<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

En Valencia se concentraron sin miedo por la democracia

La democracia, la libertad, la solución a la crisis económica y el reencuentro con las familias movilizaron a miles de ciudadanos en Valencia y en el estado Carabobo

En Valencia se concentraron sin miedo por la democracia

Las redes sociales sirvieron para que muchos ciudadanos acordaran reunirse en sitios icónicos para los factores democráticos en Valencia en el estado Carabobo y marcharan en defensa de la democracia.

Pasadas las 10:30 de la mañana comenzaron a llegar ciudadanos con sus banderas, ropas y gorras del tricolor nacional. La mayor cantidad de manifestantes se congregó en la avenida Bolívar de Valencia frente a la tienda Tijerazo.

Mientras tanto, otros grupos más pequeños se concentraron en la esquina que divide al Trigal Centro del Trigal Norte, en Valencia, así como en la avenida Salvador Feo La Cruz de Naguanagua y en San Diego.

En los distintos distribuidores y puentes del área metropolitana hubo un despliegue de policías y militares desde muy temprano en la mañana.

Universitarios presentes

Jesús Díaz, secretario general de la Federación de Centros Universitarios de la Universidad de Carabobo, indicó que los estudiantes no pueden quedarse en las aulas de clases, mientras el país reclama cambios.

“Salimos a acompañar a la sociedad civil, a nuestro presidente Juan Guaidó por la libertad de nuestro país. Tenemos un gran proceso que se viene dando desde las universidades, pero también desde el parlamento nacional y en las calles”, afirmó.

“Vemos como los organismos del Estado hoy desplegaron toda su maquinaria para reprimir, para intimidar a los venezolanos. Pero no tenemos miedo, los estudiantes no tenemos miedo, los venezolanos no tenemos miedo”, recalcó Díaz.

Por su parte, el vicerrector Académico de la Universidad de Carabobo, profesor Ulises Rojas, dijo que la gente salió a unirse a la protesta pacífica, debido al descontento que produce la enorme crisis económica, social y política.

“Los trabajadores y profesionales no tenemos cómo cancelar un seguro y los hospitales están en el suelo para asegurar la atención médica. Los alimentos cada vez suben más, la dolarización lo que ha hecho es agravar la crisis económica. A las universidades le han ido limitando el presupuesto y los profesores tenemos sueldos de hambre”, destacó Rojas.

María Luisa de Maldonado, ex rectora de la Universidad de Carabobo, dijo que este es un llamado que muestra la inconformidad del venezolano respecto a la situación país.

“Hay que seguir en esto, motivando a la gente. Tratar de que entendamos que si es posible si los venezolanos, todos, nos disponemos a salir a la calle y así salir de la situación que tenemos. Los trabajadores no tenemos salarios, la gente ya no tiene para vivir, se pasa demasiadas necesidades. No hay servicios públicos, no hay electricidad, no hay agua, pero frente al desánimo hay que persistir”.

Esperan a sus familias de regreso

Petrica López, una abuela de 76 años de edad, docente jubilada fue una de las primeras en llegar con su bandera nacional en las manos y un pito a la protesta de Valencia. Animaba a otros a gritar con firmeza: “Libertad, libertad, libertad”.

“Yo me uní a la protesta de este 10 de marzo porque casi toda mi familia se ha ido del país. Mis cinco nietos están lejos, mis hijas también y todo por culpa de este desgobierno. Hay que cambiar esto y en la casa, sentados viendo televisión, no lo lograremos. Aparte mi pensión es insuficiente, no puedo comprar casi nada con ella”, dijo López.

Manuel Antonio Rivas, un jubilado que se dedica al comercio, narró que es padre de cuatro hijos que ahora viven fuera del país al igual que su esposa y nietos.

“Ellos están en el exterior por la situación que tenemos. No hay que explicarla porque ya todos saben. A mí me gustaría que en Venezuela diéramos una vuelta para traer de retorno a nuestras familias”.

En el caso de Alfredo Marrero, paramédico jubilado de Protección Civil Carabobo, su principal preocupación es su madre de 98 años de edad y sus hijos y nietos son la fuente de inspiración para seguir exigiendo una mejor Venezuela.

“Estoy manifestando porque este gobierno nos tiene pasando hambre”, refirió Rivas que llevaba puesta la gorra del tricolor nacional.

En el día del Médico

En el día del Médico en Venezuela, la internista Maridela Figueredo dijo que se unió a la protesta por la salud del pueblo que está desasistida. “La crisis lleva a un deterioro sobre todo de la salud y espero por la reunión de las familias aquí en el país. Ya no tengo hijos ni nietos en Venezuela”.

También asistieron a la protesta de Valencia enfermeros, odontólogos y bioanalistas del estado Carabobo, así como representantes de organizaciones sindicales, estudiantes y voceros de organizaciones vecinales, entre otros.