<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Trinidad Tobago deporta a otros 120 venezolanos indocumentados

Trinidad Tobago recientemente concedió un permiso de seis días hábiles adicionales para los que no habían completado todavía los datos necesarios para actualizar sus permisos de residencia. El plazo terminó.

Trinidad Tobago deporta a otros 120 venezolanos indocumentados

Las autoridades de Trinidad y Tobago devolverán a Venezuela a 120 ciudadanos venezolanos que permanecían en las islas  en situación irregular. Algunos de ellos querían volver a su país, informaron fuentes de prensa citadas por la agencia EFE.

Medios locales recogieron la confirmación de familiares de los venezolanos que van a ser deportados por las autoridades del archipiélago en las próximas horas.

Los operativos para perseguir a venezolanos no autorizados son permanentes en las islas de Trinidad y de Tobago. Este viernes los medios también reportaron que otros 24 fueron capturados, incluyendo tres niños, el 29 de marzo.

Seis días hábiles para el futuro

Trinidad Tobago recientemente concedió un permiso de seis días hábiles adicionales para los que no habían completado todavía los datos necesarios para actualizar sus permisos de residencia.

Esa ampliación estaba dirigida al total de 16.523 venezolanos que recibieron por primera vez un permiso del Gobierno de Trinidad y Tobago en 2019.

Ese permiso les permitía vivir y trabajar en el país insular vecino a Venezuela. Pero no sirve para quienes llegaron posteriormente o bien no se incluyeron en el proceso de regularización.

Un funcionario gubernamental señaló a Efe que entre los que serán repatriados a Venezuela hoy figuran varios niños, aunque no dio a conocer el número exacto.

Coordinado con el chavismo

El barco que transportará a los venezolanos tiene previsto partir del puerto de Chaguaramas. Esta es solo una más de las repatriaciones que lleva a cabo el gobierno de Trinidad y Tobago en combinación con las autoridades venezolanas desde finales de 2020.

Familiares de los repatriados dijeron que algunos tienen prisa por regresar a su país y muchos han estado esperando el viaje desde noviembre pasado.

El pasado 27 de febrero, un vuelo de repatriación humanitaria desde el aeropuerto de Piarco (isla de Trinidad) a Caracas, organizado por el gobierno venezolano, llevó a 96 venezolanos a país.

Desde entonces, la embajada de Venezuela en Puerto España ha seguido recibiendo solicitudes para un próximo vuelo de repatriación.

El Gobierno de Trinidad y Tobago concedió a finales de marzo 6 días hábiles adicionales a los venezolanos que viven en ese país anglosajón y que no habían completado todavía los datos necesarios para actualizar sus permisos de residencia. Entonces advirtió que quienes no concluyeran el proceso estarán sujetos a deportación.

El proceso inicialmente estaba establecido para el período del 8 al 26 de marzo. Solo se aplicó a los venezolanos que ya tenían sus tarjetas de registro.

Entre el miedo y la burocracia

Varias organizaciones locales ayudaron a los venezolanos a organizar sus documentos. Especialmente después de los primeros días en los que se quejaron del complejo formulario de solicitud y el temor de ser deportados.

La Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) se sumó a las ayudas a los inmigrantes venezolanos con dificultades en el proceso.

La llegada de venezolanos no se detiene durante los últimos meses. La tragedia alcanzó especial notoriedad con la muerte de al menos 33 balseros en un naufragio cuando trataban de arribar a las costas trinitarias en diciembre pasado.

Balseros venezolanos navegan a Trinidad entre la esperanza y el terror

Los naufragios mortales no son el único peligro para los balseros venezolanos rumbo a las islas vecinas. Hay denuncias de secuestros y tráfico de personas para prostitución o trabajo esclavo en haciendas o fábricas. Ya en tierra, se enfrentan a las habituales deportaciones ordenadas por Georgetown. Para muchos todos esos riesgos son preferibles a seguir penando en Venezuela.