Tragedia en Cagua deja al menos 11 niños fallecidos

Los menores de edad afectados tuvieron que ser trasladados en vehículos particulares a los hospitales, debido a que solo en la región aragüeña solo hay una ambulancia

Tragedia en Cagua deja al menos 11 niños fallecidos

El incendio que se propagó el jueves por un cañaveral en el sector La Carpiera, ubicado en Cagua, estado Aragua (Centro-Norte) provocó la muerte de al menos 11 menores de edad, según informó el director del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) este viernes.

Desde el pasado jueves en la noche, Cagua denuncia que 11 amigos de entre 10 y 18 años de edad fueron víctimas de un incendio que les provocó la muerte.

El Fiscal de la República, Tarek William Saab designó fiscales del Ministerio público para investigar el incendio.

Otniel Rangel y José Rangel, de 18 años de edad, eran hermanos morochos practicantes de la religión Testigos de Jehová. Ambos ingresaron al cañaveral para ayudar a sus amigos más pequeños a salvarse del fuego. Sin embargo, no lograron salvarse.

El jueves, las autoridades confirmaron la muerte de otros siete jóvenes; Jhonaiker Raya (15), Rainer Carrasquel (15), Erinson Plaza (14), Denyer Maican (13), Jackson Rivas (13), Junior Figueroa (12) y José Salazar (10).

El Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) confirmó hasta el momento once víctimas mortales.

Rivas y Salazar alcanzaron atendidos en el Hospital José María Vargas de Cagua, mejor conocido como el “Hospitalito” de la ciudad. Sin embargo, fue poco lo que los doctores pudieron hacer ante las graves quemaduras.

Otros dos niños también resultaron heridos: Gregorio Carrasquel y Kevin Rodríguez, ambos de 11 años de edad. Ellos lograron recibir atención médica en el Hospital Central de Maracay (HCM) pero el viernes el dirigente político y líder de la comunidad José Manuel da Cámara, aseveró que tanto Carrasquel como Rodríguez fallecieron debido al alto porcentaje de quemaduras en su cuerpo.

También se conoció que los niños habían pasado la noche en condición crítica debido al humo que respiraron durante el incendio.

Práctica habitual

El cañaveral es un lugar de encuentro habitual para los niños de la zona que, además de buscar caña para comer y conejos, se divierten jugando.

«Es normal ir al cañaveral para comer caña, echar broma, cazar conejos y otros animales porque cuando llega el tiempo de quemar las cañas para cosecharlas, los trabajadores de El Palmar queman las cañas», informó a El Estímulo un líder de la comunidad.

Negligencia

La diputada de la Asamblea Nacional por el estado Aragua, Karin Salanova, informó que los niños estaban en el cañaveral «buscando comida, caña y conejos».

Por su parte, José Manuel da Cámara, dirigente político del estado, señaló que es falso que los niños no recibieron atención médica por el colapso en la Terapia Intensiva del hospital.

«Sí es cierto el colapso en el hospital pero con el porcentaje de quemaduras con el que llegaron los niños al centro hospitalario era imposible que se salvaran», aseveró.

Da Cámara denunció que algunos de los niños tuvieron que ser trasladados en vehículos particulares a los hospitales, debido a que en Cagua solo hay una ambulancia. Otras víctimas esperaron horas para ser trasladados por ambulancias de otros hospitales del estado Aragua.

Escasos recursos

Según informó el dirigente político da Cámara, los jóvenes eran niños de bajos recursos. Sus familiares no cuentan con los recursos para costear los gastos de sepelio. Da Cámara informó que la alcaldía del municipio Sucre de Aragua se hará cargo de los gastos del sepelio de los niños.

La mayoría de los niños vivían en el sector Carpiera, barrio La Democracia, muy cercano al cañaveral. Alguno de los niños estudiaban, otros no.

Un joven de 15 años de edad estaba trabajando en una academia de béisbol. Por su potencial en el terreno de juego, organizaciones de grandes ligas estaban interesados en él.

La pandemia, los niños y tú: consejos para no perder la cabeza

Sin previo aviso, los niños han tenido que quedarse en casa y más aun en los países de América Latina donde el proceso de vacunación contra la covid-19 es incipiente. Los cambios siguen siendo muchos, el miedo, el estrés y la ansiedad han pasado de ser una respuesta natural del cuerpo a representar un verdadero problema de salud para niños y jóvenes