy se declaran en sesión permanente en la calle con el fin de obtener mejoras laborales.

Las consignas son las mismas de la mayoría de los trabajadores públicos venezolanos: Salarios que cubran la canasta básica familiar, asistencia médica eficiente y mayor seguridad en los lugares de trabajo.

Los pensionados de la industria eléctrica también tienen razones para protestar. Exigen la cancelación del fondo de pensiones, además de la unión de la clase trabajadora para luchar por los intereses del gremio. Sin embargo, las protestas también van motivadas al rechazo de la actual dirigencia gremial.

En las protestas se repudia la dirección sindical de la Federación Unitaria de Trabajadoras y Trabajadores del Petróleo (Futpv),  a cargo de Wills Rangel.

Mientras los trabajadores protestan, el gobierno de Maduro se puede jugar la carta de privatizar la industria para intentar reactivar la alicaída producción.