<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

HUMBERTO GONZÁLEZ BRICEÑO

El cuento ruso

El régimen chavista que encabeza Nicolás Maduro no tiene apoyo político o popular. Se sostiene tan sólo por el apoyo de facciones militares que coexisten en el seno de la FANB. Estos grupos no son ajenos al daño que el chavismo le ha hecho a Venezuela y a la propia fuerza armada.

Falsa ayuda humanitaria

La tesis de la no intervención puede ser invocada por cualquier país para establecer su derecho a resolver sus asuntos internos siguiendo su propio ordenamiento jurídico. Pero ¿qué pasa cuando el estado y los poderes públicos son usurpados en forma ilegítima e ilegal por un grupo que niega las garantías constitucionales y legales al resto de los ciudadanos? ¿Qué pasa cuando es ese mismo estado quien utiliza su estructura y poder militar para agredir a su población civil y mantenerse en el poder?

La ilusión de la transición

Hacer política desde el engaño y la irrealidad nos ha costado casi dos décadas de tragedia bajo el chavismo. Desde 1999, políticos oportunistas y complacientes han venido reciclando una y otra vez la promesa según la cual es posible salir del chavismo democráticamente.

El “rebranding” de la MUD

La tarjeta electoral de la MUD ya no existe, pero esta alianza de franquicias partidistas sigue operando. Ahora escondida tras el velo del llamado Frente Amplio. Esta extraña asociación de partidos colaboracionistas y representantes del chavismo originario está organizando un congreso para, según dicen, presentar propuestas al país. Dichas propuestas estarían basadas en la ideología de los consensos y la negociación, seguramente adornadas con una retórica abundante de promesas vacías y desconectadas de la dramática realidad que vive Venezuela.

Las dudas en la FANB

Hugo Chávez cambió la naturaleza de las fuerzas armadas venezolanas. De ser una institución al servicio de la República, ha quedado reducida al apéndice más servil del régimen. Esto lo logró dinamitando la historia y la doctrina de la FANB; creando alianzas antinaturales con la guerrilla, el narcotráfico y grupos paramilitares que se agenciaban para sostener al chavismo en el poder.

Alinear nuestros intereses con los de EEUU

La falsa oposición en Venezuela sigue dinamitando las opciones reales para derrocar y destruir el régimen chavista presidido por Nicolás Maduro. Esta amorfa y antinatural alianza de franquicias partidistas y aspirantes presidenciales ha agenciado toda suerte de emprendimientos dentro y fuera de Venezuela para debilitar la lucha contra el narco estado chavista, y lanzarla por el abismal barranco de elecciones, negociaciones y desesperanza.