Arzobispo de Valencia: “El país no va por un rumbo correcto”

Monseñor Reinaldo del Prette considera que el sentimiento general entre la población conduce inequívocamente “al desánimo y la desesperanza”

El arzobispo de Valencia, monseñor Reinaldo del Prette, afirma que los venezolanos se dan cuenta de que el país “no va por un rumbo correcto”, y por eso hay desánimo y desesperanza.

El prelado ofreció declaraciones al concluir la primera misa de la mañana en la Catedral de Valencia este Miércoles de Ceniza, fecha que que marca el inicio de la Cuaresma.

“No hay forma de que se vea un ápice de mejoría en ninguno de los parámetros con los cuales podemos juzgar la situación del país. No hay ningún parámetro positivo, aunque sea un centellazo de positividad (…) Estamos como entrampados en una situación que, realmente, es muy desfavorable para las grandes mayorías del país”, afirmó.

Del Prette recordó además que estos cuarenta días son de preparación para el misterio central de la fe católica: la pasión, muerte y resurrección de Cristo.

“La Cuaresma, justamente, es eso: un tiempo muy especial, como decía la segunda lectura de hoy. Un tiempo de gracia, tiempo que Dios nos da para volver nuestros corazones hacia él, para poner en orden nuestras cuentas con él”.

Informe de la ONU

Consultado sobre el estudio que presentó la Organización de Naciones Unidas, que asegura que uno de cada tres venezolanos se encuentra en una condición crítica en lo que respecta a la alimentación, del Prette señaló que ese reporte es exacto y que ello se evidencia cuando se visitan un supermercado o un abasto, donde los precios de la comida son muy elevados.

“Quién gana 20 millones de bolívares. Quizá quienes ejercen algunas profesiones liberales, que cobran en divisas. Así que uno de cada tres. A mí me parece que es una cifra, a lo mejor, muy conservadora”.

El referido informe, elaborado por el Programa Mundial de Alimentos y que fue publicado el pasado domingo, reporta que una de cada tres personas en Venezuela tiene dificultades para proveerse de los nutrientes adecuados, debido a la aguda crisis económica que afecta al país.

El estudio, que incluyó a 8.375 personas en todo el país, reveló que la mayoría sobrevive con una dieta basada en granos y tubérculos.

La investigación refleja que aproximadamente 9,3 millones de personas padecen en Venezuela de inseguridad alimentaria moderada o severa.

La labor de Cáritas

Recordó del Prette que la iglesia venezolana, a través de la Pastoral Social, tiene a Cáritas operando en cada diócesis y a escala nacional.

“En Valencia, Cáritas ha desplegado una enorme asistencia a la comida de las personas. Ayer hablé con monseñor Diego Padrón, arzobispo emérito de Cumaná y párroco de la iglesia de la Inmaculada de Camoruco. Allí entregan todos los días, de lunes a viernes, 400 comidas variadas, no solo la sopa solidaria”, indicó del Prette.

En su criterio, cada día se hace más urgente la ayuda asistencial a las comunidades que están desprovistas de alimentos y medicamentos, por lo cual se mantienen vulnerables ante distintas circunstancias.

“También tenemos las medicinas que, a través de Cáritas, están llegando. Estoy esperando una buena remesa de una parroquia de las afueras de Sevilla, Tumares (España), que ha recibido a algunos sacerdotes de Venezuela”, refirió.

Del Prette reconoció el trabajo que se desarrolla en la región para aliviar este problema. Destacó el esfuerzo del equipo de Cáritas, que dirige el padre Carlos Torreiros y que exalta la caridad cristiana.