Suspensión de vacunación de personal en Hospital Vargas: conoce las razones

Este viernes 9 de abril efectivos de la Policía Nacional Bolivariana desalojaron al personal sanitario que se encontraba en las instalaciones de Hospital José María Vargas esperando a ser vacunado. Al grupo que asistió con la intención de recibir su primera dosis de Sputnik V les señalaro que esto no pasaría hasta nuevo aviso

Suspensión de vacunación de personal en Hospital Vargas: conoce las razones

Desde que llegaron las primeras dosis de la vacuna rusa Sputnik V a Venezuela, el Hospital José María Vargas ubicado de Caracas se convirtió en uno de los centros de salud priorizados en el proceso de vacunación. En teoría, las dosis para el personal sanitario estaba asegurada y se realizaron las primeras jornadas. Hace ya 20 días que el personal que se vacunó por primera vez en este hospital recibió su segunda dosis. Sin embargo, aún un grupo quedó rezagado para una segunda jornada. Este viernes esta jornada fue suspendida y todo el personal médico fue desalojado.

A través de las redes sociales se mostraron fotos y vídeos de cientos de personas, sin ningún tipo de distanciamiento social, que estaban esperando en los pasillos del Hospital José María Vargas para vacunarse. Las imágenes también muestran cómo efectivos de seguridad de la Policía Nacional Bolivariana desalojaban al personal de salud tras el anuncia de funcionarios de Ministerio de Salud de la suspensión de la jornada.

Las razones de la suspensión

De acuerdo con una fuente médica del Hospital José María Vargas, gran parte de los médicos y enfermeros de este hospital ya están vacunados, y a quienes les correspondía hoy inocularse eran los rezagados de las primeras etapas en las que las dosis no alcanzaron.

Un miembro del personal de enfermería aseguró a El Estímulo que las jornadas de vacunación han avanzado paulatinamente y que una de las razones de la suspensión se debió a que hubo un exceso de personal de salud que se quería vacunar.

La razón para este exceso fue, según fuentes internas, que varios miembros de personal llevaron a otros trabajadores del sector salud a la jornada de vacunación, a pesar que no trabajaban en dicho hospital, razón por la que tantas personas se aglomeraron en el lugar.

Leer también: “Vacunas ya para todos”, una solicitud que sigue siendo tendencia en Venezuela

Venezuela continúa con una vacunación lenta

Aunque hay 800.000 dosis de vacunas, entre Sputnik V y Sinopharm, según Carlos Alvarado, ministro de salud de Maduro, la vacunación se ha convertido en otro tema de violación a los derechos humanos en Venezuela. Hasta ahora, Alvarado afirma que hay 200.000 vacunados de primera línea, pero ese número es desmentido por oenegés por no ser exacto y desconocerse en qué zona del país está ese personal.

Además, incumpliendo las órdenes de la Organización Mundial de la Salud, las recomendaciones de expertos y su propia palabra de que Venezuela no repetiría un esquema donde «solo los poderosos se vacunan», el régimen ha preferido inocular a sus líderes y simpatizantes políticos antes que al personal de salud y los adultos mayores.

El 5 de abril, la Sociedad Venezolana de Infectología (SVI), institución que agrupa a infectólogos de Venezuela y divulga información sobre enfermedades infecciosas, solicitó la vacunación masiva a los sectores prioritarios y también afirmó que, a diferencia de otros países, «no se ha incorporado en la planificación, logística y operatividad a los expertos del país».

Esto significa que el chavismo no consideró para la inoculación a la sociedad científica, la académica; tampoco a los postgrados de infectología y medicina interna y a los especialistas de cada hospital, a pesar de que continúan exponiéndose al virus.