<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Hipódromo

La Rinconada, arquitectura de hipo

El ojo queda imantado irremediablemente ante la belleza del trazo y de la composición alada y a la vez maciza del Hipódromo de La Rinconada. Su seductora estética modernista se yergue intacta desafiando horas aciagas y las tensiones inéditas de diseño. Aún hoy sigue produciendo asombro la audacia de techos volados que parece sostenerse solos, que flotan, y cuya pendiente se alza al cielo como las aletas de las gorras poderosas.Aún cuando salta a la vista la precariedad del mantenimiento, así como un rimero de problemas extras que son espejo de las circunstancias que vive la ciudad y el país, la obra concentra tenaz la magnificencia característica desde la fecha de su inauguración, el 5 de julio de 1959, ya estrenada la democracia. Quien quiera puede apostarlo

FOTOS | Caballos de carrera, otras víctimas de la escasez en Venezuela

El dolor es tan agudo que se revuelcan. Adoptan posturas peculiares como tirarse al piso y levantarse repetidamente o sentarse y estirarse. Gimen, escarban, aumenta la sudoración. Se vuelven inapetentes. La angustia y la ansiedad se apoderan de ellos, y hasta buscan morder o arañarse el estómago. Estos son algunos de los síntomas en un caballo con cólicos, el asesino número uno de los equinos.

La Rinconada y Santa Rita: muerte a galope

“Por una cabeza” es un tango de Carlos Gardel y hace referencia a las carreras de caballos y el fanatismo que se crea en su torno y apuestas. Las rimas ya no suenan en Venezuela, otrora país de culto hípico. El deporte equino se está muriendo junto a los ejemplares que de inanición y abandono —y por las mafias— caen en La Rinconada