Femicidio: un mal que va en aumento y sigue impune en Venezuela

Los femicidios en Venezuela van en aumento. Son cada vez más violentos, más comunes que se asesine a mujeres sin discriminación de edad o condición social. En pocos casos hay justicia para las víctimas o sus familias.

Geraldine Quintero de 16 años de edad desapareció el 6 de enero en el municipio Campo Elías de Mérida. Tras dos días de búsqueda, las autoridades encontraron el cadáver de Geraldine calcinado y con signos de tortura.

Geraldine es una de las víctimas de femicidio en lo que va de año en Venezuela, su nombre se suma a la lista de mujeres Milagros Castillo, Luisanny Hernández, Migdalia Silva, Yunaimar Prieto, Elba Tambo y Yuliana Leota, asesinadas por sus exparejas.

Jau Ramírez, director de Movimiento Somos señaló que Quintero fue hallada con signos de tortura: “no está muy claro que pasó pero aparentemente hubo violación”.

Las investigaciones policiales determinaron el 10 de enero que la víctima fue contactada por el que era su novio para venderle unos dólares. El Cicpc detuvo a cuatro personas implicadas en el asesinato de Geraldine;  José Hernández Andrade -su presunto novio- (19), Cristian Manuel Delgadillo Contreras (19), Robert Enrique Arias Vielma (19), alias El Gato y a Oneyber Alejandro Díaz Sánchez (20).

Violencia y alevosía contra niñas

Anubis Contreras, una niña de nueve años de edad, es otra víctima de femicidio. De manera extraoficial, El Estímulo supo que Anubis estaba jugando en la calle cuando fue engañada por su homicida, un adolescente de 16 años de edad, quien le ofreció jugar con unos perros en una casa. Allí se aprovechó, la violó y la asesinó con una tijera. El caso se caracterizó por la particular saña contra la menor.

Los papás de Anubis viven en Perú y la niña era cuidada por su abuela.

Jau Ramírez, director de Movimiento Somos, denunció que solo en el estado Mérida en los primeros nueve días del año confirmaron cuatro casos alarmantes de violencia; dos femicidios -el de Geraldine y el de Anubis-, una violación con intento de homicidio de una niña de 16 años de edad en el municipio Tovar y la desaparición de Lisbeth Chindoy desde el 2 de enero.

Las mujeres son el blanco

“Hay gente que nos ha hecho saber que tienen miedo de salir a la calle, hay una crispación social sobre todo en mujeres y comunidad del colectivo Lgbtqi+ que nos han manifestado miedo a salir y miedo de que algo pase en el entorno. Las mujeres son un blanco”, señaló el director de Movimiento Somos.

Agregó que como organización activista por los derechos de la mujer y derechos Lgbtqi+, no creen en hipótesis como «todos los femicidas son psicópatas” o “hay una banda que hace esto (violación y/o asesinato de mujeres)”, por el contrario, aseguran que el machismo y la estructura patriarcal es la raíz del problema.

Discusión como indicio de femicidio

Yuliana Beatriz Leota Borges murió luego de que su pareja le disparara en el pecho con una pistola, en el estado Carabobo. Leota tenía 26 años de edad y su victimario tiene 21 años de edad. La policía apresó al perpetrador.

Según informó el jefe de la subdelegación de Valencia del Cicpc, la pareja tenía constantes discusiones.

En el estado Falcón otra mujer fue asesinada a manos de su concubino. Elba Tambo, de 40 años de edad, perdió los dedos de la mano derecha al interponerla creyendo que contendría la descarga de proyectiles múltiples que le impactaron en el hombro derecho.

Luego de asesinar a Tambo, Pedro Álvarez, de 57 años de edad, huyó de la familia y de las autoridades. Intentó quitarse la vida al dispararse en el pómulo izquierdo con una escopeta. Está recluido en el Hospital de Coro a la espera de recuperarse y que el Ministerio Público lo presente al tribunal.

El día de reyes, en Guatire, estado Miranda, un funcionario activo de Polisalias de nombre Eddie Castillo -de 32 años de edad- asesinó a su pareja, Yuleimar Prieto, de 35 años de edad. El homicidio ocurrió delante de sus hijos, ambos menores de edad.

Según reportaron parientes. Prieto era constantemente víctima de agresiones verbales y físicas de Castillo.

Familiares de Yuleimar señalaron que Castillo fue escolta del exalcalde de Guarenas, Rodolfo Sanz.

Mujeres apuñaladas, ahorcadas y asesinadas

En Lara, Migdalia Silva –de 37 años de edad- fue herida múltiples veces con arma blanca por su exesposo, Omar Garcés, de 42 años de edad, quien fue detenido el domingo, un día después de los hechos.

Según informaron las fuentes policiales, Garcés y Silva habían terminado su relación algunos meses atrás.

A Luisanny Stephany Hernández, de 18 años de edad la hallaron muerta. La ahorcaron y golpearon. El hombre que la asesinó era Dionisio José Mendoza, su pareja, con quien residía en el barrio 5 de Julio en Petare, Caracas.

Mendoza la asesinó y dejó una nota en la que anunció que se iba a quitar la vida. Las autoridades encontaron el cuerpo del perpetrador colgando de un árbol en el Parque Los Chorros.

Milagros Castillo –de 35 años de edad- madre de un niño de 10 años, murió tras recibir varias puñaladas en la Colonia Tovar, estado Aragua. Aparentemente por celos.

La captura de su asesino se logró a través de una investigación y con ayuda de los vecinos. Extraoficialmente se reveló que el presunto homicida es ciudadano colombiano y se encontraba en Venezuela con cédula falsa. El caso está en investigación.