Torneo Clausura

Dvo Táchira sale vivo de Caracas

Caracas FC y Deportivo Táchira, con goles del colombiano Jesús Arrieta y el argentino Lucas Trejo, empataron 1-1 este domingo en el partido de ida de la final del Torneo Clausura-2019

La última fecha: ¡Que reine la suspicacia!

Vivimos ya con una intensidad suprema los cuartos de final de la Liguilla del Torneo Clausura. En Mérida, sin querer obviar los episodios de violencia verbal y física entre los cuerpos técnicos y las aficiones, se vivió un partido con un ardor digno de esta instancia entre Estudiantes y Táchira. Partidos también cerrados en las otras tres series. En medio de todo esto, ya se nos olvidó lo que pasó en la fecha 17 una vez culminada la ronda regular del torneo.

Estudiantes de Mérida: Recuperando la identidad extraviada

Faltando una fecha para que concluya la campaña regular del Torneo Clausura, Estudiantes de Mérida se aseguró la clasificación a la liguilla por vez primera desde que se disputa el campeonato con el actual formato. Una victoria (2-0) sobre JBL significó una alegría tremenda para un pueblo ávido de protagonismo, nuevamente. Más allá de las licencias que permite un campeonato que no premia la regularidad sino al que se embale de mejor manera sobre el final, es mezquino no reconocer los méritos que han hecho los de Nabor Gavidia para estar de nuevo en la palestra.

¿Qué esperar del Torneo Clausura?

Prácticamente sin descanso, el Torneo Clausura toca a la puerta para hacer su entrada. Tras un Apertura eclipsado por la situación país, en el que la serie final rescató un semestre deportivamente bajo en calidad, las expectativas se elevan para el arranque de una competencia donde muchos saldrán a salvar los muebles.

En Venezuela no somos alemanes

Existe una intención, sana o malsana, dependiendo de donde provenga, de regocijarse con supuestos avances del fútbol venezolano. No se puede ser mezquino como para negar que hay mejoras que deben sostenerse y promocionarse, pero tampoco se puede ser alcahuete y vender la idea de que el balompié criollo transita un camino de transformación similar al que grandes potencias, como Alemania, supieron recorrer.

El efecto Pallarés

Cuando en el pasado mes de mayo Atlético Venezuela anunciaba que la dirección técnica la asumiría un español, muchos escribieron Alex Pallarés en la barra de Google para saber de quién se trataba. Luego de un Torneo Apertura complicadísimo, en el que deportivamente el club arrancaría el siguiente semestre solo un punto por encima del descenso, era extraño o curioso que la directiva del equipo que hace vida en Fuerte Tiuna le diera las riendas a un extranjero, desconocido en estos pagos, pero no tanto en su tierra.

El optimismo se quedó en el carajo viejo

Le pediría al lector que disculpe mi pesimismo, pero sería perder el tiempo; aquellos que aún leen lo que El Estímulo me permite publicar dos veces por semana saben muy bien que este no es un espacio para el amiguismo ni la complicidad, mucho menos para callar lo que tanto daño hace al fútbol venezolano. Con el temor de sonar repetitivo en las denuncias, aquí voy una vez más.

Defender el resultado: otra mentira más

El miedo a ganar es otra de las tantas influencias en los comportamientos de un equipo de fútbol. Ese temor normalmente se manifiesta en modificaciones "defensivas" que buscan "amarrar el triunfo" y se confunden con el miedo a perder. Vale la pena preguntarse por qué se insiste en repetir conductas, desechando la no linealidad del juego.

¿Y si al venezolano simplemente no le gusta el fútbol nacional?

Desde hace tiempo los gerentes de los equipos profesionales buscan el Santo Grial: conformar una franquicia competitiva, atractiva para los fanáticos. Sin embargo, reducir las perdidas se ha convertido en un dolor de cabeza, aún con la clasificación a torneos internacionales. Aumentar las audiencias es una quimera.