La crisis económica trastoca la cena de fin de año